¿Contratista independiente o empleado?

La clasificación errónea de tu estatus afecta tu salario y beneficios
¿Contratista independiente o empleado?
Los contratistas independiente no gozan de los beneficios de los empleados.
Foto: Archivo / Shutterstock

LOS ÁNGELES

De un día para el otro, llegas a tu trabajo y tu empleador te comunica que, si bien continuarás haciendo la misma labor, en lugar de ser empleado de la empresa te has convertido en contratista independiente.

“¿Cómo es posible?”, te preguntas. La labor es la misma, la empresa es la misma, no han contratado a nadie para que haga tu trabajo, y sin embargo te quedaste sin los beneficios de cobrar horas extras, de tener seguro de salud, días libres, vacaciones, o  seguro por desempleo.

Lamentablemente esta situación no es única, ni nueva.  El Departamento de Trabajo de EEUU reporta que existen numerosos casos de clasificación errónea de empleados como contratistas independientes.

Esta clasificación errónea perjudica no sólo al trabajador, que se queda sin beneficios, sino también al gobierno, ya que se traduce en pérdida de aportes de impuestos, y de fondos de desempleo y compensación al trabajador, perjudicando a la economía.  

Si crees que has sido víctima de una clasificación errónea en tu lugar de trabajo, puedes reportarlo a https://www.dol.gov. La página del Departamento de Trabajo tiene una lista con información sobre las oficinas que corresponden a cada estado, para que puedas contactar al centro más cercano a tu domicilio.

Para que puedas identificar cuál es la clasificación laboral que aplica en tu caso, compartimos algunas de las diferencias que existen entre empleado y contratista independiente:

  • Un empleado generalmente trabaja sólo para un empleador; mientras que el contratista independiente provee servicios para más de una empresa.
  • Un empleado trabaja en el lugar de trabajo del empleador; mientras que el contratista lo hace desde su casa o su propia oficina.
  • Un empleado no cubre los costos relacionados con el trabajo; mientras que el contratista paga por el costo de los materiales necesarios para la labor.
  • Un empleado trabaja las horas determinadas por su empleador; mientras que el contratista decide cuál es su horario.
  • El salario de un empleado tiene deducciones de impuestos, seguro social y Medicare, entre otras. El pago de un contratista no tiene deducciones.
  • Un empleado tiene beneficios de seguro médico, horas libres, vacaciones, seguro de desempleo, entre otros. Un contratista independiente no califica para ninguno de estos beneficios.