Asesoramiento financiero, clave pero escaso entre empresarios latinos

El 40% de ellos no tiene cobertura de seguro de vida ni planificación patrimonial

Guía de Regalos

Asesoramiento financiero, clave pero escaso entre empresarios latinos
El 30% de los empresarios no cuenta con un plan de jubilación./Shutterstock
Foto: Shutterstock

A quien se pasee por las calles de cualquier ciudad de EEUU no le puede pasar desapercibido el número de tiendas, restaurantes, bares y otros negocios con sabor o nombre latino. Según los datos de la consultora Geoscape, los negocios de esta comunidad están creciendo a un ritmo 15 veces más rápido que el resto de las firmas y están contribuyendo a la economía del país con $600,000 millones.

Pese a la diversidad que hay entre los latinos y los negocios en los que operan, los empresarios tienen cosas en común en su perfil. Para empezar son normalmente “negocios pequeños familiares con ingresos modestos”. Es lo que concluye un estudio hecho por la aseguradora New York Life a nivel nacional que, además, revela que los grandes trazos de este perfil se completan con unas pinceladas que apuntan a que el asesoramiento financiero es muy escaso entre ellos.

De hecho, muchos no se sienten “cómodos con su actual conocimiento de planificación financiera y estan muy poco familiarizados con los servicios de planificación financiera y de servicios”. Consecuentemente no los usan y menos de la mitad de ellos tienen un asesor financiero por más que vean la importancia de tener uno. El 81% piensa que es important tener un plan financiero pero menos de la mitad se ha reunido con un asesor que le guíe.

Esta baja implicación en la planificación financiera viene en muchos casos del poco tiempo que tienen cuando han de atender los negocios de forma diaria y tienen pocos recursos humanos para hacerlo, siendo empresas pequeñas.  Muchas veces, tienen más preocupaciones con objetivos a corto plazo como gestionar su negocio o mandar a sus hijos a la universidad que pensar en el largo plazo como proveer con recursos a sus familias cuando sean mayores o traspasar el negocio a alguien que pueda llevarlo adelante.

Además tiene raíces y diferencias culturales. Según la dominicana Yai Vargas, gerente del mercado latino de New York Life, buena parte de los asesores financieros “no hablan su lengua o sus costumbres” y los datos de esta aseguradora revelan que el 60% de estos pequeños empresarios nunca ha sido contactado por un asesor. Esta aseguradora está reforzando su contingente de vendedores y asesores con unas 1,000 contrataciones al año de personal bilingüe. “Además, el problema es que no todos los empresarios confían en las instituciones financieras o entienden los planteamientos que se les hace porque vienen de una cultura en la que no existe este tipo de ofertas”.

Vargas, explica que en ocasiones, sobre todo a la hora de planificar un seguro de vida (que el 40% de los empresarios no tiene), un plan de jubilación (del que carecen el 30% de ellos) o una testamentaría, muchos empresarios se muestran reacios a pensar o hablar de ello porque “no trae suerte”. “Tampoco es cómodo hablar de dinero o de deudas”, explica.

Por otro lado está el aspecto del costo que tanto en la cobertura de seguro de vida como de jubilación se presume elevado. “El costo es un malentendido”, explica Vargas porque depende de muchas variables pero es asequible. El problema es que ni siquiera se pregunta y se presupone muy caro mensualmente hacer una planificación financiera”.

Es una asignatura pendiente porque dado el crecimiento de la población empresarial latina, “es fundamental que cuenten con la base sólida que una planificación apropiada puede brindarles”, explica Hector Vilchis, vicepresidente corporativo de esta aseguradora

¿Cuáles son las prioridades?

Según Yai Vargas, gerente del mercado latino de New York Life, los empresarios

  • Tienen que asegurarse de que tienen una planificación financiera personal y para su negocio para proteger sus ingresos e inversionres y asegurar que no se sobreexpone en ninguna parte.
  • Han de hacer un plan de salida y saber cómo su negocio continuará o le proveerá con la liquidez que necesite en su jubilación.
  •  Deben estudiar su trabajo con un profesional financiero que le ayude a valorar su negocio de forma rigurosa para explorar las opciones de sucesión, transferencia de negocio o continuación en la familia
  • Tienen que asegurar que tanto ellos como sus socios se potegen de pérdidas no previstas y asegurar que el negocio puede continuar y no tiene que liquidarse en el caso de que uno de los socios fallezca.