Brexit, ¿Cómo llega a sus cuentas?

La salida del Reino Unido de la UE abre una caja de Pandora política pero también económica que puede llegarle
Brexit, ¿Cómo llega a sus cuentas?
Algunos británicos protestan la decisión de la mayoría de su dividido país de abandonar la UE./Efe
Foto: efe

El Reino Unido votó la semana pasada separarse de la UE. Geográficamente este momento histórico le queda lejos pero eso no quiere decir que no le afecte económicamente. De hecho puede hacerlo de varias maneras.

Incertidumbre

Lo que han votado no tiene precedente y cuando eso ocurre lo que domina es la incertidumbre. Es una palabra que no gusta a los economistas, inversionistas, politólogos…. y esto trae consecuencias mundiales cuando además el centro de la incertidumbre reside en uno de los centros financieros mundiales y está relacionado con uno de los mayores bloques comerciales del mundo. Eso quiere decir que va a haber muchos nervios en los mercados, no va a haber dirección clara a corto plazo y esto llega cuando la economía global está en una posición muy delicada y en general muchas personas en EEUU aún tienen que notar la mejora de su situación. Nuevamente, el proyecto europeo, está en entredicho y algunas economías pueden volver a sufrir una cierta recesión que puede impactar en EEUU dada la globalización de la economía.

En su blog de la Brookings Institution, el ex presidente de la Fed, Ben Bernanke predijo ayer que para el Reino Unido llegan tiempos complicados con más costos que beneficios. Su economía se desacelerará y la idea de rebajar la inmigración reducirá su crecimiento.

Ahorradores y Pensionistas

“No son buenas noticias porque los ahorradores que tengan sus cuentas en bancos van a tener que esperar aún más tiempo para recoger beneficios y no serán elevados”, explica Greg McBride, vicepresidente y analista jefe financiero de Bankrate.com. Ya no se cuenta con que la Reserva Federal no suba las tasas de interés. Se esperaba que en 2016 hubiera un mínimo de dos alzas que ahora ya pocos anticipan. El dinero no es rentable.

Quienes tienen sus ahorros en un 401K, IRA o en cuentas para pagar la Universidad (529), es decir, que están pensadas para el largo plazo, no deben preocuparse mucho por las caídas de las Bolsas donde están invertidos sus ahorros si aún les quedan años hasta la jubilación o los primeros pagos de matrícula escolar. “De hecho, para muchos inversionistas la volatilidad que provoca la incertidumbre puede ser una buena excusa para invertir”, explica McBride por que se concede un respiro a precios muy elevados en las cotizaciones de Bolsa. “Se plantean inversiones en momentos de pánico”, recomienda.

Quienes tienen cercana la jubilación, no obstante, o deben empezar a pagar la Universidad es mejor que tengan una cierta disponibilidad de liquidez para evitar tocar mucho sus inversiones durante una temporada. El hecho de que el proceso se haya abierto pero no oficialmente y dure varios años (con las inciertas consecuencias que esto conlleva) augura fuerte volatilidad en las inversiones en Bolsa durante tiempo.

Dólar

El dólar se está reforzando frente a otras divisas, especialmente la libra esterlina que ha caído fuertemente. Es un gran momento para viajar a Europa y particularmente al Reino Unido porque este país hacía 30 años que no era tan barato en términos de divisas. El dólar puede impactarle la vida de muchas maneras. Una positiva es que ayuda a mantener barata la gasolina y si se refuerza mucho más frente a otras monedas las remesas que salen de EE UU pueden ser más rentables para quienes las reciban. Pero las negativas pueden llegar si usted trabaja en un sector exportador, que ahora tiene más complicado ser competitivo en el extranjero y puede exigir más productividad a sus empleados (recortes o rebajas de precios y beneficios).

Hipotecas

“Para quienes estén pensando en comprar una vivienda o tomar un préstamo la situación es positiva”, explica McBride. A diferencia de la anterior crisis, que secó el crédito, esta lo va a mantener barato durante una larga temporada. La Fed va a  mantener bajas las tasas y los intereses del bono a 10 años que son los que con más precisión informan del precio de las hipotecas están bajos porque quienes huyen de los mercados llevan sus inversiones a lugares seguros como los bonos del Tesoro. Cuanta más demanda hay menos rendimiento (intereses) producen. En estos días las tasas se han vuelto a rebajar fuertemente y es un gran momento para cerrar una refinanciación o bloquear el interés en una.

Es de esperar que los precios de las hipotecas se mantengan bajos pero eso no asegura que las casas sean asequibles porque los precios siguen subiendo. Según el índice S&P Case-Schiller  el precio de las viviendas subió un 1.1% como promedio en abril en las mayores 20 ciudades del país y eso hace años que no hay bajada de hipotecas que lo compense. El problema para ciudades que son atractivas para extranjeros como Nueva York o L.A. es que muchos inversionistas internacionales puedan dejar de invertir en Londres y eso eleve aún más el precio de las viviendas en estas ciudades.