Piden en San Francisco “investigar a nuestros investigadores”

La Comisión Cinta Azul analiza los problemas de abuso en la Policía y plantea soluciones, entre ellas que las autoridades sean sometidas a fiscalización y rendición de cuentas de modo independiente

Panelistas que formaron parte del foro donde se discutió sobre los problemas internos de la Policía de San Francisco.
Panelistas que formaron parte del foro donde se discutió sobre los problemas internos de la Policía de San Francisco.
Foto: Fernando Torres / La Opinión de la Bahía

Las 81 recomendaciones realizadas el mes pasado por la Comisión Cinta Azul se han convertido en una de las iniciativas más importantes a nivel nacional sobre los urgentes cambios al interior de la Policía de San Francisco. Expertos y activistas reunidos en un reciente foro destacaron la importancia de deshacerse de una vetusta cultura policial; de no solo cambiar la forma de pensar sino también cambiar algunas leyes que promueven el secreto y la invulnerabilidad.

Después de que se revelaron una series de textos racistas y homofóbicos entre miembros de la policía de la ciudad, la Comisión Cinta Azul (CCA, conocida en inglés como Blue Ribbon Commission) fue creada por el fiscal general del Condado de San Francisco George Gascón para investigar si es que existe “un racismo institucionalizado y sistemático al interior del Departamento de Policía”.

En un periodo de trabajo que duró más de un año, la Comisión Cinta Azul contó con el apoyo de siete firmas legales, cinco escuelas de derecho y entrevistó a 100 testigos. El mes pasado la Comisión entregó su informe final que reveló 72 problemas específicos al interior del Departamento de Policía y 81 recomendaciones para solucionar la crisis por la cual atraviesa el Departamento. San Francisco tiene ahora un “plan de ruta que nos hará avanzar para hacer de la policía una institución transparente, justa y confiable”, aseveró el presidente de la comisión, el juez retirado Cruz Reynoso.

Hablando en un foro denominado “Investigar a nuestros investigadores” (Policing the Police), Reynoso dijo que algunos de los descubrimientos más críticos de la Comisión fueron que en el 2015 la policía detuvo y allanó a más afroamericanos y latinos que cualquier otra raza a pesar de que estas comunidades “tienen menos probabilidades de tener o poseer material ilegal”. Lo mas “problemático” dijo el conocido juez latino, fue el hecho de que el 70% de los individuos tiroteados por la policía entre 2010 y 2015 fueron afroamericanos o hispanos.

El problema es profundo, según expertos

Organizado por el Club Commonwealth, el foro se desarrolló el pasado lunes 1 de agosto en la Iglesia Glide en el centro de la ciudad. Más de 500 personas escucharon con atención a los panelistas que por más de dos horas discutieron los problemas y las reformas propuestas para enmendar a un cuerpo policial hundido, según los participantes, en profundos problemas estructurales y culturales.

Los 18 oficiales envueltos en los tiroteos a partir del 2010 no informaron ni anotaron la etnicidad de los fallecidos y los informes sólo fueron escritos en papel, según Reynoso. “La pobre administración de los informes y datos del DPSF ha sido uno de los descubrimientos más críticos del estudio. Esto no solo representa un fracaso en la modernización si no que también tiene su costo en la transparencia policial”, añadió.

La policía acostumbra a hacer sus investigaciones internas, “sin ninguna revisión externa independiente… Ahora entendemos que no es aceptable que la misma policía investigue a la policía”, dijo la jueza LaDoris Cordell, también miembro de la Comisión.

La jueza aseveró que la mayoría de los 18,000 departamentos de policía en el país “no tienen civiles independientes que los vigilen… No le estamos diciendo a la policía lo que tiene que hacer. Lo que ciertamente se quiere hacer es hacerlos responsables” y eso se logra “cuando hay individuos independientes investigándolos”, dijo.

Uno de los momentos más dramáticos del foro fue cuando el comediante Kamau Bell reveló el hecho de que no había policías presentes. “¿Dónde está la policía? Hemos creado un forma de pensar donde la policía siente que está separada del resto. Es indicativo de que hemos llegado a un punto en la sociedad en que la policía no viene a este tipo de eventos porque no se siente responsable con el resto de nosotros”.

Al rato, los organizadores informaron que había policías de civil presenciando el foro. Entre ellos el vicejefe Mikail Ali. Inmediatamente Bell se paró de su asiento y lo invitó a subirse al escenario. “Queremos saber lo que la comunidad tiene que decir. Correcta o equivocadamente tenemos la responsabilidad de escuchar y hacer algo con respecto a las preocupaciones y precisamente por eso estoy aquí”, dijo Ali.

“La policía debe también obedecer la ley”: Van Jones

El activista y comentarista de CNN Van Jones dijo que uno de los problemas más grandes es el entendimiento de que la ley debe de ser obedecida por todos. “Nadie odia a la policía, es puro sentido común. Nadie odia a los arquitectos ni a los constructores, pero queremos a los inspectores para asegurarnos que todo esté bien [construido] … Yo soy un radical y tengo ideas radicales: ¡La policía debe también obedecer la ley!”, exclamó Jones.

Cuando el 6 de abril de1996, Mark García fue detenido, rociado con aerosol de pimienta (pepper spray) y golpeado, “hasta la muerte; ahí, en el Distrito de la Misión, uno de los que lo arrestó fue el capitán Suhr. Y de capitán, ese brutal policía, llegó a ser Jefe de Policía. En ese tiempo ya la gente marchaba, ya la gente pedía probidad, en ese tiempo la gente pedía investigación”, dijo Jones.

En California existe una Declaración de Derechos de la Policía (DDP). “Si usted hace un reclamo en contra de la policía y si usted quiere saber si ese oficial ha recibido quejas anteriores, la DDP dice ‘usted no puede saber eso. No le incumbe’. Si un oficial ha sido disciplinado y usted quiere saberlo, la DDP dice ‘usted no puede saber esa información”, dijo Cordell, jueza jubilada de la Corte Superior de California.

Las filmaciones de las cámaras de video de la policía son ahora parte de los archivos personales de estos, por lo tanto son confidenciales, lo que significa que “si usted ha sido víctima de la policía y quiere ver el video no puede. Es importante cambiar los corazones y las mentes pero también es importante cambiar algunas leyes”, concluyó Cordell.

El informe final

El informe final de la Comisión Cinta Azul se puede encontrar en ingles en el sitio internet del Fiscal General del Distrito: http://sfdistrictattorney.org/sites/default/files/Document/BRP_report.pdf