Latinos en barrios pobres de L.A. son los más afectados por la contaminación ambiental

Boyle Heights, Pacoima y Wilmington son tres barrios, con población mayormente latina, afectados por la calidad del aire

Guía de Regalos

Latinos en barrios pobres de L.A. son los más afectados por la contaminación ambiental
Los Angeles tiene altos niveles de contaminación en su aire.
Foto: David McNew / Getty Images

Boyle Heights, Pacoima y Wilmington tan alejados el uno del otro en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, tienen en común ser los tres barrios con el aire más sucio de Los Ángeles. No es coincidencia que se trate de áreas donde la mayoría de sus residentes son latinos de bajos ingresos.

Niños, mujeres embarazadas y adultos mayores son los más vulnerables a las toxinas que hay en el medio ambiente, a la alta concentración de fábricas, plantas de desperdicios de materiales peligrosos y camiones diesel parados con el motor en marcha, junto a casas, escuelas, parques, guarderías y centros para ancianos.

El costo de vivir en estas zonas lo sufren los vecinos al padecer enfermedades como asma, trastornos del corazón, cáncer, problemas respiratorios y muertes prematuras, dos o tres veces más que el resto de la población angelina.

Este viernes, el alcalde Eric Garcetti, hará ley un programa piloto Clean Up Green Up impulsado desde hace cinco años por el concejal José Huizar de Boyle Heights para reducir las emisiones dañinas al aire de estas tres zonas calientes de polución.

 

Vista del centro de Los Ángeles desde el vecindario de Boyle Heights, uno de los más afectados por la contaminación del aire. /Archivo
Vista del centro de Los Ángeles desde el vecindario de Boyle Heights, uno de los más afectados por la contaminación del aire. /Archivo

Boyle Heights

Desde hace 25 años, Alma Salcido y su esposo Nicolás han vivido en Boyle Heights, uno de las áreas con la densidad poblacional más alta del país y a la vez una de las más contaminadas al estar rodeada de autopistas, patios de ferrocarril, fábricas, bodegas y talleres de reparación de autos.

“Criamos a mis tres hijos aquí, pero no fue sino hasta que mi nieta fue hospitalizada a los seis meses de nacida con una rara condición a causa de un bajo conteo de glóbulos blancos que no sólo me comencé a preguntar si el trastorno tendría relación con la alta concentración de industrias contaminantes en el vecindario”, recuerda.

Dice que en esa época, ella vivía en frente de un proyecto de edificios para persona de bajos recursos que estaba en proceso de demolición.

Por su cabeza también cruzó la idea de si los dos embarazos que había perdido, tenían una conexión con los fuertes niveles de suciedad en el aire.

“Empecé a investigar el impacto acumulativo de las partículas tóxicas. Además en Boyle Heights, tenemos muchos casos de leucemia, nacimientos prematuros, malformaciones, asma. No sólo es el aire sucio hay malos olores. A veces huele a muerto, a algo podrido”, comenta.

De las preguntas, Salcido pasó a la acción y se involucró con la Unión de Vecinos, un grupo de residentes de Boyle Heights que trabajan por el bienestar de la comunidades. Boyle Heights tiene alrededor de 110,000 habitantes.

Elizabeth Blaney de la Unión de Vecinos dice que cuando más se respira aire sucio es como a las 7:00, 8:00 de la mañana o después de las 5:00 de la tarde cuando los camiones entran y salen.

Varios jóvenes juegan en un paque cerca de las Calles Osborne y Woodman en Pacoima. /Archivo
Varios jóvenes juegan en un paque cerca de las Calles Osborne y Woodman en Pacoima. /Archivo

Pacoima-Sun Valley

Ubicadas al noreste del Valle de San Fernando, estas áreas figuran también entre las tres de Los Ángeles con la mayor contaminación ambiental.

