Ecología: Sí se puede en este Día de la Tierra

Las comunidades agrícolas y los trabajadores se ven afectados por el cambio climático
Ecología: Sí se puede en este Día de la Tierra
Foto: Getty

Celebrar el Día de la Tierra es algo complicado ya que es imposible no reconocer que este tesoro se ve amenazado por el calentamiento global y otros problemas ambientales. Pero esta combinación de agradecimiento y lamento refuerza mi compromiso con el activismo medioambiental. Miro a mis 17 nietos y 8 bisnietos y sé que merecen un mundo sano y que tenemos las herramientas para crearlo, solo falta ponerle ánimo.

Habiéndome criado dentro de comunidades agrícolas vi como los pesticidas que usaban para matar insectos y malas hierbas también envenenaban a los trabajadores agrícolas y sus hijos. Luego de fundar United Farm Workers con César Chávez, pasamos décadas luchando por acabar el uso del DDT, paratión, aldrín, y otros químicos tóxicos que envenenaban a nuestra gente y al planeta.

Hoy mi Fundación Dolores Huerta se enfoca en impulsar prácticas agrícolas más seguras y en crear comunidades saludables y un medio ambiente sano. ¿Cómo podemos luchar contra el asma sin luchar contra la contaminación ambiental causada por el tráfico en calles congestionadas que además afecta la salud mental y física de nuestra juventud? ¿Cómo podemos combatir la diabetes infantil sin darle a nuestros hijos un lugar seguro donde jugar? Necesitamos uno para lograr el otro.

Cada vez soy más consciente del impacto que enfrenta nuestra comunidad debido además al cambio climático. Las comunidades agrícolas y los trabajadores son unos de los más afectados por el cambio climático. Olas de calor más frecuentes e intensas ponen en peligro la salud de los trabajadores agrícolas quienes laboran bajo el sol en las horas más calurosas del día – a veces sin sombra alguna. Un aumento en sequías extremas y lluvias devastadoras aumenta el riesgo de que nuestros trabajadores agrícolas queden sin empleo. Una escasez de alimentos, afectará a nuestras comunidades agrícolas—y a nuestros niños—primero y de peor manera.

Aun así, mantengo la esperanza. Este Día de la Tierra, líderes mundiales firmarán el Acuerdo de París en Nueva York. Es el primer acuerdo que une a todas las naciones en la visión de un futuro con menos contaminación de carbono y por lo tanto, menos calentamiento global. Pero un acuerdo, por sí solo, no resolverá nuestro desequilibrio: todos tenemos que ponerle ánimo y exigir los cambios.

Cuando viajo por el país, veo a la gente haciendo justamente esto: un número récord de latinos inscribiéndose para votar en estas históricas elecciones, jóvenes utilizando el arte para llevar mensajes de paz y sostenibilidad, y un mayor reconocimiento que la justicia económica incluye la justicia medioambiental.

Este ánimo colectivo genera cambios y esperanza. Mi deseo este Día de la Tierra es que logremos usar este ánimo para encaminarnos hacia un futuro justo, sostenible y resistente. Sí se puede.

Dolores Huerta es cofundadora de United Farm Workers y presidenta de la Fundación Dolores Huerta y una líder aliada deVocesverdes.org