Hay hasta 63,000 niños sin hogar en Los Ángeles

La cifra ha crecido con respecto a 2015, cuando se contabilizaron 54,000 menores desamparados en el condado
Sigue a La Opinión en Facebook
Hay hasta 63,000 niños sin hogar en Los Ángeles
Las escuelas del distrito reconocen las dificultades que afrontan para cubrir las necesidades específicas de estos niños.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Un recuento entre los estudiantes de las escuelas públicas y chárter del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) arrojó la cifra de casi 63,000 alumnos sin hogar en el último año escolar de 2015 a 2016.

La cifra se ha incrementado en un 17% con respecto al año pasado. El conteo del año escolar 2014 a 2015 descubrió a 54,000 estudiantes desamparados, aunque la Oficina de Educación del condado, que es quien recoge los números, reconoce que parte del aumento puede deberse a una mala metodología que llevara a subestimar la cantidad de menores sin hogar el año anterior.

Aun así, señalan, la principal causa de que el número de personas (entre ellas los niños) sin hogar vaya en aumento se encuentra en la crisis de vivienda de la ciudad, con una cantidad insuficiente de alojamiento y precios que suben a un ritmo mayor del que lo hacen los salarios.

Cada vez más familias tienen que compartir alojamiento, vivir en casas de familiares o amigos, en garajes, en sus vehículos o en albergues, algunas incluso en la calle. Los niños que viven en estas condiciones tienen una serie de necesidades especiales que el distrito escolar tiene el reto de afrontar.

Niños que se mudan con frecuencia, que no tienen forma de desplazarse hasta las escuelas, y que lidian con un clima familiar de gran estrés. El LAUSD prioriza a estos alumnos para que reciban servicios de orientación y terapia, cuidados después de la escuela y participen en programas de verano. El distrito también lleva a cabo colectas de fondos con los que comprar material escolar, productos de higiene y uniformes para estos niños.

Pero está limitado por su presupuesto, dijo a KPCC Nancy Gutiérrez, la coordinadora de los desamparados del LAUSD. De unos $3 millones al año aproximadamente, se dedica sobre todo a financiar a los consejeros que visitan unas 1,250 escuelas por todo el distrito ofreciendo sus servicios a los estudiantes sin hogar. Algo que, para un distrito con varios miles de alumnos identificados como desamparados, considera solo “una gota en un vaso de agua”.

Hay que tener en cuenta, además, que aquellos niños que viven en casa de conocidos de sus familia o en un motel no son considerados como desamparados por el U.S. Housing and Urban Development Department, ya que técnicamente tienen un techo sobre sus cabezas y por tanto no reciben ayuda de este departamento.

No hay datos comprensivos a nivel local sobre cómo afecta su situación al desempeño escolar de los niños sin hogar, aunque sí se sabe que a nivel nacional el porcentaje de los que terminan su educación está por debajo del 20%. A partir del próximo año escolar, los distritos deberán reportar sus índices de retención escolar de los estudiantes desamparados, es decir, cuántos de ellos permanecen en la escuela.