“Se debe a la acumulación de incineradores, camiones, vías del ferrocarril, tres autopistas y hasta un pequeño aeropuerto que tenemos en Pacoima”, explica Verónica Padilla-Campos, directora de la organización no lucrativa Pacoima Beautiful, que se dedicada a promover proyectos de embellecimiento.

Agrega que faltan muchas regulaciones porque mucha gente viene a las bodegas a trabajar pero no siguen ninguna protección, y no sólo contaminan el aire sino el agua.

Padilla-Campos señala que los altos niveles de contaminación no sólo provocan asma y alergias sino hasta obesidad.

“Es muy difícil hacer ejercicio al aire libre con esta contaminación, así que la gente prefiere mantenerse en los interiores” – Veronica Padilla, Pacoima Beautiful

El porqué Boyle Heights, Pacoima y Wilmington están emparentados por el mismo aire tóxico, Padilla-Campos lo atribuye a una mala planeación urbana.

“La gente de bajos recursos ha venido a vivir a estas áreas porque es donde ha encontrado vivienda más barata que puede pagar”, expone.

Se calcula que Pacoima tiene una población de más de 95,000 habitantes.

Isaac Luna quien por más de 50 años ha tenido en Pacoima el negocio Luna’s Radiators & Mufflers ha sido un pionero en la protección del medio ambiente.

“Hace como 20 años cambié a usar pintura de agua, dejé de usar pintura a base de gasolina y thinner y sorprendí a los inspectores. También empecé a usar alumbrado que ahorra energía”, explica.

Expresidente de la Cámara de Comercio de Pacoima, Luna dice que muchos negociantes latinos no se concientizan sobre el tema porque tienen miedo de  participan en las juntas de la Ciudad. “Luego se asustan cuando les llegan las multas”, expone.

Isaac Villamil, de 5 años, pasea en su bicicleta en Wilmington Water Front Park. /Aurelia Ventura

Wilmington

Localizado al sur de la Ciudad, Wilmington, tiene una fuerte concentración de industrias, y es la tercera zona petrolera de Estados Unidos, con además una alto porcentaje de latinos. Su población ronda los 55,000 habitantes.

Darryl Molina, directora de la organización Comunidades por un Mejor Ambiente (Community for a Better Environment) dice que al igual que Pacoima y Boyle Heights es una zonas más golpeadas por la contaminación debido a la presencia de tres refinerías, dos puertos, camiones diesel, el tráfico de trenes.

“El aire está sucio y su efecto acumulativo provoca cáncer y diferentes enfermedades”, indica.

Molina anticipa que la mala calidad del aire que se respira en este barrio tiende a mejorar luego de que ha salido a la luz pública que necesitamos prevenir y reducir los problemas de contaminación con la medida que está a punto de hacerse ley local.

Los Angeles busca reducir la contaminación del aire. /Archivo
Los Angeles busca reducir la contaminación del aire. /Archivo

Por una Ciudad Limpia y Verde

El programa piloto propuesto por el concejal José Huizar y que será convertido en ordenanza este viernes, se enfocará en ofrecer asistencia económica a los futuros nuevos desarrollos que se ubiquen a 1,000 metros de las autopistas para que establezcan sistemas de filtración de alta clasificación que ayuden a remover las emisiones peligrosas.

Bajo la ordenanza se exigirá a los edificios existentes cerca de las autopistas a que cambien sus sistemas mecánicos.

La Ciudad dispondrá de una oficina para guiar a los negocios a través de los diferentes departamentos con los permisos y proveerles asistencia técnica y el financiamiento.

“Estoy particularmente orgulloso de este esfuerzo pionero por mejorar los sistemas de filtración de aire y ofrecerles soluciones a los negocios porque esto protegerá a niños y familias que viven cerca de autopistas”, dijo el concejal Huizar.

Si bien hay oposición de algunos negocios, esperan trabajar con ellos para lograr su total cooperación en la transformación de Boyle Heights, Pacoima y Wilmington.