Protección proactiva: toma simples pasos para ayudar a combatir el fraude

Artículo patrocinado por Chase
Protección proactiva: toma simples pasos para ayudar a combatir el fraude
Evita teclear información privada cuando estás usando una conexión de Internet pública.
Foto: Shutterstock

Con horarios ocupados y vidas ocupadas, es práctica común tratar de ignorar el mundo a tu alrededor. Deseas ignorar tu alarma todas las mañanas. Ignoras el tráfico con la ayuda de tu canción favorita o un podcast. ¿Pero, estás ignorando tu sentido común cuando se trata de proteger tu dinero?

Muchos como tú conocen algunos pasos para ayudar a proteger sus tarjetas de crédito y cuentas bancarias del fraude. Por ejemplo, sabes que debes evitar hacer compras en wifi público. Sabes que deberías de hacer compras en la Internet solo en sitios seguros que comiencen con “https”. Y también sabes que tienes que revisar tus estados de cuenta para detectar si hay actividad fraudulenta. Pero saber QUÉ hacer, no siempre significa que lo haces.

Esta brecha de “saber/hacer” existe cuando los consumidores saben los pasos que deberían estar tomando para prevenir el fraude, pero no toman las acciones necesarias hasta después que se haya hecho un cargo fraudulento o su información está comprometida.

De acuerdo a Brittney Castro, experta en finanzas personales y una aliada de educación financiera de Chase, “los consumidores tienden a bloquear los consejos de protección de fraude, y aun los que están conscientes de sus riesgos, no están tomando los pasos necesarios para ayudar a protegerse a ellos mismos. Conquistando esa brecha de “saber/hacer” y tomando los pasos necesarios para protegerse contra el fraude, los consumidores pueden ayudar a mantener sus finanzas más seguras y aliviar estrés innecesario más adelante”.

Si eres víctima de fraude en una de tus cuentas, puede tomar horas de llamadas telefónicas, complicaciones en tu puntaje de crédito, y disrupciones en tu vida cotidiana. Tienes que ir más allá de simplemente saber qué hacer, y tomar algunos pasos simples para poner ese conocimiento en uso y ayudar a prevenir el fraude antes de que ocurra.

Mantén tu información de contacto al día

Asegúrate que tu banco y proveedor de tarjeta tengan tu información de contacto más actualizada. Eso asegura que ellos puedan contactarte en el evento de que se detecten cargos sospechosos en tu cuenta. Mucha gente tan solo actualiza su información de contacto cuando se mudan a una nueva dirección, pero también deberías de revisar tu cuenta para asegurarte de que tu número de teléfono y correo electrónico estén al día con la información más directa y rápida para contactarte. Mantener esta información al día y dar tu consentimiento para recibir alertas de tu banco son las maneras más fáciles de combatir el fraude.

Resiste el impulso de deslizar

Asegúrate de que tu tarjeta esté respaldada con la tecnología más reciente de chip electrónico, y úsalo. Un chip electrónico le añade una capa extra de seguridad a tu tarjeta cuando usas un lector de chip electrónico. Durante la transacción, el chip produce un código de un solo uso para validar la transacción, protegiendo tu tarjeta aún más contra cargos desautorizados. Resiste la tentación de deslizar tu tarjeta por conveniencia. Unos segundos adicionales usando la transacción más segura te puede salvar horas de inconvenientes más tarde.

Protege tu móvil

Evita hacer compras o teclear información privada cuando estás usando una conexión de Internet pública, como en tu cafetería más cercana. Esas conexiones no son seguras y cualquier persona conectada pudiera acceder tu información. Asegúrate de usar la contraseña de acceso en tu celular y utiliza la aplicación móvil de tu banco para incrementar la seguridad.

Muchas de tus aplicaciones móviles usan información personal y financiera, pues asegúrate de que accederla no sea tan fácil como deslizar un dedo hacia la derecha en tu celular.

Trabaja con tu banco

Cuando se trata de fraude, los bancos como Chase ofrecen protección de cero responsabilidad y vigilancia de fraude las 24 horas. Con tu tarjeta de crédito de Chase, tienes Protección de Cero Responsabilidad, que significa que no tienes que pagar por cargos desautorizados hechos con tu información de cuenta.

Asegúrate de subscribirte a alertas de manejo de cuenta para que tu banco pueda notificarte si detecta actividad sospechosa. Chase también ofrece vigilancia de fraude las 24 horas. Ellos usan herramientas especiales para vigilar tu cuenta, y te pueden enviar un texto o llamarte si detectan algo inusual.

La protección contra el fraude es un esfuerzo de equipo enfraude moviltre tú y tu banco, así que asegúrate de que estés aprovechando todas las herramientas disponibles. Siempre revisa tu contrato de membresía o depósito para más información.

Para más consejos e información sobre cómo protegerte del fraude, visita https://www.chase.com/fraud-security (en inglés).