Son veteranos de guerra, pero no pueden pisar suelo estadounidense

Se cree que unos 12,000 veteranos han sido expulsados de EEUU por cometer distintas faltas a la ley
Son veteranos de guerra, pero no pueden pisar suelo estadounidense
Ceremonia frente al monumento a los mexicoamericanos que fallecieron en la Segunda Guerra Mundial, erigido en el sitio conocido como Cinco Puntos.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Además de honrar a quienes perdieron la vida en los conflictos bélicos en los que ha participado Estados Unidos, la conmemoración del Día de Recordación (Memorial Day) este lunes sirvió de marco para pedir que se ofrezca un alivio migratorio a los veteranos de guerra que han sido deportados.

Se cree que unos 12,000 veteranos han sido expulsados de EEUU por cometer distintas faltas a la ley. Algunos siguen luchando para regresar a este país y recibir atención médica urgente.

“Nadie que haya servido en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos debe ser deportado, no hay razón; los tienen que ayudar porque son nuestros hermanos”, expresó William González, un ex integrante de la Infantería de Marina, en la ceremonia por los caídos que este lunes se realizó en el Este de Los Ángeles.

El mensaje en la pancarta lo dice todo: 'No a las deportaciones de veteranos'. /Isaias Alvarado
El mensaje en la pancarta de William González lo dice todo: ‘No a las deportaciones de veteranos’. (Isaias Alvarado/La Opinión)

Frente al monumento a los mexicoamericanos que fallecieron en la Segunda Guerra Mundial, erigido en el sitio conocido como Cinco Puntos, González, de 65 años y quien sirvió en la Guerra de Vietnam, pidió aplicar la frase militar “no dejar a nadie atrás” para retornar a los veteranos enviados a México.

“No deben estar en Tijuana, los quiero en Estados Unidos recibiendo los beneficios que merecen”, dijo este ex militar que sostenía una pancarta que abogaba por los cientos de expulsados de este país.

Al otro lado de la frontera se ha documentado la muerte de algunos excombatientes por no recibir atención médica apropiada. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) analiza algunos casos.

Gio Galarza participa en la ceremonia por el Día de Recordación en el Este de Los Angeles. /Isaias Alvarado
Gio Galarza participa en la ceremonia por el Día de Recordación en el Este de Los Angeles. (Isaias Alvarado/La Opinión)

Gio Galarza, quien este lunes se volvió a poner el uniforme de gala de la Infantería de Marina, también pidió clemencia por los que después de luchar por EEUU terminaron en México.

“Deben tener una oportunidad, una clase de asilo o de amnistía para ellos”, expresó.

Galarza, quien perdió a varios de sus compañeros por minas antipersonales y emboscadas, justifica que las faltas de los deportados se deben a la delicada situación mental en la que éstos volvieron a casa.

“Cuando uno regresa no viene tan bien y quizás no recibieron el tratamiento adecuado”, agregó.

La conmemoración del Día de los Caídos (Memorial Day) en L.A. este lunes sirvió de marco para pedir que se ofrezca un alivio migratorio a los veteranos de guerra que han sido deportados. /Isaias Alvarado
La conmemoración del Día de los Caídos (Memorial Day) en L.A. este lunes sirvió de marco para pedir que se ofrezca un alivio migratorio a los veteranos de guerra que han sido deportados. (Isaias Alvarado/La Opinión)

Llanto por los caídos

Para contener las lágrimas, César Medrano, quien sirvió en el Ejército de EEUU de 1989 a 2003, se golpeó el pecho con fuerza. Este lunes, en la conmemoración de los soldados caídos en Cinco Puntos, regresó el recuerdo de los que no sobrevivieron a los horrores de la guerra.

“Es algo muy triste porque cuando tienes una posición de líder muchas veces te preguntas ‘¿por qué no morí yo en lugar de ese jovencito de 19 años?’”, expresó.

Ese sentimiento también renació en Rubén Treviso, quien luchó en la Guerra de Vietnam, en esta fecha.

“Perdí demasiados amigos, hermanos, por ellos estoy aquí”, comentó este líder de veteranos, quien indicó que el 20% de los latinos que pelearon en ese país asiático perdió la vida y un 30% resultó herido.

“Solo quedamos vivos el 30% de los latinos que fuimos a Vietnam”, enfatizó.