Denver impone límites a la producción y venta de marihuana legal

No se permitirá la apertura de nuevos dispensarios, debido a que se considera que el mercado ya está saturado
Denver impone límites a la producción y venta de marihuana legal
Dispensarios de marihuana en Denver, Colorado.
Foto: EFE

El Concejo de Denver aprobó hoy de madrugada, y tras largas horas de debate, una ordenanza que limita la expansión de los negocios de marihuana en la capital de Colorado y que busca “proteger” aquellos vecindarios, mayormente hispanos y afroamericanos, en los que ya operan la mayoría de esos negocios.

En la actualidad, según la información provista por la Municipalidad, Denver cuenta con 421 negocios relacionados con la marihuana, lo que lo convierte en el principal mercado de venta de marihuana legal en el estado.

De esos negocios, 211 se dedican al cultivo de las plantas, 147 son tiendas de venta de marihuana recreativa y 63 negocios combinan ambas operaciones. Más de la mitad de esos negocios (238) se ubican en dos barrios hispanos al norte del centro de la ciudad: Globeville y Elyria-Swansea.

Si se tienen en cuenta otros negocios también relacionados con esta actividad, como transporte o alojamiento de turistas que llegan a visitar los dispensarios, entonces el número de negocios de marihuana en Denver supera los 600.

La nueva ley, impulsada por la concejala Robin Kniech, impone estrictos límites a la apertura de nuevas operaciones de marihuana, aunque esos límites no se aplicarán retroactivamente, por lo cual todas las licencias ahora en trámite serán respetadas.

Si todas esas licencias fuesen aprobadas, Denver tendría 45 nuevos negocios de marihuana. Por eso, la nueva ordenanza pide que, si algún dispensario o centro de cultivo de marihuana recreativa dejase de operar, no se lo reemplace por otro, hasta que por medio de ese procedimiento se logren cerrar unos 65 negocios.

Además, la nueva ley prohíbe que se abran nuevos negocios de marihuana en los cinco barrios hispanos y afroamericanos donde ya existe un alto número de esas operaciones, aunque la medida podría ser revisada dentro de un año.

En cuanto a la venta de marihuana medicinal, no se permitirá la apertura de nuevos dispensarios, debido a que se considera que el mercado ya está saturado.

El alcalde de Denver, Michael Hancock, dijo que firmará la nueva ordenanza, que también cuenta con el respaldo del Grupo de la Industria de la Marihuana en Colorado (MIG).

En un comunicado, Michael Elliott, director ejecutivo de MIG, consideró que la nueva ley “le da legitimidad” a la industria porque se enfoca en “un crecimiento responsable”.

Elliott se refirió así al hecho que desde ahora quien quiera vender o cultivar marihuana recreativa en Denver deberá presentar en la solicitud un plan de “respeto al vecindario”, que incluye control de olores, colaboración con otras industrias o negocios y participación en actividades de ayuda a la comunidad.

Alrededor de la web