América campeón de Concacaf a la vista

Los Tigres llegan al estadio Azteca con una misión muy cuesta arriba para evitar la coronación de las Águilas
América campeón de Concacaf a la vista
América se enfila para coronarse una vez más como campeón de la Concacaf.
Foto: Mexsport

Para entender el presente es indispensable mirar hacia el pasado porque sólo así se encuentran argumentos para dar forma al hoy. Este ejercicio representa el camino corto para una veloz visión de la actualidad y es esta misma mirada al retrovisor la que nos ayuda a entender por qué los Tigres de la UANL tienen un reto mayúsculo este miércoles en el estadio Azteca frente al América.

Las Águilas acarician un nuevo título de la Concacaf, el área futbolística a la cual está afiliado México, tras sorprender la semana anterior con una inapelable victoria por 2-0 frente a los felinos en el mismo estadio Universitario, en estos tiempos referido por los jóvenes como “El Volcán”.

Los Tigres, cuya barra brava recién protagonizó un dantesco y humillante zafarrancho en la Comarca Lagunera al montar un espectáculo de barbarie en las gradas, donde además de puños volaron patadas, botes de basura y los objetos que unos y otros encontraban en su camino, llegan al partido final con otro gran pendiente en el velís: en el torneo Clausura 2016 ocupan el noveno puesto, consecuencia de la inconsistente dinámica en la cual se ha visto envuelto el equipo y demostrada en sus números: cinco partidos ganados por igual número de empates y derrotas.

Esto es: a falta de dos jornadas para el final de la temporada regular en México, al campeón del Apertura 2015 le separa un lugar de la posibilidad de luchar por defender su corona. Los pupilos del brasileño Ricardo “Tuca” Ferretti suman 20 unidades, un dígito menos que los Pumas y dos por detrás del Guadalajara y Morelia.

En detalle

Qué: América Vs. Tigres

Horario: 6:45 pm Pacífico / 9:45 pm Este / 8:45 pm Centro de México

TV: UniMas, Fox Sports Go, Univisión Deportes, FOX Play Latin America, FOX Sports 3

Toca a Ferretti determinar entonces si desgasta a su cuadro de gala en busca del título de la Concachampions con los riesgos implícitos de esta determinación (lesiones, cansancio, frustración de no lograr el triunfo y desgaste sicológico) o prefiere rotar para dar frescura a sus pupilos de cara a los cruciales duelos del torneo frente al venido a menos Veracruz y el de nueva cuenta decepcionante Cruz Azul, que marcha un punto por debajo de ellos y aún sueña con colarse a la liguilla.

Tigres cuenta con el letal goleador francés André-Pierre Gignac, actual líder de goleo del torneo (11), y el mejor romperredes la campaña anterior con 15 tantos, contando la Liguilla, y fundamental en el título alcanzado por su equipo. Es entonces el galo la carta fuerte de los norteños para hacer daño al América, segundo lugar en el torneo regular, pero aún sin el crédito que su segundo sitio refleja por considerársele un equipo con lagunas.

Ignacio Ambriz, su técnico tampoco goza de gran credibilidad pese a estar en la final del área y sublíder. ¿El problema? Justo lo mencionado con anterioridad: la pérdida de rumbo de su equipo en determinadas situaciones y un estilo de juego más bien conservador.

Sin embargo, para esta final, que enfrenta en otro atractivo duelo a los dos mejores goleadores de la Liga MX (Gignac, con 11 tantos y Peralta, con 9), lo cual, pese al cero tigre en el primer duelo, el premio del área da para pensar en un encuentro atractivo y con más de un tanto.

Justamente las Águilas aprovecharon el momento de debilidad de los pupilos del Tuca, quienes han mostrado su talón de Aquiles en la zona del campo menos pensada al tratarse de un equipo de Ferretti: la zaga.

En el torneo anterior los felinos recibieron 16 tantos, mientras a dos fechas del final de este campeonato suman 19 en contra. Caso contrario ocurre con su ataque donde el galo Gignac es garantía al sumar 11 goles, cuatro menos en relación a la campaña anterior con dos juegos aún en la mira.

Así las cosas, Tigres requiere un partido inmaculado para dar vuelta al 2-0 en contra, que se entiende al ver hacia atrás y descubrir una mayor fragilidad en su cuadro bajo.

Alrededor de la web