Aumentan intentos de suicidios entre adolescentes hispanos

Quitarse la vida se ha convertido en la tercera causa de muerte entre los jóvenes en EEUU
Sigue a La Opinión en Facebook
Aumentan intentos de suicidios entre adolescentes hispanos
La mayoría de los jóvenes que intentan el suicidio sufren de depresión y ansiedad.
Foto: Shutterstock

Anna, con tan sólo 14 años, se  está debatiendo entre la vida y la muerte en la sala de cuidados intensivos de un hospital en Nueva York.

La adolescente, hija de madre mexicana y padre puertorriqueño, intentó quitarse la vida luego que se vio obligada a mudarse con una tía tras sufrir violencia doméstica por parte de su propia madre y ante el abandono de su padre.

Aunado a los problemas familiares, la llegada a una nueva escuela cambió su vida completamente y dejó de ser la estudiante de honor que siempre había sido. La niña estaba siendo víctima de acoso (bullying) por parte de sus compañeros y aunque lo denunció a su maestra, está no le prestó atención.

En enero, con una autoestima destruida, comenzó a cortarse así misma en varias partes del cuerpo, pero las autolesiones nos eran suficientes.  Hace unas semanas se tomó un cóctel de pastillas y dejó una carta explicando las razones de su suicidio. Su tía y sus primos nunca sospecharon de su estado emocional y menos de sus intentos de quitarse la vida.

Esta joven, residente en El Bronx, forma parte de las alarmantes estadísticas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), que indicaron recientemente que un 11.3% de adolescentes hispanos entre 10 y 14 años han intentado suicidarse; un 18.9% han considerado el intento de suicidio y el 15.7% han planeado cómo podrían intentar quitarse la vida.

De acuerdo con el doctor José Sánchez-Lacay, director y fundador de la Unidad Psiquiátrica de Niños y Adolescentes en El Bronx-Lebanon Hospital Center, el comportamiento suicida en los jóvenes y adultos evoluciona en tres fases: los que tienen una idea suicida, quienes intentan suicidarse y finalmente aquellos que lo logran.

La cifra de adolescentes hispanos que han intentado suicidarse a través de heridas, envenenamiento o sobredosis,  y que han necesitado atención medica,  aumentó un 4.1% por encima de los estudiantes de otras razas, de acuerdo con el CDC.

“La intención de suicidio en un adolescente es multifactorial, pero generalmente hay una causa que acelera este pensamiento: una muerte, un evento traumático para la persona o para el entorno familiar, dónde vive, el entorno de la escuela o una razón individual; un joven que ha sido violentado u hostigado. Que sufra algún tipo de acoso”, explica  Sánchez-Lacay.

Depresión y ansiedad

Para el psiquiatra infantil otro aspecto importante a tomar en cuenta es la salud mental del niño o adolescente. Quienes tengan una predisposición a la ansiedad o la depresión van a tener una mayor cantidad de ideas suicidas.

Para Sánchez-Lacay, un médico dominico-puertorriqueño, es importante que los padres no minimicen las señales de alerta que sus hijos les dan.

Tan pronto el niño ha dicho que se quiere morir o matar, aunque sea en medio de una discusión, eso es ya un indicio de que el niño está requiriendo ayuda inmediata. No es normal que un adolescente de 10 a 14 años manifieste un deseo de suicidarse. Se cree que el suicidio es algo normal, y que todo el mundo en algún momento de su vida ha pensado en el suicidio y eso no es real. No es normal que un adolescente tenga deseos de suicidarse”, dice Sánchez-Lacay.

El especialista afirma que el deseo o intento de suicidio es reconocido como un problema psiquiátrico y esto es un indicativo del estado de salud mental del niño,  por lo que hay que reconocer síntomas de ansiedad o depresión que tenga el niño para poder tratarlo.

Si su hijo o algún conocido manifiestan el deseo del suicidio, la primera recomendación que da el doctor Sánchez-Lacay es no perder tiempo y llevarlos al hospital.

Busque ayuda sin miedo

De acuerdo con el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York (DOHMH), en los hospitales de la Gran Manzana no se permite ningún tipo de discriminación por no tener seguro, ser indocumentado, o trabajar sin papeles. Los inmigrantes no tienen que sentir miedo para buscar ayuda; pueden utilizar los programas que están disponibles sin miedo a sufrir consecuencias. Si no tiene seguro, al adolescente se le tramitara uno de emergencia.

