Diez años desde que este hombre fue entrevistado en la BBC por error

Dos hombres con el mismo nombre fueron protagonistas de una comedia de equívocos en la vida real
Diez años desde que este hombre fue entrevistado en la BBC por error
Foto: Fotocaptura de video/ BBC

Debe ser uno de los eventos más simpáticos en la historia de la televisión en vivo. El 8 de mayo de 2006 la cadena británica BBC New 24 había acordado una entrevista con el periodista y experto en informática Guy Kewney para debatir sobre el juicio entre la empresa Appel Computer y la discográfica de los Beatles, Apple Corps, pero lo que sucedió es digno de la más alucinante comedia de Hollywood.

Mientras Kewney observaba la emisión en vivo cómodamente instalado en una de las salas de espera aledañas al plató, tuvo la sorpresa de ver como una persona completamente desconocida era entrevistada en su lugar por la conductora Karen Bowerman. Más sorprendente aún es que este respondería a una descripción totalmente opuesta a la suya. Kewney era blanco y con barba y el hombre que lo sustituyó en cámara de piel negra y rostro impecablemente afeitado.

Este increíble malentendido tiene una explicación igual de sureal. El hombre en cuestión, cuyo nombres es Guy Gomas, bastante similar al del fallecido experto en tecnología, era un graduado de negocios congolés que esperaba para una entrevista de trabajo, aspirando a la plaza de Data Support Cleanser en el Departamento de Informática de la compañía.

Uno de los momentos más hilarantes es cuando la cámara capta la expresión del joven congolés al percatarse de que su entrevista se había transformado en una aparición en la televisión nacional y que era acreditado como editor del portal de tecnología NewsWireless.

Los productores de la BBC intentaron corregir rápidamente el error, no obstante, el otro Guy tuvo su minuto de fama en la televisión nacional y aunque no consiguió la plaza a la que aspiraba, su historia de hizo viral en la mayoría de los países.

La cadena tardó bastante en reconocer esta situación y ofrecer sus disculpas al principal afectado, Guy Kewney, cuya reputación y nombre se vieron en entredicho tras las respuestas del inesperado impostor.