¿Es este el rincón más mexicano en Los Ángeles?

Cada domingo, decenas de familias, rancheros y bandas musicales coinciden en este lugar rodeado de cerros, árboles frondosos y una zona de terracería

Cada fin de semana se reúnen cientos de familias latinas para disfrutar de lo tradicional mexicano en el Hansen Dam.
Cada fin de semana se reúnen cientos de familias latinas para disfrutar de lo tradicional mexicano en el Hansen Dam.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

No muy lejos de la urbe de hierro, entre las montañas del Bosque Nacional Ángeles y un lago artificial, hay un lugar donde la tambora suena duro, los caballos trotan a sus anchas y la nostalgia se diluye.

Sin necesidad de kioscos ni réplicas de monumentos, un sector del parque Hansen Dam, en el Valle de San Fernando, se convierte cada domingo en el lugar más parecido a las rancherías de México.

Es una ilusión óptica creada por un paisaje repleto de árboles, cerros y terracería, por los equinos que montan hombres con botas y sombreros, y por los que bailan al ritmo de las bandas.

“Esto es como México, yo vengo nomás cada ocho días”, dijo Javier García, un zacatecano de 50 años que esa tarde de domingo llegó en el lomo de “El Rebelde”, un caballo brioso que resultó de la cruza de un ejemplar cuarto de milla y un pinto. “Es un hijo de la patada”, advertía de su animal.

Cientos de familias convierten el Parque Hansen Dam en Sylmar en un rincón con mucho sabor a México. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

García, quien trabaja en la construcción, compartió que aunque ha vivido en este país durante casi tres décadas él frecuenta este parque en Sylmar para sentir ese ambiente campestre que guarda en el corazón.

Este es un pedacito de México, volteas a tu alrededor y solo ves cerros, escuchas la tambora, puedes andar a caballo, eso es lo bonito”, comentó quien tiene un pequeño rancho en Lake View Terrace.

Con solo 10 dólares se hace fiesta en este sitio. Es la cuota por canción fijada por las bandas que alegran a decenas de familias que se reúnen para comer tacos y asar carne en tambos metálicos.

Ese día, la trompeta del grupo “Tamborazo de Jerez” sustituía la letra del corrido ‘El Número Uno’, sobre el narcotraficante Rafael Caro Quintero. Una pareja bailaba la canción y levantaba polvo.

Voy a ocupar mil fusiles/ quién quisiera acompañarme/ a liberar a un amigo”, dice el tema.

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Con solo 10 dólares se hace fiesta en este sitio. Es la cuota por canción fijada por las bandas que alegran el lugar. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Isidro Cruz, un jornalero de 42 años, pidió una canción melancólica, ‘Que falta me hace mi padre’ de Antonio Aguilar. Traía un vaso de cerveza en la mano y su aliento sugería que llevaba rato empinando el brazo.

“Hace un año murió mi padre, es triste, pero es la realidad y hay que vivirla”, mencionó.

A unos pasos, una cumbia cortó de tajo las penas de este hidalguense. “¡Aquí está ‘El Negrito’ bailador!”, gritó un hombre que en su voz mostraba un aparente estado de ebriedad.

Otro a su lado, quien presumía una gruesa cadena que sostenía un dije en forma de “Cuerno de Chivo”, un rifle AK-47, símbolo de los narcos, repartió tragos directamente de una botella de whisky. (Esa anarquía en el consumo de alcohol en este parque también rememora algo del México campestre).

 

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Muchos frecuentan este parque en Sylmar para sentir ese ambiente campestre que guarda en el corazón. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Sobre su caballo “Arab”, Miguel García veía a los enfiestados. “Yo vengo por los caballos y por la música”, indicó este mexicano que vestía botas y sombrero de color negro.

García es un ranchero moderno: pidió que le fotografiaran con su teléfono inteligente después de que su equino puso las patas delanteras sobre una piedra. Así quería que lo vieran en las redes sociales.

 

A las 5:39 p.m. el altavoz de una camioneta de la agencia Park Ranger avisó a los presentes que en una hora cerraría el estacionamiento.

Pero la advertencia no detuvo a una trompeta que sustituyó la letra de este zapateado sinaloense: “Dices que ya no me quieres, cabrona/ eso yo ya lo sabía”.

Parque Hansen Dam

11798 Foothill Blvd., Lake View Terrace, CA 91342

Teléfono: (818) 899-4537

Horas de operación: De lunes a domingo de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.

Actividades: Pista ecuestre, Lago artificial,


Galería de fotos:

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El parque cuenta con una pista ecuestre. /Aurelia Ventura

 

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El parque está abierto todos los 365 días del año de 7:00 a.m. a 7:30 p.m. /Aurelia Ventura

 

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Los pequeñines también disfrutan del ambiente campestre de este parque angelino. /Aurelia Ventura

 

05/15/16/SYLMAR/Hundreds of Latino families gather at the Hansen Dam in Sylmar every weekend to enjoy horseback riding, music and other festivities. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
En el Hansen Dam no faltan las barbacoas y el buen ambiente. ( Aurelia Ventura/ La Opinion)