¿Por qué los ‘Farmers Market’ no prosperan en zonas latinas?

Precios mas alto son parte del problema, aunque hay confianza de que venga una mejor época ahora que se redacta una ordenanza que exigiría a los tianguis campesinos de esta ciudad aceptar el programa CalFresh
¿Por qué los ‘Farmers Market’ no prosperan en zonas latinas?
El mercado de campesinos de Boyle Heights experimenta su peor época.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

No solo los exponentes de la música vernácula la pasan mal en la Plaza del Mariachi de Boyle Heights, que en su mejor época fue espejo de la concurrida Plaza Garibaldi en la Ciudad de México.

Al otro lado del kiosco, en el este de la explanada, agoniza el tianguis campesino o farmers market que hace siete años se fundó con casi 50 locales que ofrecían alimentos saludables en un vecindario con escasas opciones nutritivas. En ese arranque prometedor los clientes abundaron.

Pero el pasado viernes solo había cinco puestos porque no se instaló la única vendedora de vegetales de este mercado de agricultores, que abre cada viernes y domingo, de 3:00 a 8:00 p.m.

El mercado de campesinos de Boyle Heights experimenta su peor época

El mercado de campesinos de Boyle Heights experimenta su peor época. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

“Por lo menos tenemos a alguien que vende fruta”, dijo Tonie Juárez, encargada del tianguis y quien atribuye esta crisis a distintos factores, como la campaña anti-aburguesamiento en Boyle Heights, que ahuyentó a los blancos, sus principales vendedores y compradores.

Carteles que rechazan el cambio demográfico del barrio se han colocado en el hotel Mariachi.

“Cuando pusieron eso mucha gente ya no quiso venir”, contó esta vendedora de elotes que asegura que la popularidad de los mercados itinerantes es cíclica, con mejores ganancias en el verano y feriados.

Clientes latinos, el reto

Lo cierto es que uno de sus mayores retos ha sido cautivar a los hispanos del barrio, que no suelen consumir productos orgánicos que suelen costar más.

Mientras que este tipo de supermercados al aire libre prosperan en zonas pudientes como Santa Monica y Venice, no parecen conseguir ese mismo arraigo en los vecindarios latinos. El problema, de acuerdo a los mismos clientes potenciales, es el alto precio de los comestibles que a menudo se ofrecen en estos tianguis.

“Yo prefiero ir a las tiendas del Este de Los Ángeles porque todo es más barato”, comentó Ofelia Ortiz, quien vive ahí desde hace 18 años.

El mismo desafío enfrenta el tianguis campesino de Lincoln Heights, que abrió en junio de 2015 y cuyos clientes más frecuentes no son latinos. Cada tarde de miércoles miles de automovilistas pasan casi frente a los puestos, colocados en una tienda en la calle Broadway, pero pocos se detienen.

“Nuestro reto es capturar esos clientes, que tengan una razón para parar”, señaló Pauline Martínez, encargada de este farmers market que cuenta con unos 15 locales.

Carlos Gutiérrez vende ropa para dama en la Plaza del Mariachi de Boyle Heights

Carlos Gutiérrez vende ropa para dama en la Plaza del Mariachi de Boyle Heights. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

¿Vienen más ventas?

Ambos mercados de agricultores confían en que viene una mejor época ahora que el Cabildo de Los Ángeles ordenó que se redactara una ordenanza que exigiría a los tianguis de esta ciudad aceptar el programa de ayuda alimentaria para personas pobres, conocido como CalFresh o tarjetas EBT.

“Necesitamos cerrar nuestra brecha en el acceso a alimentos y hacer frente a la seguridad alimentaria de los angelinos de bajos ingresos”, comentó al respecto el concejal José Huízar, autor de la moción.

La semana pasada 16 mercados de agricultores del condado, incluido el de Boyle Heights, se inscribieron al programa CalFresh, aprovechando que el Departamento estatal de Servicios Sociales proporciona sin costo las máquinas para realizar transacciones con las tarjetas EBT.

Después de que el Concilio dio luz verde a dicha propuesta, algunos agricultores prometieron regresar a Boyle Heights, indicó Juárez. “Dios quiera que con eso se levante otra vez el mercado”, comentó.

Confían en la plaza

Carlos Gutiérrez, un vendedor de ropa para dama, espera beneficiarse de esa oportunidad, porque atraviesa una mala racha. “Le tengo tanta fe al potencial de este lugar que sigo aquí”, señaló.

Un local del mercado de campesinos de Boyle Heights ofrece mole casero y artesanías poblanas

Un local del mercado de campesinos de Boyle Heights ofrece mole casero y artesanías poblanas. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

A unos pasos, en un puesto que ofrece mole casero y artesanía poblana, la señora Maggy también ruega por mejores ventas. “Últimamente esto ha bajado pero aquí seguimos”, expresó.

Cuando no pudo pagar el alquiler de un local en el swapmeet Alameda del Sur de Los Ángeles, Nabor Cruz, un vendedor de collares y pulseras, se mudó a la Plaza del Mariachi.

Él sigue ahí porque cree que el comercio en general se cayó.

“Tengas mucha mercancía o vendas oro, nada te compran”, dijo.

?>