Denuncian a guardia de prisión del condado de L.A. por permitir una paliza

La querella alega que el acusado miró hacia otro lado mientras varios reclusos asaltaban a otro
Denuncian a guardia de prisión del condado de L.A. por permitir una paliza
El acusado fue dado de baja sin remunerar tras una denuncia de la víctima, y ahora enfrenta cargos por asalto.
Foto: Archivo/La Opinión

Fiscales del condado de Los Ángeles han demandado a un guardia de una de las prisiones del condado por presuntamente permitir que un recluso sufriera una paliza a manos de otros presos.

De acuerdo a la víctima, Saul Steve Lira, el guarda auxiliar Jonathan Grijalva ignoró deliberadamente la emboscada que le tendieron tres reclusos del mismo centro el 15 de febrero de 2014 y en la que sufrió considerables heridas como una mandíbula y nariz rotas y una concusión.

Además, Lira asegura que Grijalva, de 28 años y quien ha trabajado para el departamento desde que tenía 19, se negó después a proporcionarle atención médica.

Lira presentó una queja legal ante el condado y una demanda federal contra el Departamento del Sheriff denunciando el incidente dos meses después de que tuviera lugar, tras haber mentido en un primer momento sobre el origen de sus lesiones (afirmó que se había caído en la ducha) por miedo a sufrir represalias por parte de otros reclusos.

Según alegaba en la denuncia, se metió en problemas con un recluso  descrito como “shot-caller”, es decir, con relativo poder y capacidad de influencia entre otros presos. Presuntamente, dicho reo habló con Grijalba, que supervisaba el dormitorio, tras lo cual este se alejó y fue el momento en que Lira sufrió la agresión.

Después, cuando acudió a Grijalba para pedirle asistencia sanitaria, afirmaba Lira en la demanda, le dijo que esperara y no hizo nada por ayudarle hasta que terminó su turno varias horas más tarde.

El Departamento del Sheriff tomó en serio la querella de Lira y Grijalva fue obligado a tomarse la baja administrativa no remunerada desde octubre de 2014 y se instalaron más de 100 cámaras de seguridad en la prisión donde estuvo retenido Lira, la North County Correctional Facility. La demanda se resolvió por un acuerdo de 8,000 dólares.

El pasado noviembre, la fiscalía decidió presentar cargos de asalto contra Grijalva y otro preso de la cárcel, Raul McDonald, acusado de montar guardia mientras ocurría la agresión. Ambos se declararon no culpables.

Lira, de 34 años, entró en prisión en enero de 2014 por una violación de la libertad condicional. Previamente había estado encarcelado por una serie de crímenes entre los que se incluyen robo, asalto con un arma de fuego y robo vehicular.

Quedó en libertad aproximadamente un mes después de que se produjera la agresión, pero actualmente se encuentra de nuevo en prisión por posesión de armas de fuego, de acuerdo al Los Angeles Times.