“El Sheriff dejó morir a mi esposo” denuncia viuda hispana

Según un testigo, fue notable la indiferencia de los elementos del Sheriff por el hombre que se desangraba en el suelo; “cuando llegaron ni auxilio le dieron”
“El Sheriff dejó morir a mi esposo” denuncia viuda hispana
Lorena Lizárraga, viuda de Hugo Romero, pide justicia, pues asegura que el "Sheriff dejó morir a su esposo".
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Era la noche del 27 de mayo.

Rosemary Morales platicó un momento con su yerno, Hugo Romero, quien convivía con unos amigos en la calle, y luego regresó al interior de su casa, en Hawaiian Gardens.

“Me acababa de meter cuando escuché demasiados balazos, creo que se acabaron todo el cartucho, fueron como nueve, diez balazos”, contó Morales, aún impactada por el tiroteo que ocurrió a unos pasos de su vivienda y que dejó viuda a su hija, Lorena Lizárraga, y huérfanos a sus tres nietos.

061416_12_Hugo Romero
La muerte de Hugo Romero dejó viuda a Lorena Lizárraga, y huérfanos a tres niños. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Hugo Romero, de 26 años y vecino de Bellflower, visitaba después del trabajo a sus amigos del barrio en el que creció cuando un sujeto a bordo de un auto de color oscuro descargó su arma contra él y lo dejó malherido. El incidente ocurrió en la cuadra 22000 de la avenida Joliet.

Con varios impactos de bala en el cuerpo, Romero fue trasladado a un hospital cercano y falleció al siguiente día, el sábado 28 de mayo, reportaron las autoridades. Aún se desconoce si la víctima o alguno de los amigos con los que convivía esa noche era el blanco de los atacantes.

A la espera del servicio fúnebre de Romero, que se realizará este sábado, su viuda cuestiona el actuar de los agentes del Sheriff de Los Ángeles, de la estación Lakewood, que respondieron a ese tiroteo.

No hicieron nada y solo decían ‘aléjense de él’”, dijo Lizárraga, de 27 años, convencida de que la supuesta negligencia de los uniformados contribuyó a su muerte. “El Sheriff dejó morir a mi esposo, porque su trabajo es hacer lo posible para salvar a una persona”, agregó.

Hugo Romero y sus tres hijos.
Hugo Romero y sus tres hijos. (Suministrada)

Su madre asegura que un amigo de Romero lo auxiliaba cuando los agentes lo corrieron y éstos solo se pararon junto a su yerno herido a la espera de los paramédicos. Morales cree que transcurrieron unos 20 minutos entre el tiroteo y el traslado del esposo de su hija al hospital.

“Les dije: ‘¿cómo pueden dejar que este hombre se muera? Por favor llévenlo a un hospital’”, señaló Morales y contó que ante la “insensibilidad” de los agentes ella incluso intentó llevar a su yerno a una clínica en su camioneta pick-up, pero se lo impidieron.

“Les dije: ‘es un ser humano, no tienen corazón’”, expresó Morales, quien vive en Hawaiian Gardens desde principios de la década de 1980. “Para mí es muy triste porque eres policía y deberías ser sensible a la gente y si no lo eres hay algo mal”, continuó.

061416_5_Hugo Romero
Un altar yace afuera de la casa de Morales, suegra de Romero. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Un testigo de la balacera relató pidiendo el anonimato que fue notable la indiferencia de los elementos del Sheriff por el hombre que se desangraba en el suelo. “Cuando llegaron ni auxilio le dieron”, aseguró.

El Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) indicó que las quejas de la familia de la víctima se han incluido en la investigación de este caso.

“Todo lo que ellos alegan se está considerando en nuestra investigación del homicidio”, dijo el comandante Eddie Rivero, vocero del LASD. “Todos los aspectos de esta investigación se están evaluando”, agregó.

Empleado en el área de mantenimiento de una empresa, Romero ha sido descrito por familiares y vecinos como un hombre trabajador, responsable, amigable y siempre dispuesta a ayudar a los demás.

En el lugar donde cayó malherido se colocó un altar con flores, veladoras, fotos, cervezas, uno de sus uniformes de trabajo y una playera con la imagen del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán.

061416_11_Hugo Romero
(Aurelia Ventura/La Opinión)

Su viuda pide justicia. “Quiero que cambie todo lo que pasa aquí. Si a una persona la balean, tenga hijos o no, se le debe dar atención, porque a mi esposo no lo ayudaron”, dijo.

En la ciudad de Hawaiian Gardens, donde el 77% de sus 14,000 habitantes es latino, han ocurrido cuatro homicidios desde el 8 de julio de 2015. Las cuatro víctimas eran hispanos que murieron en tiroteos.