Exdetective del LAPD recibirá $2.1 millones tras demanda por acoso

Jurado dictaminó que supervisores tomaron represalias contra ella por tomar tiempo libres tras lesión
Exdetective del LAPD recibirá $2.1 millones tras demanda por acoso
03/02/16 /GRANADA HILLS/LAPD muestra, a medios de comunicacion durante un encallo en Ed Davis Training Center, momentos previos e inmediatamente despues de un incidente en los que policias disparan sus armas de fuego a un sospechoso. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Un jurado falló a favor de una exdetective de la Policía de Los Ángeles (LAPD) y le otorgó $2.1 millones de dólares por considerar que la agencia del orden tomó represalias contra ella cuando se quejó por la manera en que sus supervisores la trataron después de tomarse tiempo libre tras una lesión.

Maria Elena Montoya demandó a la ciudad de Los Ángeles aduciendo que fue maltratada y acosada después de tomar una licencia médica tras sufrir un daño irreversible y ya no poder trabajar.

El jurado deliberó por menos de un día antes de fallar a favor de Montoya, residente de Diamond Bar, quien dejó el LAPD y empezó a recibir su pensión como resultado del caso.

El caso

Mientras estaba de vacaciones en noviembre de 2011, regresaron los problemas en la espalda que sufrió Montoya tras una lesión que sostuvo mientras laboraba, indicaron sus abogados. Uno de sus supervisores en la División Newton, la entonces Tte. Lillian Carranza (quien ahora funge como capitán en la División Van Nuys), le dijo a un capitán que estaba preocupada por el uso de días de enfermedad por parte de Montoya y el tiempo que ésta había tomada alejada de sus labores.

Después de eso, Montoya, quien laboró por 18 años para el LAPD y había estado investigando crímenes sexuales contra jóvenes, fue reasignada a lidiar con casos de robos, que se considera una asignación menos prestigiosa.

Los abogados de Montoya alegaron en la demanda que esta acción representaba una represalia contra ella.

Montoya también adujó que estuvo en licencias por estrés en febrero de 2012 cuando sus supervisores le ordenaron entregar su pistola y le suspendieron sus poderes policiales.

Esto a pesar de una investigación interna en el LAPD advirtiéndoles que esto podría generar una demanda.