Los republicanos que están a favor y en contra de Trump

Mientras el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan dijo no estar listo para apoyar al magnate, figuras como John McCain ya han cambiado de opinión y algunos, como los Bush, siguen irreductibles en su oposición al virtual candidato
Los republicanos que están a favor y en contra de Trump
Foto: Justin Sullivan / Getty

Que Donald Trump ha generado divisiones que parecen irreconciliables dentro del partido Republicano no es novedoso, lo nuevo es el dilema que plantea a los republicanos, sobre todo a aquellos que cuestionaron su candidatura.

Pero apenas horas luego de que los dos aspirantes que quedaban en la carrera por la nominación del partido (Ted Cruz y John Kasich) suspendieran su campaña y dejaran el camino libre para que el millonario sea el nominado, la fractura entre los republicanos parece haber dejado solo dos caminos: apoyar o no apoyar a Trump.

El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan fue el primero en expresar dudas el pasado jueves al decir que no está listo para apoyar al inminente nominado del partido Republicano, minutos una ácida respuesta de Trump en un comunicado que decía: “Yo no estoy dispuesto a apoyar la agenda del presidente de la Cámara.”

Pero mientras algunos expresan dudas o dicen que de ningún modo apoyarán al empresario, hay quienes ya le han manifestado respaldo al magnate a pesar de no tener ‘pedigrí republicano’ a fin de evitar lo que califican como un “tercer mandato de Barack Obama” a una eventual victoria en las elecciones presidenciales de la puntera demócrata Hillary Clinton.

 

El dudoso

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes

El funcionario de más alto rango del partido Republicano había mantenido silencio en estos días hasta este jueves dijo: “No estoy listo para hacer eso en este punto…. Espero (apoyar a Trump) y quiero hacerlo. Pero pienso que lo que se requiere es que unifiquemos a este partido”.

Si bien no disipó todas las dudas sobre qué hará en el futuro, dejó entrever que, de hacerlo, habría condicionamientos. Según informaron varios medios, Ryan se reunirá con el magnate la próxima semana.

Los conversos

John McCain, senador por Arizona

Luego de haberse mostrado preocupado por cómo la posición de Trump con respecto a los inmigrantes indocumentados podría complicar su reelección al senado por Arizona, un estado con gran cantidad de hispanos, McCain dijo este domingo que Donald Trump “podría ser un líder capaz”.

Con cierta resignación sobre el virtual nominado republicano, lo respaldó, aunque exhortó al magnate a disculparse con los veteranos por sus comentarios sobre los prisioneros de guerra.

McCain criticó a los líderes del partido que no apoyan al al empresario: “Hay que escuchar a las personas que han elegido al candidato de nuestro partido…Creo que sería tonto no hacerles caso”, dijo el senador.

Rick Perry, exgobernador de Texas

Perry dijo a la cadena de noticias CNN que apoyará Donald Trump como el candidato presidencial republicano y hará “todo lo que pueda para que sea el elegido”.

Cuando fue consultado si sería el vicepresidente del magnate, Perry dijo: “Voy a estar abierto a cualquier manera que pueda ayudar. (Si me lo proponen) No voy a decir que no”.

Brian Sandoval, gobernador de Nevada

El año pasado, Sandoval dijo que no apoyaba a Donald Trump, publicó un mensaje este miércoles en su cuenta de Facebook en el que expresó que el último en salirse de la carrera por la nominación, el gobernador de Ohio John Kasich “hubiera sido un gran presidente”.

“Ahora que (Kasich) se ha retirado de la carrera, tengo la intención de votar a favor del presunto candidato del partido a pesar de que no es un secreto que no estamos de acuerdo en todos los temas. Las elecciones son acerca de ‘tomar decisiones’ y el candidato demócrata, simplemente no es una opción”.

