La clave para conseguir el mejor préstamo para la hipoteca

Estos pasos te ayudarán a convertirte en un candidato atractivo para una hipoteca
La clave para conseguir el mejor préstamo para la hipoteca

Para algunos, una gran hipoteca puede significar conseguir una tasa de interés baja. Para otros, un anticipo más bajo puede ser atractivo, aunque signifique pagar una tasa de interés cada vez más alta.

No importa qué signifique una buena hipoteca para ti, para mejorar tus probabilidades de conseguir el tipo de hipoteca que necesitas, comienza a planificar ahora.

“Si esperas a concentrarte en tus finanzas hasta pocas semanas antes de solicitar una hipoteca, no hay mucho que puedas hacer para mejorar tu solicitud,” dice Jack Pritchard, director de operaciones del sitio web Mortgage Professor. “Pero cuando te quedan meses por delante, hay mucho que puedes hacer para fortalecer tu posición”.

Aquí te mostramos cómo convertirte en un mejor candidato antes de que el banco analice tu solicitud:

Gasta menos. Mantener el saldo de tus tarjetas de crédito lo más bajo posible es una parte fundamental para obtener la tasa de interés más baja. No empieces el 2017 con resaca de gastos. “Cada vez que los saldos sin pagar de tus tarjetas de crédito superan el 30% del límite total de la tarjeta en todas tus tarjetas, baja tu calificación crediticia”, dice Joe Parsons, gerente de sucursal de Calliber Home Loans en Dublin, California. Tu calificación crediticia es un factor fundamental para determinar si calificas para una hipoteca y conseguir las mejores condiciones.

Si el límite de la relación entre la deuda y el crédito ya superó el 30%, intenta reducir los saldos en los próximos meses, dice Parsons. Ahí es cuando entra en juego la posibilidad de asignar lo que pensabas gastar en vacaciones para pagar los saldos de las tarjetas de crédito. Otra buena idea: llama a cada emisor de tus tarjetas y solicita un aumento del límite de crédito. En la medida en que no utilices ese crédito, te ayudará a bajar la relación general de uso de esos límites.

Reduce la relación entre tus deudas y tus ingresos. Los prestamistas también mirarán con lupa cuánto de tus ingresos mensuales brutos se destina a pagar tus deudas actuales, que incluyen los saldos de las tarjetas de crédito (el pago mínimo adeudado), los préstamos de estudiante, el pago del auto, la manutención de los niños y la pensión alimenticia. Como regla general, el límite máximo de la relación entre la deuda y los ingresos para que te aprueben una hipoteca es del 45%. La empresa de datos para hipotecas Ellie Mae informa que para hipotecas convencionales en septiembre, la relación promedio entre deuda e ingresos para hipotecas aprobadas para la compra de viviendas nuevas fue de 34% para los préstamos denominados convencionales y 42% para los préstamos asegurados por FHA.

Si tu relación es demasiado alta, no es mucho lo que puedes hacer para cambiar la parte de la ecuación que corresponde a los ingresos. Aunque consiguieras rápidamente un trabajo de tiempo parcial, los prestamistas suelen promediar los ingresos de los últimos 24 meses. Es mejor que te concentres en reducir la deuda o ver si puedes lograr pagar un préstamo existente, como el pago del auto, antes de solicitar una hipoteca.

Apunta a una calificación crediticia más alta. Las condiciones de las hipotecas a menudo se basan en la “banda” de calificación crediticia en la cual entras. Las bandas aumentan con incrementos de 20 puntos, por ejemplo 680-719 y 720-739. Cuanto más alta sea la banda en la que estás, mayor es la probabilidad de que califiques para la tasa hipotecaria más baja.

Las mejores condiciones posibles para las hipotecas están reservadas para los solicitantes con una calificación crediticia FICO de 740 como mínimo. “Tu calificación crediticia es la parte de la solicitud que más fácilmente puedes mejorar en poco tiempo”, dice Pritchard.

Hay muchas maneras en que puedes aumentar tu calificación crediticia. Cada vez que solicitas un crédito, ya sea una tarjeta de crédito o un préstamo, el prestamista verifica tu calificación crediticia. Estas consultas pueden afectar temporalmente tu calificación crediticia. Pritchard recomienda evitarlas los 6 meses previos a la solicitud de la hipoteca.

Parsons dice que los prestamistas suelen verificar tu calificación crediticia en cada una de las 3 empresas de crédito: Equifax, Experian y TransUnion. Generalmente utilizan el puntaje promedio de las 3 para evaluar tu solicitud de hipoteca. Sin embargo, en el caso de las parejas suelen usar la calificación promedio del cónyuge que tenga la calificación crediticia más baja.

Considera pagar un anticipo más alto. Es posible que te aprueben una hipoteca con un anticipo bajo, pero esto generalmente te cuesta más ya que tu prestamista te exigirá que compres un seguro de hipoteca siempre que la plusvalía de la propiedad que estás comprando sea menor al 20%.

Incluso si necesitas hacerlo, puedes limitar el costo aumentando el anticipo. El precio de los seguros de hipoteca se divide en niveles, con intervalos de 5 puntos porcentuales. Por ejemplo, el seguro para un préstamo con un anticipo de 5% costará más que si pagas un anticipo del 10%. Apunta al próximo nivel de 5% más alto. “Me vuelve loco ver a alguien que paga un anticipo del 13%”, dice Pritchard. “Si hubieran logrado pagar un 2% más, habrían calificado para una hipoteca mucho más ventajosa.” Eso es algo a lo que puedes apuntar si comienzas a poner tus finanzas en forma antes de que empieces a visitar casas en venta.

– Carla Fried