‘De aquí no me sacan más que arrestado’ advierte dueño de casa al borde del desalojo

Familia latina suplica que no los echen a la calle y pide a la empresa que compró la hipóteca de su casa que se siente a negociar con ellos
‘De aquí no me sacan más que arrestado’ advierte dueño de casa al borde del desalojo
Pablo Caamal (izq) asegura que solo a la fuerza lo podrán sacar de su casa. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Pablo y Mercedes Caamal, una pareja de la tercera edad, tienen los nervios de punta porque este viernes, ellos y sus tres hijas, se pueden quedar en la calle.

“De aquí no me sacan más que arrestado”, advierte Pablo Caamal quien junto con su esposa compraron en 2006 una casa en Rialto, una ciudad del condado de San Bernardino, que están a punto de perder a menos que la compañía de inversiones que la adquirió, se apiade de ellos y decida vendérsela.

Los Caamal creían haber alcanzado el sueño americano cuando compraron su casa. No contaba con que la recesión  que experimentó el país en 2009 los iba a hacer perder sus empleos como cocineros.

“Aunque rápidamente encontramos trabajo, y solicitamos una modificación permanente del préstamo. Wells Fargo nos puso a prueba y comenzamos a pagar 1,018.28 cada mes que nos pidió, pero luego nos regresaron los pagos”, cuenta Mercedes Caamal.

En ese lapso, narra que gastaron más de 10,000 dólares en abogados que prometían ayudarlos a modificar su hipoteca pero nunca hicieron nada.

Uno de ellos fue el abogado Stephen Siringoringo quien en 2013 perdió su licencia acusado de mal práctica laboral.

Mercedes Caamal, llora de angustia ante el posible desalojo en su casa de Rialto. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)
Mercedes Caamal, llora de angustia ante el posible desalojo en su casa de Rialto. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)

Nunca quisieron negociar

Caamal dice que el banco nunca les quiso modificar el préstamo y valuar la casa en 360,000 dólares, pero sí aceptó el año pasado venderla a la compañía de inversiones Wedgewood Inc. con sede en Redondo Beach en 284,000 dólares.

“Dicha compañía nos prometió que iba a negociar pero ahora ya no se quieren reunir con nosotros”, expone la madre mientras muestra un documento que los califica para recibir un  nuevo préstamo hipotecario de hasta 380,000 dólares.

Presa de la emoción, casi llorando, comenta que no puede expresar cómo se siente de perder su sueño. “Se nos va de las manos”, dice.

En su desesperación, pide a los directivos de Wedgewood Inc. que se toquen el corazón. “Nos van a dejar sin un lugar donde vivir”, expone.

03/24/16 /RIALTO / Merari Caamal (R) with sister Elizabeth, a Rialto family facing eviction, pack their belongings at their Rialto home. The Caamal family speak about their efforts to keep their home and their refusal to leave their upcoming scheduled eviction day (Friday 3/25). They and their supporters call on property investment company Wedgewood Inc to sell the familyÕs home back to them. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)
Merari Caamal (der)y su hermana Elizabeth, empacan sus pertencias ante un posible desalojo de su hogar en Rialto. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)

El Sheriff cumplirá el desalojo

El Departamento del Sheriff de San Bernardino les notificó que a partir de las 6:00 de la mañana de este viernes van a llegar a desalojarlos.

Familiares y amigos se han apostado en tiendas de campaña afuera de la casa de los Caamal para evitar el desahucio.

“Wedgewood es una compañía grande que compra casas a muy bajo precio pero es muy triste que vayan a despojar de su techo a una familia que con mucho esfuerzo se ha hecho de un techo para sus hijos”, externa Guadalupe González quien llegó a apoyar a la familia.

Los Caamal vinieron de México como inmigrantes en los años 70  y ya son ciudadanos estadounidenses.

Merari Caamal, una de las hijas de 23 años, quien trabaja y además es estudiante de tiempo completo, no oculta su desaliento ante el inminente desalojo.

“No queremos perder esta casa. Son muchos los recuerdos’, dice con voz quebrada por la tristeza.

La hija mayor de los Caamal, Cristy Nieves agrega que es injusto que una familia latina trabajadora que han puesto todo lo que han ganado para tener un techo, vayan a perderlo. “Queremos negociar con la compañía pero no quieren”, observa.

03/24/16 /RIALTO / The Caamal family (L), a Rialto family facing eviction, and their supporters hold a press conference in front of their home to speak about their efforts to keep their home and their refusal to leave their upcoming scheduled eviction day (Friday 3/25). They and their supporters call on property investment company Wedgewood Inc to sell the familyÕs home back to them. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)
La familia Caamal junto a varias personas que apoyan su lucha. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)

Mercedes Caamal cuenta que en 2006 dieron de enganche por la casa de tres recamaras de 90,000 dólares.  Les costó 460,000 dólares. Incluso le construyeron una casita alterna el patio.

La Opinión contactó a la compañía Wedgewood. Una empleada pidió dejar el mensaje en la extensión del Departamento Legal. Al cierre de la edición no había una respuesta.

Defensores de hogares

Peter Kuhns de la Alianza de Californianos para el Empoderamiento de la Comunidad (ACCE) y La Liga de Defensores de la Vivienda asegura que son muchas las familias latinas que han perdido sus casas luego de que los bancos las venden a inversionistas que buscan sacar lucro con las viviendas.

“Si sabes de alguien que enfrente una situación similar de embargo, que nos llamen a la Liga de Defensores de Casas, ACCE al teléfono 877-881-0878”, menciona.

También pueden visitar el sitio de Internet: www.homedefendersleague.org