En juego el futuro de dos millones de mexicanos doblemente indocumentados

La Cámara de Diputados de México podría decidir el futuro de miles de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, que son “Invisibles” para las autoridades porque sus papás nunca los registraron al nacer
En juego el futuro de dos millones de mexicanos doblemente indocumentados
Muchos mexicanos se han visto en problemas por usar otros nombres en Estados Unidos. /Archivo
Foto: Captura de Univision

En algunas horas la Cámara de Diputados de México podría decidir el futuro de miles de inmigrantes mexicanos en EEUU, que son “invisibles” para las autoridades porque sus padres nunca los registraron al nacer.

El pasado miércoles el Senado mexicano aprobó, con 76 votos a favor y 0 en contra, la reforma al artículo 44 de la Ley de Servicio Exterior Mexicano, para otorgar a los consulados la facultad de realizar registros extemporáneos.

Esto quiere decir que una persona que jamás fue registrada en su niñez y vive en EEUU podría ir a un consulado, cumpliendo ciertos requisitos —que aún no se dan a conocer— y obtener su registro de nacimiento.

Los denominados “invisibles” son el sector de la población de indocumentados en EEUU más vulnerable, pues carecen del elemento más básico de cualquier ser humano: la identidad.

Muchos de ellos llegaron a este país recién nacidos, en los brazos de sus padres, cruzando el desierto y el Río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos.

Y precisamente, esas familias, que venían al norte con la convicción de que les estaban proporcionando a sus hijitos un camino para alcanzar “el sueño americano”, jamás se imaginaron que al traerlos, sin registrarlos en su país de origen, los estaban condenando a vivir su peor pesadilla, la de no existir legalmente.

[No estar registrado] es la peor de las tragedias, significa no existir para nadie legalmente, vivir en la peor de las sombras, ser discriminado, humillado, excluido, significa no tener ni una sola oportunidad y por lo tanto no tener futuro.

Si los diputados ratifican el cambio a la ley que ya se aprobó en el senado, miles de mexicanos migrantes podrían obtener por primera vez en su vida un registro de nacimiento y un acta que establezca quiénes son, dónde y cuándo nacieron.

Para quienes viven la pesadilla de la “doble invisibilidad”, esto representa el contar por primera vez con una identidad, con una nacionalidad, con cosas tan cotidianas como poder tener una identificación, abrir una cuenta de banco, beneficiarse de alivios migratorios como DACA, casarse, registrar a sus hijos, registrarse para ir a la universidad; simplemente ser alguien por primera vez.

Estos inmigrantes no pueden obtener ese registro de otra manera, ya que por su calidad de doblemente indocumentados no pueden salir de Estados Unidos y viajar a México.

El primer caso de este tipo que se ha resuelto fue el de Pascual Callejas, un niño “doblemente invisible” nacido con una partera, en la “Sierra Gorda”, en el estado de Querétaro.

Pero su caso se logró gracias a la voluntad política, ya que fue la organización “Be Foundation”, quien en coordinación con “Juntos Podemos”, Josefina Vázquez Mota, y el gobierno de ese estado, tramitaron el registro y se lo hicieron llegar a través del Consulado General de México en San Antonio.

Un caso similar se dio con Juan Pablo, un niño de 10 años residente de Chicago, Illinois, que sufría de acoso escolar por no contar con su registro de nacimiento.

Sin embargo, según datos proporcionados por el Senado de México, podría haber unos 2 millones de mexicanos indocumentados en Estados Unidos con problema de registro.

Josefina Vázquez Mota nos dijo en entrevista telefónica con Univisión Houston, que por lo menos 200,000 inmigrantes mexicanos que o tienen acta de nacimiento ni fueron registrados “por fin podrán existir”.

De ser aprobada esta medida, se publicaría en el Diario Oficial de la Nación y se realizaría la modificación correspondiente al artículo 44 de la Ley de Servicio Exterior Mexicano.