Videos imperdibles: Recrean a Río de Janeiro en una maqueta de Lego

El proyecto fue iniciativa de Dinamarca, cuna de la famosa marca de ladrillos de juguete como homenaje a la ciudad como sede de los primeros Juegos Olímpicos en América del Sur

¡Ojalá las atracciones de Río de Janeiro quedaran tan cerca unas de otras! En apenas 20 metros cuadrados ahí están el morro del Corcovado y la estatua del Cristo Redentor, el morro del Pan de Azúcar, el Sambódromo, el estadios Maracaná y Engenhão, los Arcos de Lapa, las playas de Copacabana e Ipanema, una favela, la Catedral, el Museo del Mañana y hasta el Parque Olímpico de Barra de Tijuca. Todos reproducidos en miniatura en una gigantesca maqueta realizada con 947,000 piezas de Lego que fue presentada ayer.

El proyecto fue iniciativa de Dinamarca, cuna de la famosa marca de ladrillos de juguete fundada en 1932 por la familia Kirk Kristiansen, como homenaje a Río como sede de los primeros Juegos Olímpicos en América del Sur, y retrata 25 de los íconos de la Cidade Maravilhosa. Instalada dentro de una gran estructura montada en el Boulevard Olímpico, en la nueva Orla Conde del Centro carioca, la maqueta podrá ser visitada por el público a partir del viernes, después de la inauguración de los Juegos.

Con un peso de una tonelada y media, y un metro de altura, se trata de la mayor construcción jamás realizada por Lego en América latina, concebida por tres de los “maestros constructores” de Lego, Paul Chrzan, Dan Steininger y Chris Steininger, estos dos últimos, padre e hijo. Y, como los lugares que reproduce, promete convertirse en un atractivo más de Río ya que una vez que acaben el megaevento deportivo será donada a la ciudad para que la exhiba en uno de sus museos.

“Fue un esfuerzo hecho por unas 200 personas en tres países, Dinamarca, Estados Unidos y la República Checa, que trabajamos por separado durante siete meses y luego juntamos todos los bloques acá en las últimas semanas”, contó a LA NACION Paul Chrzan, de 54 años, quien destacó que ninguno de los tres diseñadores había estado nunca en Río así que se guiaron por fotos de Google Images para copiar los sitios.

“Utilizamos una decena de escalas diferentes, no sólo porque si no todos los lugares no cabrían juntos en este espacio sino porque queríamos desafiar un poco la lógica, igual que lo construiría un niño; fue loco y divertido”, apuntó replicando en cierta manera el lema de la marca danesa, “inspirar a los constructores del mañana“.

La fantástica maqueta no será la única presencia de Lego en Río estos días. La empresa tendrá un puesto propio junto a la Casa Dinamarca, en las arenas del Posto 10 de Ipanema, y, además, vende a través de las tiendas del Comité Organizador Río 2016 muñequitos de las mascotas de estos Juegos, Tom y Vinicius, creados con sus piezas.