La elección general promete ser la más combativa en la historia reciente de Estados Unidos

En sus respectivos discursos de los últimos días, Hillary Clinton y Donald Trump van anticipando el tono de la campaña general y las armas de la batalla, que será brutal.
La elección general promete ser la más combativa en la historia reciente de Estados Unidos
Donald Trump dando el discurso en el que anunció que su campaña estará basada en acusar a los Clinton de "enriquecerse a costa de sus puestos públicos".
Foto: John Moore / Getty Images

La campaña hacia la elección general de noviembre no empieza formalmente hasta después de las convenciones de ambos partidos en julio, pero la realidad es que las armas de batalla entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump ya están sobre la mesa.

Los temas sonaron con claridad durante los discursos del martes por la noche de Clinton y Trump y el tono también: duro y probablemente pleno de ataques mutuos.

La campañas negativas suelen ser condenadas por el público votante pero, irónicamente, también están entre las más efectivas.

No obstante está claro que la negatividad de Trump va a ser utilizada por la candidata demócrata para pintar al magnate como “peligroso” y que Trump va a seguir atacándola con el mote de “corrupta”, incluyendo a su esposo, el expresidente Bill Clinton, en el paquete.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Hillary Clinton debe, según los analistas, mantener un tono relativamente positivo pero también combatiente. Lo que Clinton ha venido haciendo en las últimas semanas y repitió el martes, fue usar las palabras, el estilo y el ego de Trump como armas de ataque.

Sobre todo, repetirá esta frase una y otra vez durante los meses por venir.

“Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y comandante en jefe de nuestras fuerzas armadas”, dijo Clinton como el primer salvo de la noche contra su futuro contrincante republicano.

El propio Bernie Sanders, quien aún se encuentra en la pelea pero que bajo los cálculos matemáticos ha perdido la nominación, se refirió a derrotar “el racismo” de Trump como un elemento importante de la elección general.  Otro tema que surgirá en más de una ocasión.

Los Clinton saludan a la multitud el martes por la noche y apuntan sus cañones hacia Donald Trump (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)
Los Clinton saludan a la multitud el martes por la noche y apuntan sus cañones hacia Donald Trump (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)

Por su parte Trump, quien solo por segunda vez en esta campaña leyó un discurso escrito y calmó su retórica incendiaria, también demostró que su campaña estará enfocada en pintar a Hillary Clinton y a su esposo Bill como dos cínicos políticos que, además, han practicado la corrupción en el gobierno.

“Los Clinton han convertido en un arte la política el enriquecimiento personal. Han ganado cientos de millones de dólares vendiendo acceso, vendiendo favores y contratos del gobierno”, apuntó Trump, agregando que la próxima semana dará un discurse enfocado exclusivamente en atacar a la pareja Clinton.

Donald Trump durante un mitin de su campaña en Indianapolis.
Donald Trump durante un mitin de su campaña en Indianapolis. Foto: Getty

Trump, además, enfatizará la imagen oscura del presente que tienen muchos estadounidenses que lo han seguido en la campaña.

“Están cortando las piezas de nuestra nación y vendiéndola al postor más alto”, dijo Trump. “Estamos en bancarrota, debemos 19,000 billones de dólares, nuestra infraestructura es un desastre, las escuelas están fallando, el crimen sube, la gente tiene miedo.

La campaña formal para la elección general empieza normalmente en septiembre, después de “labor day”, aunque esta vez empezará antes porque las convenciones son en julio y no en agosto.

Pero las líneas de batalla ya están marcadas y prometen darnos una de las campañas más sucias y combativas en la historia reciente de Estados Unidos.