Alex Rodríguez, un pecador confeso sin perdón posible

Para Alex Rodríguez haber consumido esteroides fue menos grave que negarlo y tratar de engañar de manera sistemática
Alex Rodríguez, un pecador confeso sin perdón posible
Alex Rodríguez el día de su comparecencia ante los medios para anunciar su retiro.
Foto: Jairo Giraldo / El Diario NY

Era la cara del nuevo béisbol. Desde que despuntó en Seattle y Lou Pinella supo que no tenía cómo rodearlo para construir a los nuevos Marineros, fue demasiado obvio que tenía los minutos contados en el lejano Oeste.

Eso también lo supo Tom Hicks el viejo dueño de los Rangers de Texas quien sin ninguna mesura le ofreció 252 millones por diez años. Allí empezaron las penas para Alex Rodríguez porque si bien él arribó a Rangers en 2001 con apenas 25 añitos, allí en aquel clubhouse –donde también había muchos peloteros honrados-  ya existía la cultura del uso de esteorides y demás linduras para mejorar el rendimiento.

Sólo estuvo allí 2001-02 y 03, pero fue donde le vio la cara al diablo y aprendió qué, cómo, cuándo y dónde en materia de sustancias prohibidas y para su desventura hasta allí se movió el retrovisor de la historia hasta encontrar  el origen de sus pecados.

Allí en aquel lineup estaban Juan González y Rafael Palmeiro, dos grandes peloteros vinculados al consumo de sustancias prohibidas y había estado José Canseco (1992, ‘93 y ‘94) quien llegaría a ser pieza clave en el destape de aquellas miserias  cuando publicó su libro ‘Juiced’ en 2005 para ponerle nombres y rostros a la situación y a los rumores fisonomía de escándalo.

No había por entonces prohibición ni control al uso de esteroides  y por eso Mark McGwire y Sammy Sosa –y muchos más-  hicieron de las suyas en aquellos años locos en los que se rompieron todos los récords de cuadrangulares. Recién en 2003 la MLB y el sindicato de Jugadores acuerdan la poliza de prohibición con efectos a partir de la temporada 2004.

 

A-Rod es el béisbol

A pesar de eso Alex Rodríguez , ya contaminado, pero guardando su secreto,  era la cara del béisbol.  Dejó en 2004 Rangers y llegó a los Yankees para seguir siendo el jugador mejor pagado del béisbol aunque ya era un secreto a voces que sus números no eran del todo limpios.

Ya por entonces el senador demórata George J. Mitchell dirigía una investigación independiente sobre el uso rampante de esteroides en el béisbol. Fueron 21 meses  de trabajo y el documento de 409 páginas  que fue publicado el 13 de diciembre de 2007 llegó a conclusiones tan devatadoras que acabó dando la razón a José Canseco sobre sus denuncias.

Había 104 nombres, bajo reserva, de quienes había información consistente de que habían usado PED’s (Perfomance Enhancing Drug)  y aunque por un tiempo la lista completa de los jugadores incluidos en el “Mitchell Report” se mantuvo en secreto, hay un hecho que lo va a cambiar todo.

Los periodistas Selena Roberts y David Epstein publicaron el 7 de febrero de 2009  un artículo en Sport Illustrated en el que afirmaban que Alex Rodríguez estaba en la lista del mencionado informe.

Él lo negó todo y exigió de la revista una disculpa, pero apenas dos días después frente ante el reputado reportero Peter Gammons de ESPN aceptó que sí había consumido esteroides.

“Cuando yo llegué de Texas en 2001 sentí una enorme presión. Sentí como si todo el peso del mundo cayera encima de mí y necesité estar en ejercicio de cosas, de cosas al más alto nivel  cada día”, emepzó diciendo Rodríguez a Gammons en entrevista exclusiva en Miami Beach.

“Por entonces [el béisbol] era una cultura diferente.  Aquello era muy desatado y yo era muy joven. Yo fui estúpido. Yo fui ingenuo. Y yo quise probar a todos que yo valía para ser uno de los grandes jugadores de todos los tiempos”, dijo Alex. “Yo tomé sustancias prohibidas y por eso estoy profundamente arrepentido”, añadió.

