Trump presiona por anulación de “Obamacare”, pero su partido no tiene los votos

La “luna de miel” de los republicanos con Trump está llegando a su fin
Trump presiona por anulación de “Obamacare”, pero su partido no tiene los votos
Foto: DAVID MCNEW / AFP/Getty Images

WASHINGTON.- Con la advertencia de que los republicanos se juegan el control del Congreso en 2018 si no anulan “Obamacare”,  el presidente Donald Trump visitó este martes el Capitolio para presionar a los conservadores que no apoyan una medida para lograr esa meta, aún cuando ésta no tiene los votos para su aprobación.

Trump visitó el Capitolio dos días antes de que la medida republicana para anular “Obamacare” sea previsiblemente sometida a un voto definitivo en el pleno de la Cámara de Representantes, en medio del escepticismo de una veintena de líderes conservadores y una creciente oposición de los demócratas y grupos cívicos en todo el país.

En una reunión privada, Trump advirtió a los republicanos que corren el peligro de perder sus escaños el próximo año y hasta el control de la Cámara Baja si no anulan “Obamacare” –una promesa electoral suya-, según algunos de los que participaron en el encuentro.

Honestamente, una pérdida no es aceptable, gente”, dijo Trump en la reunión de una hora, en la que también advirtió que está en juego su agenda política.

Para “vender” los beneficios de la medida republicana, conocida como el “Acta de Cuidado de Salud Estadounidense” (“American Health Care Act”, AHCA), Trump estuvo acompañado además del secretario de Salud, Tom Price; el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y de varios de sus asesores.

Más fisuras en el partido

En los pasillos del Congreso, sin embargo, es palpable que la “luna de miel” de los republicanos con Trump está llegando a su fin, en unos momentos en que el debate sobre la anulación de “Obamacare” ha profundizado las divisiones del partido.

Tras la visita de Trump, el legislador republicano por Carolina de Norte y presidente del “Freedom Caucus” de la Cámara Baja, Mark Meadows, dijo a los periodistas que al menos 21 conservadores de su grupo siguen oponiéndose a la medida bajo debate.

Eso es mala noticia para la Casa Blanca porque 21 votos es el tope máximo de deserción de conservadores que puede permitirse la bancada republicana y aún lograr la aprobación de la medida para anular “Obamacare”, ni uno más.

En total, la medida necesitará el apoyo de 216 republicanos. Pero aún si la Cámara Baja la aprueba, la medida afrontará una lucha cuesta arriba también en el Senado.

Meadows, que fue señalado directamente por Trump, minimizó el riesgo de perder la reelección por oponerse a la medida en cuestión porque, a su juicio, está representando a los votantes en su distrito, al oeste de Carolina del Norte, que exigen una reducción en los costos de cobertura médica.

Mientras no esté convencido de que la medida reducirá las mensualidades en los seguros, “mi voto será en contra, aún si me regresan a casa… siempre he sabido que este es un trabajo temporal”, matizó Meadows,  presidente del grupo que se precia de ser el único verdaderamente conservador en el Congreso.

La medida republicana ya había sido aprobada en dos comités legislativos clave, sin ninguna o poca ayuda de los demócratas.

Por su parte, el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, trató de “vender” los cambios realizados anoche a la medida republicana para hacerla más aceptable a su bancada, incluyendo una cláusula que frena “de inmediato” la expansión de “Medi-cal” también conocido con el nombre de “Medicaid”, y cede un mayor control y flexibilidad a los gobiernos estatales.

Entre otros elementos, la medida permitirá que los gobiernos estatales impongan ciertos requisitos laborales como condición para recibir beneficios de “Medicaid”, y adopten opciones que funcionen según las necesidades de cada estado.

Según Ryan, el “Acta de Cuidado de Salud Estadounidense” permitirá que los niños, los ancianos, los ciegos, los discapacitados y demás pacientes vulnerables obtengan un mejor cuidado de salud.

Pero ese argumento no convence a la oposición demócrata y grupos cívicos afines que se oponen a la medida, aún con las modificaciones exigidas por los conservadores.

Durante una rueda de prensa, el legislador demócrata por California, Raúl Ruiz, urgió el rechazo de la medida porque, a su juicio, en vez de alivio causará más sufrimiento para las familias.

Por su parte, el senador independiente de Vermont y exprecandidato presidencial, Bernie Sanders, atacó los recortes tributarios que recibirán las corporaciones y recordó que, según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, en inglés), 24 millones de personas adicionales perderán cobertura médica para 2026 con la medida republicana.

Varios líderes demócratas emitieron una declaración conjunta en la que advirtieron que la medida republicana, aún con los cambios, es “devastadora” y será un revés para las mujeres y sus familias, y perjudicará a quienes son madre por primera vez y reciben protecciones laborales cuando toman licencia por maternidad.