Nikki Haley, gobernadora de Carolina del Sur

Haley, que respaldó al senador por Florida Marco Rubio en las primarias de su estado, ha sido muy crítica con Donald Trump e incluso en el pasado mes de enero advirtió a los votantes que no acudan a “los cantos de sirena de las voces más airadas” del partido, refiriéndose al encendido discurso del millonario.

Pero eso ya es pasado. Esta semana Haley dijo que apoyaría a Donald Trump, aunque pidió que no la consideren para la fórmula como vicepresidenta.

Mitch McConell, líder de la mayoría del Senado

Luego de conocerse que Donald Trump sería el presunto nominado republicano, McConell dijo que respaldaría al candidato.

“Me he comprometido a apoyar al candidato elegido por los votantes republicanos y Donald Trump, ahora está a punto de alzarse con la nominación”, dijo.

Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano

Apenas Ted Cruz se retiró de la carrera por la nominación tras perder las elecciones en Indiana el pasado 3 de mayo, Priebus llamó a la unidad del partido desde su cuenta de Twitter.

“Donlad Trump será el nominado del Partido Republicano, todos tenemos que unirnos y centrarnos en derrotar a Hillary Clinton #NeverClinton”.

//platform.twitter.com/widgets.js

Bob Dole, exsenador y excandidato republicano de 1996

El nominado republicano que en 1996 no logró evitar la reelección del presidente Bill Clinton aseguró que el magnate es la mejor opción para ganar las presidenciales de noviembre, según un comunicado difundido por la campaña de Trump.

“Debemos unir al partido para derrotar a Hillary Clinton”, cita a Dole el comunicado en referencia a la virtual nominada demócratas.

Los renegados

Lindsey Graham, senador de Carolina del Sur

El excandidato presidencial, le dijo a la cadena de noticias CNN que no votará por el virtual nominado republicano Donald Trump.

“No iré para donde Trump lleva el partido… Es una carrera hacia el fondo de un abismo”, dijo Graham.

 

George Bush, el expresidente 41

El exjefe de Estado que históricamente apoya a los aspirantes republicanos, esta vez no planea respaldar al virtual nominado.

“A los 91 años, el expresidente Bush se retiró de la política. Él solo salió de su retiro para hacer algunas cosas para Jeb”, escribió su portavoz Jim McGrath el pasado miércoles.

Su hijo Jeb Bush fue competidor de Donald Trump hasta que se retiró de la carrera presidencial del denominado Gran Viejo Partido (GOP) en febrero.

George W. Bush, el expresidente 43

El otro Bush expresidente tampoco se pronunciará, según informó el periódico Texas Tribune. “No tiene la intención de participar o emitir comentarios sobre la campaña presidencial”, de acuerdo con su ayudante personal, Freddy Ford.

Jeb Bush, excandidato presidencial y exgobernador de Florida

Dijo que no apoyaría a Donald Trump en la elección general. Desde su cuenta de Facebook hizo un comunicado en el que enumeró sus motivos para no apoyar al empresario.

“Donald Trump no ha demostrado temperamento o fuerza de carácter. Él no ha mostrado respeto a la Constitución. Y no es un conservador consistente. Estas son todas las razones por las que no puedo apoyar su candidatura”, expresó.

Mitt Romney, excandidato republicano de 2012

El candidato republicano que perdió frente al reelecto Barack Obama y que encabezó el intento más visible por parte del liderazgo republicano para derribar la candidatura del empresario tampoco respaldará a Trump.

“Veo demasiada demagogia y populismo a ambos lados del espectro político y solo espero y aspiro que veamos más grandeza”, dijo Romney este viernes durante un evento en Washington DC.

Romney dijo que está “asombrado” por la posición en la que el partido está ahora y que desearía que los estadounidenses tuvieran “mejores opciones” para las presidenciales, aunque aseguró que no presentará su nombre a consideración, pese a que algunos sugieren que está siendo cortejado por quienes buscan una tercera opción a Clinton y a Trump.