Las burlas que provocaron que se cambie el nombre de la Escuela de Leyes Antonin Scalia

Las siglas del Antonin Scalia School of Law retumbaron en internet con el hashtag #ASSLaw y provocaron que la institución actuara para aplacar los chistes en las redes sociales
Las burlas que provocaron que se cambie el nombre de la Escuela de Leyes Antonin Scalia
Foto: Archivo / EFE

La semana pasada, tras recibir una donación de $30 millones, la universidad anunció que honraría al fenecido juez de la Corte Suprema de Justicia Antonin Scalia al nombrar su escuela de leyes The Antonin Scalia School of Law.

Pero ante el ojo de las redes sociales poco pasa desapercibido. Las siglas de la escuela, bajo el nombre propuesto, leían ASSoL.

Los cibernautas no solo se han divertido con la palabra soez que esas siglas, sino con esas letras en relación a Scalia y la carga simbólica de sus posturas conservadoras desde el máximo tribunal estadounidense.

“Ass” en inglés, se utiliza para referirse a una persona estúpida, tonta y terca. Una vez las personas notaron la connotación de esas letras en relación a la Escuela de Leyes de la universidad, las reacciones no se hicieron esperar.

//platform.twitter.com/widgets.js

A la universidad no le quedó otra salida: entre las burlas y ese imparable altavoz de las redes sociales como Twitter y Facebook, este martes la institución anunció otro cambio de nombre.

“El nombre anunciado inicialmente, The Antonin Scalia School of Law, ha creado alguna controversia de siglas en las redes sociales. The Antonin Scalia Law School es un sustituto lógico”, dijo el decano de la escuela de leyes de la universidad, Henry N. Butler, en una comunicación dirigida al estudiantado.

El cambio de nombre entrará en efecto el 1 de julio, tras la aprobación del Consejo Estatal de Educación Superior de Virginia.

No es la primera vez que unas siglas provocan una amplia gama de reacciones y discusión de representaciones y significados.

El Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) del exjefe de inteligencia de Perú, Vladimiro Montesinos, o mujeres y empresas que tienen que lidiar con llamarse Isis como ISIS -las iniciales en inglés del grupo terrorista Estado Islámico-, son algunos casos de siglas así que traen inevitable conversación.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Scalia fue profesor invitado en la escuela de leyes que ahora le rinde homenaje. La Universidad George Mason la estableció en 1979 y que ha figurado en las listas de los mejores programas de derecho de Estados Unidos U.S. News and World Report.

El magistrado tenía 79 años cuando falleció en febrero en un resort al oeste de Texas, sirvió durante 30 años en la Corte Suprema de EEUU a la que se incorporó durante la administración del expresidente Ronald Reagan.

Conocido por sus posturas conservadoras, Scalia votó en contra de la legalidad de la reforma de salud del presidente Barack Obama, del matrimonio igualitario, de la segregación urbana a las minorías y de la eliminación de un método de pena muerte.

En una audiencia sobre un caso de acción afirmativa en la Universidad de Texas, el magistrado sugirió que los estudiantes afroamericanos deberían estudiar en centros menos calificados.

“Hay quienes consideran que a los afroamericanos no les beneficia ingresar a la Universidad de Texas, donde no rinden, y que debería ir a universidades menos avanzadas donde les va bien”, dijo en diciembre pasado.

Expresiones suyas como esas resuenan ahora en el marco de las burlas por las iniciales cambiadas que ponen de relieve no solo el poder de un nombre sino la fuerza de las redes sociales.

La etiqueta #ASSLaw también hace de las suyas en este tema que aparte de las risas subraya hasta qué punto se deben sopesar los nombres y las iniciales que marcan a las instituciones que los llevan.

Habrá que ver también qué peso tendrá ese nombre en un diploma entre aquellos estudiantes que no simpaticen con la figura de Scalia.

//platform.twitter.com/widgets.js