El DOHMH recomienda a quienes estén pensando en el suicidio o quienes conocen a alguien que esté pensando en suicidarse llamar al 1-877-298-3373, una línea gratuita y confidencial, en inglés  y español, que está disponible las 24 horas, los siete días de la semana. LIFENET, como se conoce en inglés, recibe 6,000 llamadas al mes.

Esta línea tiene una alianza con 23 equipos móviles de crisis y los servicios médicos de emergencia (EMS).  Se trata de un programa único que permite salvar vidas porque  proporciona respuesta rápida a las personas que llaman.

 Por cada 100,000 adolescentes hispanos entre 10 y 14 años que viven en los Estados Unidos, el 1.36% se suicidan. Sin embargo, cuando se analizan los intentos de suicidio en los estudiantes hispanos que asisten del 9 al 12 grado, los resultados son preocupantes.  Ante estas cifras el CDC trabaja en programas de apoyo y reducción.

“El suicidio es un grave problema de salud pública, que afecta a nuestros jóvenes y que se puede prevenir. Todos tenemos un papel importante que desempeñar en el desarrollo de programas de prevención que impiden el suicidio y la reducción del estigma asociado con la búsqueda de ayuda” dice Deb Stone, doctor y científico conductual del Centro de Lesiones de los CDC.

En cuanto a los métodos utilizados por los adolescentes, el psiquiatra Sánchez-Lacay indica que son casi siempre los mismos que en los adultos. “Los varones utilizan métodos más agresivos como armas de fuego o ahorcarse. Las hembras utilizan métodos que dan un margen de tiempo para que puedan ser salvadas como la sobredosis con medicamentos o autolesiones”.

Los varones se suicidan con armas de fuego o se ahorcan, mientras que las hembras recurren a sobredosis con pastillas o se autolesionan.
Los varones se suicidan con armas de fuego o se ahorcan, mientras que las hembras recurren a sobredosis con pastillas o se autolesionan.

Jóvenes deprimidos en mayor riesgo

Muchos de los síntomas de las tendencias suicidas son similares a los de la depresión. Los padres deben de estar conscientes de las siguientes señales que pueden indicar que el adolescente está contemplando el suicidio:

  • Cambios en los hábitos de dormir y de comer.
  • Retraimiento de sus amigos, de su familia o de sus actividades habituales.
  • Actuaciones violentas, comportamiento rebelde o el escaparse de la casa.
  • Uso de drogas o de bebidas alcohólicas.
  • Abandono fuera de lo común en su apariencia personal.
  • Cambios pronunciados en su personalidad.
  • Aburrimiento persistente, dificultad para concentrarse o deterioro en la calidad de su trabajo escolar.
  • Quejas frecuentes de síntomas físicos, tales como: dolores de cabeza, de estómago y fatiga, que están por lo general asociados con el estado emocional del joven.
  • Pérdida de interés en sus pasatiempos y otras distracciones.
  • Poca tolerancia de los elogios o los premios.

Un adolescente que está contemplando el suicidio también puede:

  • Quejarse de ser una persona mala o de sentirse abominable.
  • Lanzar indirectas como: no les seguiré siendo un problema, nada me importa, para qué molestarse o no te veré otra vez.
  • Poner en orden sus asuntos, por ejemplo: regalar sus posesiones favoritas, limpiar su cuarto, botar papeles o cosas importantes, etc.
  • Ponerse muy contento después de un período de depresión.
  • Tener síntomas de sicosis (alucinaciones o pensamientos extraños).

Cosas para tomar en cuenta

  • El intento de suicidio entre los adolescentes hispanos ha tenido un dramático aumento en los últimos años, terminando de forma trágica.
  • Para los padres hispanos continúa siendo un reto identificar cuándo uno de sus hijos tiene tendencias suicidas.
  • En la ciudad de Nueva York existe la Unidad Móvil de Crisis que envía a alguien a la casa. Para ello debe llamar al 911.
  • El temperamento y la personalidad son vitales a la hora de tener ideas suicidas, dicen los especialistas de la salud mental.

Alrededor de la web