No hunda sus cuentas si se endeuda por un carro

¿Qué negociar?¿Con quién? Conozca todos los costos
No hunda sus cuentas si se endeuda por un carro
Hay dos tipos de préstamos directos e indirectos, sepa cuál le conviene más./Shutterstock
Foto: Shutterstock

A los expertos en finanzas les frustra (profundamente) que quienes compran un carro dediquen casi todo su tiempo a estudiar antes de dedirse por el auto de sus sueños pero muy poco tiempo a hacer el mismo estudio de mercado para conseguir el crédito que le permita comprarlo. En esa falta de diligencia se pierde dinero. Y no es poco.

El crédito para comprar un auto es el tercero más usado en EEUU tras el hipotecario y el de educación. La deuda actual se acerca al billón de dólares. Según la Oficina de Protección al Consumidor Financiero (CFPB, en sus siglas en inglés) el 86% de los carros nuevos y el 55% de los usados se compran con la ayuda de un préstamo. Los expertos avisan, con cierta preocupación, que los plazos son cada vez más amplios y ya hay créditos de más de cinco años cuando normalmente los conductores mantienen su carro una media de ocho. En ocasiones, llega antes la depreciación del coche que el pago del crédito, es decir, el préstamo sale muy caro.

No hunda sus cuentas. La CFPB ha elaborado una guía (en inglés) de cuestiones que debe saber antes de que considere endeudarse por un carro. Estos son los puntos principales:

  • Total frente a mensual. Sepa cuál es el costo total del crédito, no solo el pago mensual. Este suele ser cómodo, o acomodarse, pero calcular el costo total ayuda a entender la magnitud del compromiso de devolución y hacer mejores cuentas. Considere por separado el tiempo en el que mantendrá el péstamo, la tasa de interés, las comisiones y los añadidos opcionales. Cuanto menor sea el pago mensual más pagará de interés porque más largo será el crédito. Además corre el riesgo de pagar por un auto que ya no maneja porque no le dure tanto como el crédito. No negocie rebajar el coste mensual sino el total.
  • Busque, compare y negocie. De la misma manera que va a estudiar las especificaciones del carro antes de comprarlo sepa que puede comparar y negociar ofertas de crédito. El precio del carro, el pago inicial, la duración del préstamo, el valor del vehículo que intercambie (si es el caso), las penalidades por pago adelantado y las comisiones como las de inicio, entrega, documentos…. son negociables. Los prestamistas y los concesionarios no tienen por qué ofrecerle la mejor oferta por eso es preciso negociar. Si tiene una carta de pre-aprobación de un banco o unión de crédito le será más fácil negociar.
  • Sepa qué eliminar. Le ofrecerán servicios y seguros que elevan el precio. Son los conocidos como add-ons. Entienda si los queiere porque incrementarán el costo total y algunos de ellos pueden comprarse por separado. No se deje llevar por el entusiasmo de tener carro nuevo.

Crédito directo e indirecto

El crédito para autos directos es cuando se obtiene de un banco, unión de crédito u otro prestamista que suelen dar una carta de prearpobación y tener mejores intereses porque tienen una cartera más diversificada de préstamos.

El indirecto es que gestiona el concesionario. La mayoría se hacen así.