Sin opciones, niños de la calle en Latinoamérica aumentan uso de drogas

Departamento de Estado realiza primer encuentro de su tipo para responder a creciente fenómeno de drogadicción en niños y jóvenes
Sin opciones, niños de la calle en Latinoamérica aumentan uso de drogas
Foto: @StateINL

WASHINGTON.- Sin hogar y sin opciones, los niños y jóvenes que deambulan las calles de América Latina empuñando frascos de inhalantes o pegamento para drogarse, ahora tienen en la cocaína “crack” un “veneno” barato y más accesible, y EEUU busca ampliar las ayudas para combatir el “espeluznante” problema.

En lo que se considera el primer encuentro de su tipo, el Departamento de Estado congrega desde hoy y hasta el próximo miércoles a expertos de organismos internacionales y no gubernamentales para analizar el creciente problema de niños que han pasado de inhalantes caseros, disolventes o pegamento, a la cocaína y los opioides.

//platform.twitter.com/widgets.js

Se desconocen las verdaderas dimensiones del problema, salvo testimonios y anécdotas, precisamente porque estos niños y jóvenes viven en la calle, rechazados o abandonados por sus familias, y muy pocos recurren a albergues donde éstos existan.

En entrevista con este diario, el embajador Luis Arreaga, un funcionario de alto rango de la Oficina Internacional para Asuntos Antinarcóticos y Policiales (INL, en inglés), explicó que el asunto tiene “dimensiones espeluznantes” en algunos países.

El diplomático Luis Arreaga advirtió de que el uso de drogas entre niños y jóvenes, incluyendo niños de la calle, tiene "dimensiones espeluznantes". Foto: María Peña/Impremedia
El diplomático Luis Arreaga advirtió de que el uso de drogas entre niños y jóvenes, incluyendo niños de la calle, tiene “dimensiones espeluznantes”. Foto: María Peña/Impremedia

“En los últimos años se ha detectado una tendencia que va creciendo a nivel mundial del abuso de las drogas de niños muy pequeños, algunos de cuatro o cinco años de edad. Vemos que el 90% de los niños de la calle está utilizando drogas,  nos llegan anécdotas de que niños le venden drogas a otros niños, e incluso los mismos padres se las dan”, dijo Arreaga, de origen guatemalteco.

Por ahora, la mayor parte del trabajo del Departamento de Estado se lleva a cabo en países de Asia, como Afganistán, Pakistán, e India, pero las autoridades de EEUU han nota recientemente una tendencia en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay.

//platform.twitter.com/widgets.js

“En esos países, antes los jovencitos lo que hacían era inhalar pegamento, pero como los precios de esos productos han aumentado, ahora la pasta básica de cocaína, la cocaína, son más disponibles… igual de grave es que los narcotraficantes mezclan estas drogas con adulterantes sumamente nocivos”, explicó Arreaga.

En Argentina, por ejemplo, se han documentado casos de cómo los vendedores de droga pulverizan los bombillos y los mezclan con las drogas, causando mayores problemas de salud para los jóvenes.

Arreaga, el “número dos” de la oficina de INL, explicó que el objetivo del encuentro es juntar a expertos de la comunidad científica, los proveedores de servicios de salud, para desarrollar programas “integrales” a largo plazo de tratamiento contra la drogadicción.

El encuentro en Washington es el último paso hacia la meta final de lanzar una “plataforma” universal de tratamiento, prevención y rehabilitación para niños y jóvenes de hasta 12 años de edad que corren alto riesgo de caer en la drogadicción.

“El riesgo es altísimo porque los que trafican al mayoreo pagan con la droga a las pandillas, que son como sus soldados, y estas pandillas tratan de promover esto” con los jóvenes, advirtió Arteaga.

De hecho, la violencia, la amenaza de las pandillas y del crimen organizado son factores que contribuyen a la constante emigración ilegal de niños no acompañados desde Centroamérica, problema para el cual EEUU ha destinado $750 millones, específicamente para El Salvador, Honduras y Guatemala.

Parte de esos fondos se ha destinado a programas para la seguridad ciudadana,  la creación de empleos y mayor vigilancia policial y, según Arteaga,  esta estrategia ha reducido las tasas de homicidio, si bien reconoció que “hace falta hacer más, porque hay muchos desafíos“.

“Considerando las circunstancias de la región, creo que los gobiernos de los tres países han demostrado  buenos logros: han aumentado las extradiciones, la interdicción de drogas, y estamos trabajando para establecer una policía comunitaria, porque la policía no puede ser una institución a la que la gente le tenga miedo”, precisó.

Por su parte, Brian Morales, a cargo del programa para reducir la demanda de las drogas dentro de la oficina de INL, dijo a este diario que a EEUU le preocupa que la tendencia en Sudamérica se pueda propagar a Centroamérica “porque está en la misma ruta de los narcotraficantes”.

Brian Morales, un funcionario de alto rango del Departamento de Estado, dijo que a EEUU le preocupa el aumento del consumo de drogas entre jóvenes en América Latina. Foto: María Peña/Impremedia
Brian Morales, un funcionario de alto rango del Departamento de Estado, dijo que a EEUU le preocupa el aumento del consumo de drogas entre jóvenes en América Latina. Foto: María Peña/Impremedia

Los inhalantes, disolventes y pegamentos sirven como sedantes, en cambio la cocaína los estimula, los vuelve agresivos, y los conduce a cometer más crímenes y violencia para mantener el hábito. Si ya lo están haciendo a los 10 años, ¿Dónde irán a parar cuando tengan 18 ó 20 años?… es crítico responder a esto en las etapas tempranas, porque nos preocupa que esto agrave el problema de las pandillas“, advirtió Morales.

Según el Departamento de Estado,  las ayudas que ha ofrecido EEUU en casi 50 países ya están rindiendo resultados,  a través de programas de tratamiento de drogas para “centenares” de niños en Afganistán; programas de tratamiento psicológico alternativo en Paraguay, y otras iniciativas en los países más golpeados por este fenómeno.

//platform.twitter.com/widgets.js

EEUU también realiza trabajos conjuntos con organizaciones multilaterales, entre éstas Naciones Unidas, la Organización Panamericana de la Salud,  la Organización de Estados Americanos (OEA), y el denominado “Plan Colombo”, creado en 1951 para el desarrollo social y económico en Asia.

En diciembre próximo, EEUU realizará una conferencia mundial en Brasil, en la que se prevé la difusión de estrategias para ayudar a países de América Latina a adoptar mejores prácticas contra la drogadicción de jóvenes.