Cuando tu compañero de viaje se convierte en una pesadilla

Cuando tu compañero de viaje se convierte en una pesadilla
Nada peor que un copiloto desatento.
Foto: Volvo

Sabemos que es bueno contar con un copiloto competente, y más cuando se trata de hacer viajes largos, pero también siempre hay alguien que desentona y hace que cualquier trayecto se convierta en una eternidad. A continuación, algunos ejemplos típicos.

Confianzudo

Sí, nunca falta el acompañante que no le importa lo que el conductor prefiera y es capaz de ir cambiando la estación del radio, poner música desde su teléfono, bajar el vidrio, aunque lleven el aire acondicionado prendido, fumar, etcétera… unas verdaderas pesadillas. Ah bueno, y de repente se atreven a mover alguna palanca o a prender luces.

Desconfiado

Horrible es el compañero de viaje que se va deteniendo contra el tablero (salpicadero) cada que uno frena y a veces hasta hacen mímica de una supuesta frenada, aunque de su lado, obviamente, ni siquiera hay pedales. Señores, relájense, no van a lograr nada con ese estrés.

Experto

Se sabe las mejores rutas, se sabe los mejores atajos, te da los mejores consejos de manejo, te dice cuánto más de combustible vas a consumir y cuánto te hubieras ahorrado si le hubieras hecho caso… ¡FUERA DEL AUTO!

Miedoso

Otro ejemplar muy curioso es ese que hace alguna exclamación a un volumen bajo (“aaayyy”, uuufff”, “híjole”) cuando pasa un camión “cerca” (unos 200 metros –ok, exageramos-). Si llueve un poquito mejor cierran los ojos y tampoco se extraña que le tengan pánico a las luces de las patrullas.

Aburrido

Clásico que nadie habla y el silencio se vuelve incómodo. A ver, si quisiéramos ir solos y en silencio mejor mandamos a los demás en autobús o en algún otro transporte. Esos que van en el asiento del copiloto y se quedan dormidos, merecen cadena perpetua.

Tragones

Si hay algo que odiamos los que amamos los autos es que alguien lo use como restaurante. Si el dueño del auto no lo hace, MENOS LOS PASAJEROS. Los alimentos que nunca deberían de entrar a un auto son: galletas, pan, chocolates y frituras. A comer a su casa.

Maleducado

Aquella persona que se la pasa piropeando chicas, buscando pelea con los otros autos, haciendo señas obscenas y de vez en cuando se le ocurre, en el caso de viajar en las plazas traseras, de ir golpeando con el pie el respaldo de adelante… como pequeñito en el cine.

Criticón

Es ese que te dice cómo cambiar la velocidad, cómo tomar el volante, cómo acomodar el asiento, cómo frenar, cómo acelerar, cuándo prender las luces, cuándo prender los limpiadores… (al final son de los que peor manejan).