“Será una convención del pueblo”

La reverenda afroamericana, Leah Daughtry, principal ejecutiva (CEO) de la convención nacional demócrata aseguró que los votantes verán un marcado contraste entre la visión de futuro que ofrece su partido y el "caos" que ofrece el Partido Republicano.
“Será una convención del pueblo”
La reverenda afroamericana, Leah Daughtry, es la principal ejecutiva a cargo de de la convención nacional demócrata entre el 25 y 28 de julio próximos en Filadelfia, Pennsylvania.
Foto: María Peña / Impremedia

FILADELFIA.- La convención nacional demócrata, que acogerá a unas 50,000 personas el mes próximo en Filadelfia, cuna de la democracia en EEUU,  no será el caos de su rival republicana sino una “convención del pueblo”, diversa e incluyente, afirmó este miércoles la encargada del encuentro, la reverenda afroamericana Leah Daughtry.

En entrevista exclusiva con este diario desde su espaciosa oficina en la calle Market, Daughtry reflexiona sobre los retos de dirigir los detalles, grandes y pequeños, de la convención nacional demócrata entre el 25 y 28 de julio próximos en Filadelfia (Pensilvania), que nominará a Hillary Clinton como la primera mujer candidata presidencial del partido.

Será la segunda vez que Daughtry hace historia: en 2008, también dirigió como  principal ejecutiva la convención que nominó a Barack Obama como el primer candidato presidencial afroamericano en la historia del país.

Obama ganó la elección en 2008 y la reelección en 2012 y, si los votantes le ayudan en noviembre próximo, Clinton también hará historia al convertirse en la primera mujer presidenta de EEUU.
La Reverenda Leah D. Daughtry es la directora general de la Comisión que organiza la Convención Nacional Demócrata. Foto:  M. Meehan/DNCC
“Nuestra convención va ocurrir después de la republicana, así es que el país ya habrá visto el caos en Cleveland (Ohio). Estaremos en una posición envidiable, porque podremos mostrar el contraste entre los mensajes, la visión y los valores del Partido Republicano, y lo que presentaremos en nuestro escenario y ante el mundo”, explicó Daughtry.

“Somos un partido muy diverso pero compartimos la creencia fundacional de que somos una sola comunidad y tenemos una responsabilidad compartida por el bien común y el avance del país. Acá no buscamos culpables,  porque queremos construir un proyecto de país juntos”, afirmó Daughtry, que lleva ya nueve ciclos electorales, incluyendo el de 2016.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

La diversidad como bandera

Daughtry, nacida en el seno de una familia pobre en un barrio puertorriqueño en Brooklyn, ha abrazado el lema de la diversidad como bandera, convencida de que la fuerza de su partido yace precisamente en la diversidad racial, étnica, social y de género de su base.

“Nuestro compromiso con la diversidad del partido significa que quienes conforman nuestra base también se vean reflejados en el personal de la convención, a quiénes otorgamos los contratos, quiénes están en el escenario… tan importante es el orador como el que está detrás de las cámaras”, dijo.

Por ello, las reglas del partido dictan que cada delegación estatal debe tener al menos un 50% de mujeres y debe representar a los votantes demócratas en ese estado.

En la actualidad, la base demócrata está conformada por blancos, latinos, afroamericanos, mujeres, miembros de sindicatos, jóvenes y miembros de la comunidad LGBTQ.

Una “convención del pueblo”

Será una “convención del pueblo” porque refleja tanto los cambios demográficos del país como la filosofía “incluyente” del partido, según Daughtry.

Embed from Getty Images
No es coincidencia que Filadelfia, cargada de historia y simbolismo, sea la sede de la convención: es la “cuna” de la democracia en EEUU, su “campana de la libertad” atrae a millones de turistas, y es un recordatorio de la lucha por los derechos y el avance social de los estadounidenses de a pie.

“Nos remonta al pasado fundacional de nuestro país, pero nos conduce al futuro… muchos quedaron fuera de la Constitución, pero ahora soy parte de eso; nos tocó luchar y nos toca seguir luchando, así sea peleando, empujando, o protestando. Filadelfia nos recuerda todo eso”, resumió.

En Filadelfia, la convención demócrata tendrá sabor latino
Daughtry afirmó que, como reverenda de la iglesia “House of the Lord”, en la capital estadounidense, se apoya en una fe viviente, que traslada sus principios bíblicos a la lucha por las necesidades básicas de los votantes, ya sea agua potable en Flint (Michigan), aire puro o acceso a la canasta básica y oportunidades educativas.

El “factor Sanders”

El senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, no consiguió los 2,383 delegados necesarios para alzarse con la nominación y, aunque no ha suspendido su campaña presidencial, ha dicho que votará por Clinton para evitar que el republicano Donald Trump se instale en la Casa Blanca.

Preguntada sobre el efecto de Sanders y su “revolución política” en el pleno de la convención, Daughtry afirmó que el senador juega un papel importante para la unidad del Partido Demócrata, comenzando con ayudar a sus millones de partidarios en su “proceso de duelo”.

“El senador Sanders ha insuflado energía a un segmento del electorado, a gente que ha dejado el corazón y el alma en su campaña. Ahora le toca hablar con sus seguidores, que se sienten decepcionados y atraviesan las cinco etapas de duelo, y ayudarlos a avanzar hacia una estrategia para la contienda general, en la que todos tenemos que unirnos”, observó.

Para Daughtry, el compromiso de Sanders de impedir el triunfo de Trump,  implica que participará en actos electorales y ayudará a sus seguidores a cerrar filas en torno a Clinton.

Además del impacto económico de la convención –unos $300 millones en la economía local-, “habrá muchas sorpresas… será muy emocionante, y tendremos todas las buenas celebridades; no se la pueden perder!”, puntualizó Daughtry.