Fotos: Las ‘bicicletas fantasma’ que despiertan consciencia en calles de L.A.

En las últimas semanas al menos cuatro ciclistas fueron arrollados y perdieron la vida; en la mayoría de estos casos, los sospechosos se dieron a la fuga

Fotos: Las ‘bicicletas fantasma’ que despiertan consciencia en calles de L.A.
Decenas de bicicletas “fantasma” se colocan en las calles de Los Ángeles para honrar a los ciclistas que murieron luego de ser atropellados.
Foto: Suministrada / Ghost Bikes LA

Pintadas de blanco y recargadas en postes o bordillos, decenas de bicicletas “fantasma” se colocan en las calles de Los Ángeles –entre las más peligrosas del país- para honrar a los ciclistas que murieron luego de ser atropellados y para despertar consciencia entre los automovilistas.

En lo que va del año, la organización “Ghost Bikes” (Bicicletas Fantasma) ha instalado unas 25 en distintas partes del estado, más que en los primeros cinco meses del 2015. Esa cifra enciende los focos rojos en una época en que los choferes no sueltan los celulares y siguen huyendo de los accidentes.

Voluntarios de Ghost Bikes en Los Ángeles preparan una bicicleta altar
Voluntarios de Ghost Bikes en Los Ángeles preparan una bicicleta altar. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

“Necesitamos que todos conduzcamos con respeto”, dice Danny Gamboa, nacido en Ciudad Juárez y quien en 2011 unió en esta metrópoli a quienes de manera individual ponían bicicletas blancas en los sitios donde fallecían ciclistas, una expresión artística que nació hace 13 años en St Louis, en Misuri.

Actualmente, Gamboa, de 42 años y vecino de Long Beach, dirige a más de 20 voluntarios en el estado que así abogan por la seguridad de los ciclistas y de todos los que salen a las calles. Algunos de esos altares de dos ruedas llevan la frase “Aquí murió un ciclista” para recalcar por qué están ahí.

Un altar con una bicicleta blanca en el lugar donde falleció atropelllad un ciclista. (Foto: Suministrada/Ghost Bikes LA)
Un altar con una bicicleta blanca en el lugar donde falleció atropelllad un ciclista. (Foto: Suministrada/Ghost Bikes LA)

“Por una parte es arte y por la otra es como una cruz blanca que se respeta y la gente entiende que en esa área es necesario abrir una plática sobre lo que pasó, si ahí van muy rápido los coches”, dice él.

Este hombre que emigró a Estados Unidos a la edad de cinco años se interesó en el movimiento cuando su vecino perdió a su hijo de apenas seis años luego que éste fue atropellado a bordo de su bicicleta pocas horas antes de la cena de Acción de Gracias.

Un altar honra a un ciclista muerto
Un altar honra a un ciclista muerto. (Foto: Isaías Alvarado/La Opinión)

Para contar al mundo sobre ese acontecimiento que estremeció su barrio, Gamboa pintó de blanco la bicicleta de su hijo y la colocó en el lugar donde un coche arrolló fatalmente al pequeño.

“Tratamos de ayudar a las familias y abogamos para que las calles sean un poquito más seguras para todos, para los ciclistas, los que caminan y también para los que conducen”, señala el activista.

(Foto: ghostbikesla.com)
(Foto: Suministrada/Ghost Bikes LA)

Pero tanta tragedia obligó a que el grupo dejara de comprar de su propio bolsillo bicicletas viejas en ventas de jardín, para crear una organización sin fines de lucro que canaliza los donativos.

En las últimas semanas al menos cuatro ciclistas fueron atropellados y perdieron la vida en Studio City, Rancho Palos Verdes, Santa Clarita y Lincoln Heights. En la mayoría de estos casos, los conductores sospechosos se dieron a la fuga, una práctica criminal que no cede en esta región.

(Foto: ghostbikesla.com)
(Foto: Suministrada/Ghost Bikes LA)

“Ghost Bikes” -con capítulos en 28 países, incluidos México, Guatemala, Ecuador y España– asegura que las estadísticas serían más alarmantes en California si se sumaran los lesionados.

La organización coloca las bicicletas blancas por las noches para no desviar la atención a la tragedia. En algunos lugares –expone- las cuidan y limpian; pero en otros las desarman o se las roban.

(Foto: ghostbikesla.com)
(Foto: Suministrada/Ghost Bikes LA)

Cada uno de los voluntarios del grupo, dice Gamboa, ha perdido a un familiar o amigo en un accidente automovilístico. “Para nosotros esto es personal porque quien murió atropellado era el hijo o hija de alguien, porque podría ser cualquier de nosotros”, reflexiona.

Más información: http://ghostbikesla.com/