Un plan de transporte sostenible para hoy y para el futuro

Es importante financiar los grandes proyectos que ninguna ciudad en el Condado de L.A. puede construir por sí misma
Un plan de transporte sostenible para hoy y para el futuro
La nueva estación de Metro Gold Line en Monrovia.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Después de tres años de colaborar con socios regionales y de escuchar diversas voces en el condado de Los Ángeles, el personal de Metro ha elaborado su recomendación final para aliviar el tráfico y mejorar el transporte: el Plan de Mejoras del Tráfico en el Condado de Los Ángeles.

Este plan de financiamiento, que está en marcha, propone un aumento de medio centavo en los impuestos a las ventas a partir de 2018 y reemplazar el impuesto actual de la Medida R para que, a partir de 2040, los votantes decidan cuando terminarlo.

La recomendación ofrece un plan de largo plazo, un proyecto original para la movilidad, con el fin de abordar los retos de la infraestructura del transporte para hoy, mañana y más allá.

Si la Junta de Directores de la agencia decide proseguir, en noviembre los votantes tendrán la oportunidad de hacerse cargo del futuro de su transporte y mantener el ritmo que marcan las necesidades crecientes de una vez por todas.

Si los votantes aprueban la medida, los beneficios serán ilimitados: un mejor flujo del tráfico en las autopistas; un sistema ampliado de trenes y autobuses, mejoras en las calles y menos agujeros en el pavimento; mejores conexiones para vías peatonales y para ciclistas; más seguridad en nuestro sistema y programas más accesibles, convenientes y económicos para los adultos mayores, los estudiantes y los discapacitados. El plan también incluye más tecnología e innovación, crea trabajos, genera incontables beneficios económicos y reduce la contaminación. En el plan también hay provisiones para proteger y monitorear las inversiones del público a través de un proceso de supervisión independiente y transparente.

El plan aceleraría 12 proyectos – nueve proyectos de transporte y tres de autopistas– y convertiría tres líneas de autobuses rápidos en líneas de trenes. Nuestro sistema de trenes de Metro — que ahora tiene 105 millas — se podría duplicar y podríamos arreglar los embotellamientos que por décadas han causado serios dolores de cabeza a los conductores.

Igualmente importante, el plan destina miles de millones a la clase de proyectos de transporte que a menudo se rezagan. Estos incluyen proyectos para peatones y ciclistas y programas para mantener las tarifas bajas para adultos mayores, discapacitados y estudiantes. Tendríamos dinero para un servicio más confiable de autobús y para incorporar nuevas tecnologías en el futuro, como la de los autos que se manejan solos.

El transporte es una de las pocas áreas que nos concierne a todos y, al darnos cuenta de que la forma en que la gente se mueve es individual y personal, nuestro plan busca darle a cada uno de los contribuyentes algo a cambio por su inversión local.

“El Plan de Mejoras del Tráfico” es un término que proviene de la gente. Mediante una investigación reciente, el público nos dijo que aliviar la congestión del tráfico es una de las principales prioridades de la región y la gente quiere saber que Metro tiene un plan para ello. El público también nos dijo que debemos ofrecer una corriente de financiamiento continua para mantener nuestro sistema en buenas condiciones. Una vez que construyamos nuestro sistema necesitamos que tenga un buen mantenimiento mediante el reemplazo de los puentes, vías, letreros, vagones y autobuses que estén deteriorados.

Por primera vez, nuestro plan también destina fondos para proyectos de ciclistas y peatones. Si vamos a construir nuevas líneas de trenes y a mejorar nuestro sistema de autobuses, también necesitamos invertir en mejorar las aceras, las vías para bicicletas y las comunidades orientadas al tráfico para que la gente pueda llegar de manera fácil y segura a las estaciones locales.

Nuestra propuesta incrementa la cantidad de dinero que se devuelve a las 88 ciudades locales para sus propios proyectos de transporte — como la reparación de hoyos en el pavimento, la mejora de las intersecciones y la ampliación de aceras y de instalaciones para bicicletas. Eventualmente, el 20% del impuesto a las ventas se regresaría a las ciudades para asegurar que el plan beneficie a las comunidades locales. Algunos dirán que esto no es suficiente para las comunidades locales, pero esto es además de los fondos sustanciales que Metro ya regresa a las ciudades.

Es importante financiar los grandes proyectos que ninguna ciudad en el Condado de L.A. puede construir por sí misma. Estos grandes proyectos son importantes porque la gente no sólo maneja en sus calles locales. En nuestra región, se maneja por todos lados a través de muchas ciudades para ir al trabajo, a la escuela, a las citas médicas, a las prácticas de fútbol, por citar algunos ejemplos.

Es importante saber que nuestro plan no sólo es el producto de las ideas de planificadores que se juntaron en un cuarto aislado en algún lugar. En los últimos tres años incluimos a grupos de cada ciudad y parte interesada de la región en el proceso para desarrollar este plan. Y en los últimos tres meses llevamos nuestro plan al público en uno de los procesos más amplios que se han hecho hasta ahora. Llevamos a cabo docenas de reuniones, organizamos más de 100 presentaciones, implementamos un agresivo programa en redes sociales y revisamos más de 1,500 comentarios por escrito.

La respuesta que obtuvimos fue casi uniforme: necesitamos hacer más y pronto. Es por ello que nuestro plan incluye un enfoque de financiamiento sostenido. No queremos quitarle a una comunidad para darle a otra. Estamos buscando que todas las comunidades ganen.

¿Es perfecto el plan? No. Y habrá gente que denuncie que nuestro plan está basado en enfoques e intereses locales. Pero una cosa es segura: nuestra necesidad de mejorar la movilidad continuará, así como la expectativa del público de que mantengamos el paso con las crecientes necesidades de transporte y de la nueva tecnología. Las ciudades estadounidenses que prosperan son las que invierten en sí mismas y nosotros tenemos la oportunidad de ser fuertes y de no limitarnos sólo a abordar los retos de la infraestructura del transporte de hoy sino de una vez por todas.

Para revisar el Plan de Mejoras del Tráfico en el Condado de Los Ángeles por favor visite http://theplan.metro.net.

Phillip A. Washington es el director general ejecutivo de Metro Transportation Authority en el condado de Los Ángeles