Programa de incentivos de vivienda asequible en L.A. no es suficiente

Un nuevo informe del controlador de la ciudad muestra que los esfuerzos se están quedando cortos

El último conteo encontró un aumento de personas viviendo en las calles de LA.
El último conteo encontró un aumento de personas viviendo en las calles de LA.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Los Ángeles está bajo la necesidad de conseguir toda la vivienda asequible posible y ha estado tratando de convencer a los desarrolladores de que construyan más. Pero un nuevo informe del controlador de la ciudad muestra que los esfuerzos se están quedando cortos.

Un programa que permite a los desarrolladores construir más edificios de apartamentos, siempre y cuando aparten unidades para residentes de bajos a moderados ingresos, ha generado un número insuficiente de viviendas asequibles, según una auditoría del controlador de la ciudad, Ron Galperin.

Se encontró que solo 329 de las 4,463 unidades asequibles añadidas a través de los bonos de densidad entre 2008 y 2014 estaban en desarrollos de la tasa mercado. El resto estaba en proyectos de vivienda totalmente asequibles.

Galperin dijo que quería ver qué tan bien se estaba ejecutando el llamado programa de bonos por densidad. Cuando la ciudad adoptó este programa en 2008, a los críticos les preocupaba que el desarrollo se desmoronara. Pero Galperin dijo que esas dudas ahora parecen ser infundadas.

Un bono de densidad permite a un constructor privado añadir hasta un 35% más de unidades a un edificio de lo que se ha permitido en el lugar. A cambio, deben costear el precio asequible en hasta un 30% de sus unidades. Las cifras exactas dependerán si los inquilinos son de ingresos bajos o moderados.

El informe del controlador municipal dice que la ciudad necesita ver cómo conseguir más constructores para participar en el programa, quizás subiendo los bonos de las unidades de la prima que consiguen.

Galperin sugirió sacar el máximo de las unidades asequibles generadas por el programa.

Por ejemplo, el programa podría permitir a los constructores ubicar sus unidades asequibles en otra locación “en un edificio de tres o cuatro pisos con estructura de madera”, y por lo tanto menos costoso de construir que un edificio residencial de gran altura, que requiere un precio más alto en materiales, dijo Galperin.

“Puedes crear más unidades por los mismos dólares”, añadió.

El informe también encontró que la ciudad necesita hacer un mejor trabajo de vigilar la cantidad de vivienda asequible que tiene. Los auditores pasaron meses intentando determinar el número exacto de unidades, dijo Galperin.

El concejal Mike Bonin, cuyo distrito incluye a Venice, presentó una moción el martes que ordena a los departamentos de la ciudad a informar sobre cómo podrían mejorar el sistema de seguimiento de viviendas asequibles y también cómo pueden asegurarse de que los que viven en las unidades son realmente elegibles.

Para muchos constructores, no tiene sentido fiscal incluir viviendas asequibles, dijo Eric Sussman, un constructor que da clases en el Centro Ziman de Bienes Raices de UCLA. Sussman dijo que la vivienda asequible “pone un tope a mi alquiler, y crea mucho más papeleo y carga administrativa”.

“Los desarrolladores son lo mayor capitalistas posibles. Te gusten o no, los quieras o los odies, es sólo economía”, dijo Sussman.