El pequeño Gilbert, de 3 años, sufrió quemaduras, cortadas y moretones antes de morir

Su madre y la novia de ella son las principales sospechosas en torturarlo a muerte
El pequeño Gilbert, de 3 años, sufrió quemaduras, cortadas y moretones antes de morir
Connie Escamilla y su novia Kylie Beasley son acusadas de torturar y matar al pequeño Gilbert.
Foto: Cortesía/Policía de Modesto

Una mujer y su novia del norte de California fueron arrestadas bajo sospecha de asesinato después de que el hijo de 3 años de una de ellas muriera tras sufrir quemaduras, laceraciones y moretones en su cuerpo.

El miércoles de la semana pasada, el personal de emergencia fue llamado al complejo de apartamentos Emerald Pointe en la Avenida Standiford de la ciudad de Modesto sobre un reporte de un niño que no estaba respirando, de acuerdo con la portavoz del Departamento de Policía de Modesto, Heather Graves.

Gilbert Escamilla, de 3 años, fue llevado a un hospital local en estado crítico y posteriormente fue trasladado al Valley Children’s Hospital de Madera. A temprana hora del jueves, los detectives fueron notificados de que el niño no había sobrevivido.

La causa de muerte no se ha determinado, pero Graves dijo que no todas las heridas del niño ocurrieron el miércoles; algunas eran indicativas de abuso prolongado.

“¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo [el abuso]? Es difícil decir. Los detectives necesitarán un experto que les aconseje sobre las lesiones”, dijo Graves al Modesto Bee.

El mismo miércoles que el menor fue hospitalizado se lanzó una investigación. Después de catear el apartamento para pruebas y completar entrevistas, la madre del niño, Connie Escamilla, de 24 años, fue arrestada bajo sospecha de asesinato y su prometida, Kylie Beasley, de 20 años, fue arrestada bajo sospecha de asesinato y tortura.

Ambas fueron ingresadas ​​en la cárcel del condado de Stanislaus sin derecho a fianza.

Graves dijo que la pareja dio historias contradictorias sobre lo que había ocurrido, y se cree que Beasley fue el principal agresor.

La hija de 7 años de Escamilla, que no presentaba lesiones visibles, fue colocada bajo la protección del Departamento de Cuidado de Menores del condado de Stanislaus.

Según Graves, la pareja ha estado junta por nueve meses. No hay historial de arrestos previos por parte de la Policía de Modesto, pero en el pasado Escamilla llamó a las autoridades en dos ocasiones por disturbios domésticos.

En octubre, los agentes acudieron a su residencia tras recibir un reporte de dos mujeres que se estaban peleando. Cuando arribaron los policías, no se observó ninguna pelea y Escamilla dijo que tal reporte era falso. En enero, los agentes respondieron a otro apartamento de la pareja, de nuevo por un informe de dos mujeres que se daban puñetazos. La pareja respondió a la puerta y dijo a los policías que los niños habían estado discutiendo, pero que todo estaba bajo control.

La investigación se encuentra todavía en etapa preliminar, ya que el personal policial aún se encuentra recogiendo evidencia en el lugar de los hechos, y los detectives hablan con testigos, amigos y parientes de la víctima. Los eventos que ocurrieron antes de la llamada al 911 del miércoles todavía están siendo determinados.

Los investigadores piden a cualquier persona con información llamar a Crime Stoppers al 209-521-4636. Las personas que llaman a Crime Stoppers pueden permanecer anónimas y son elegibles para una recompensa en efectivo.