‘No somos pandilleros’, dicen integrantes de clubes de auto

Estas asociaciones, que son parte del escaparate automotriz en Los Ángeles, se deslindan de las afirmaciones negativas de las autoridades.
Sigue a La Opinión en Facebook
‘No somos pandilleros’, dicen integrantes de clubes de auto
Alex Valdez, presidente en el Valle de San Fernando del club Xplizit, con capítulos en sitios tan lejanos como Japón, también trata de mostrar el lado noble de este pasatiempo. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Alberto Muñoz, un inspector de motos, trajo a su bebé, de tres meses de edad, en una silla infantil que acomodó en su camioneta pick up. Su esposa los acompañó. Esta familia es uno de los ejemplos que usa el club de autos Hazardous Truckin para mostrar que no debería estar en la lista negra de la Policía.

“El club es bien tranquilo, todos se llevan con todos, es una familia. Mi esposa viene porque se siente protegida”, dijo Muñoz, de 23 años, en una reunión improvisada del grupo en el estacionamiento de una plaza comercial de Huntington Park. El joven se integró a la organización, con cinco capítulos, hace seis meses.

La mitad de los 40 miembros del club son padres de familia y éstos desempeñan diversos oficios: hay un guardia de seguridad, un asistente legal, dueños de negocios e incluso agentes del orden, afirmó su presidente, Juan Villareal, aún sorprendido por la etiqueta de “aparente pandilla” que les colocó la Policía.

Miembros del club de autos Hazardous Truckin dicen que ellos son de un ambiente familiar y no se meten en problemas de pandillas. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Miembros del club de autos Hazardous Truckin dicen que ellos son de un ambiente familiar y no se meten en problemas de pandillas. (Aurelia Ventura/La Opinión)

“Yo fui el primero en los clubes que invitó a esposas, hijos y hermanos a las reuniones”, contó quien se gana la vida como chofer de una mueblería. “Somos un club familiar”, recalcó.

Para alejarse de la mala imagen creada por la proliferación de carreras clandestinas en Los Ángeles, Hazardous Truckin expulsó a las manzanas podridas, evita convivir con los que participan en esa actividad y formó la Asociación de Camionetas de California.

Alberto Muñoz, miembro de Hazardous Truckin, carga a su hija Valeria. y Mireya Ocegueda ( Aurelia Ventura/ La Opinion)

Alberto Muñoz, miembro de Hazardous Truckin, cargando a su hija Valeria. junto a Mireya Ocegueda. ( Aurelia Ventura/La Opinión)

“Queremos enseñar que los clubes de ‘trocas’ no son de desmanes, sino de show, que la gente se tome fotos en las trocas”, explicó Villareal, quien asume que las autoridades los tienen bajo la lupa porque uno de sus antiguos miembros fue sorprendido en un operativo policiaco.

‘LIMPIAN’ LOS CLUBS

Por eso, ahora verifica que los nuevos afiliados no sean pandilleros ni anden en cosas turbias.

Lorena Acosta, de 59 años y esposa del integrante más viejo del grupo, mete las manos al fuego por estos hombres que gastan miles de dólares modificando sus camionetas.

“Tenemos eventos en los que vienen hasta 12 niños”, relató.

Lo primordial son loa utos, no meterse en problemas, dicen los integrantes del club de autos Xplizit en el Valle de San Fernando (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Lo primordial son los autos, no meterse en problemas, dicen los integrantes del club Xplizit en el Valle de San Fernando. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Otro club de autos que se ha deslindado de los arrancones es Still Ballin, con 40 miembros.

“Nosotros no vendemos drogas, no somos pandilleros, no andamos quemando llanta, solo vamos a shows y eventos de recaudación de fondos”, aseguró el presidente del grupo y quien pide ser identificado con su apodo, “Mike Kingblazer”.

Esta organización también hizo limpia y sacó a veinte hombres que preferían correr a alta velocidad y “quemar llanta” en esta ciudad.

“Había miembros que antes hacían eso y los sacamos”, dijo el líder de Still Ballin, quien aseguró que recibe nuevos afiliados por recomendación y después de investigarlos.

“Todos tenemos familias, tenemos hijos y esposas”, dijo “Mike Kingblazer” y subrayó que precisamente para evitar andar en malos pasos, ellos prefieren gastar sus ahorros y energía modificando coches.

La Policía de Los Ángeles indicó que sus operativos de inteligencia les sugiere que un puñado de clubes de autos podría actuar como pandilla y supuestamente se involucran en diversas actividades ilícitas.

El logo del club de autos Hazardous Truckin (Aurelia Ventura/ La Opinion)

El logo del club de autos Hazardous Truckin (Aurelia Ventura/ La Opinion)

En el Valle de San Fernando, el club Xplizit, con capítulos en sitios tan lejanos como Japón, también trata de mostrar el lado noble de este pasatiempo.

“Yo de quien sé que anda quemando llanta o corriendo le quito el sticker [calcomanía con el logotipo del grupo]”, señaló el consejero Alex Valdez.

La fuerte inversión que hacen en los vehículos evita que se involucren en carreras clandestinas, recalcó Valdez, mientras mostraba una camioneta Ford F150 con rines de 30 pulgadas, 32 televisiones y con cabezas disecadas de cocodrilos en la caja. En estos arreglos invirtieron unos $60,000 dólares.

La 'troca' de Alex Valdez es una obra de arte y un honor a 'La Raza'. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

La ‘troca’ de Alex Valdez es una obra de arte y un honor a ‘La Raza’. (Aurelia Ventura/La Opinión)

La estrafalaria pintura de la F150, que incluye imágenes de los revolucionarios Emiliano Zapata y Pancho Villa, esconde un mensaje social. “Hay 43 calaveras por los estudiantes desaparecidos”, explicó Valdez.