Una primera interpretación de los hechos diría que Alex Rodríguez acorralado por las denuncias de Sport Illustrated buscó una línea de menor resistencia para reducir al mínimo los daños. Le pareció bien aceptar que había consumido en 2001,’02 y ’03 cuando no estaba prohibido.

Mala idea.

Porque aunque fue a partir de 2004 que se empezó a sancionar a los usuarios de sustancias prohibidas, Alex Rodríguez no pudo quitarse la sanción moral.

Esperaban demasiado del pelotero que cobraba demasiado. Alguien que cobra 25 millones por año tiene que ser no sólo un formidable atleta sino moralmente perfecto.

Quedó como un mentiroso ante la sociedad y ante los medios como un charlatán cuyos logros en lo sucesivo serían marcados con asterisco.

En rigor el desplome de la imagen de Alex Rodríguez pudo haber sido excesivo si tenemos en cuenta que hombres como Jason Giambi y Andy Pettitte pusieron la cara y aceptaron sus culpas y nadie les cobra nada.

Pero la reiteración en su anticonducta sí acabó por hundirlo.

Ya tenía el pecado de los oscuros pasillos del ‘clubhouse’ de los Rangers que había confesado a Gammons de ESPN y con ello había agotado el límite de todas las tolerancias.

Acaso una vida ejemplar dentro y fuera de los campos lo habría redimido, y aún eso está en duda, pero su vínculo con el escándalo de la clínica Biogenesis en el que primero negó, luego demandó y finalmente aceptó ante la DEA que había consumido  PED’s en 2010, ’11 y 12’ acabó de convertirlo en una persona en la que nadie podría confiar.

La MLB tuvo entonces a mano una segunda prueba de reincidencia como consumidor y lo sancionó con 211 partidos que luego llegaron a ser sólo 162, pero que le liquidaron toda la temporada 2014.

A pesar de haber tenido un 2015  mejor de lo esperado, este 2016 ya era un camino de penas cuando él mismo decidio que le bajaba el telón a su carrera.

La pesada mochila de sus equivocaciones es algo que llevará siempre y de su legado se encargará el paso del tiempo.

Hechos que rompieron la credibilidad de A-Rod

-Alex Rodríguez empezó a consumir esteroides durante su estadía en los Rangers de Texas (2001, ’02 y ’03).

-Selena Roberts  y  David Epstein de Sport Illustrate publicaron el  7 de febrero de 2009 que Alex  Rodríguez estaba incluido en el “Mitchell Report” y que era uno de los 104 beisbolistas de los que existan pruebas de usar PED’s.

-En 9 de febrero A-Rod, ante la inminencia de que se conocieran detalles sobre su situación, confiesa a Peter Gammons de ESPN que él consumió esteroides cuando jugó en los Rangers de Texas.

-En el escándalo de Biogénesis A-Rod negó todo y el 11 de enero de 2014 emitió una declaración: “He sido claro que yo no uso sustancias para mejorar el rendimiento… y para demostrarlo, voy a llevar esta lucha a un tribunal federal”.

-El 29 de enero de 2014 ante la Administración para el Control de Drogas (DEA) y frente a los agentes federales y fiscales que le concedieron inmunidad, y bajo juramento, Alex Rodríguez aceptó que había sido consumidor entre finales de 2010 y octubre de 2012.

-La declaración de A-Rod sirvió de prueba contra Anthony  Bosh, dueño de la clínica Biogénesis de Coral Gables y contra su primo y asistente por varios años, Yuri Sucart.

FRASE DE A-ROD

“Mis años es los Yankees han sido todos limpios, eso lo sostengo y lo defenderé siempre”. A-Rod

(Pero luego aceptó ante la DEA que había consumido esteroides desde finales de 2010 y hasta octubre de 2012)

CUIDADO CON EL CHORRO

Según Rodríguez: “Bosch recomienda que use sólo la orina a mitad de camino para las pruebas de drogas de las Grandes Ligas”. El falso medico, según cita de ‘El Nuevo Herald’, recomendaba no usar la orina del principio ni el fin del chorro.