Bajos salarios y alto precio de la vivienda golpean a profesores de escuelas públicas

San Francisco vive una escasez de profesores, y los que trabajan en sus escuelas muchas veces deben vivir en zonas alejadas, por el alto costo de los arriendos, o tener trabajos adicionales para sobrevivir. Su sindicato pide mejorar sus condiciones salariales

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Bajos salarios y alto precio de la vivienda golpean a profesores de escuelas públicas
Profesores de San Francisco exigen mejores salarios. Su distrito está entre los que menos paga de California. (Fernando A. Torres)
Foto: Fernando A. Torres

San Francisco – Los altos precios de la vivienda, los bajos salarios y los recortes federales propuestos a la educación pública están arrastrando a esta ciudad a una nueva crisis: la pérdida de cientos de profesores.

La situación, catalogada de emergencia por los propios afectados, ha hecho imposible para los profesores vivir en la ciudad. Algunos tiene que viajar por horas para llegar a sus lugares de trabajo y aquellos que viven en la ciudad tienen que pagar casi el 75% de sus sueldos por el arriendo de un pequeño estudio. Muchos de ellos se ven obligados a conseguir otros empleos para poder mantenerse.

Esto de acuerdo a variados testimonios de profesores quienes hicieron un dramático llamado al Distrito Escolar Unificado de San Francisco (DEUSF) para abordar la crisis.

Con salarios insuficientes y vivienda muy cara, muchos profesores en San Francisco deben vivir muy lejos de sus escuelas o conseguir otras fuentes de ingreso. (Fernando A. Torres)

“El dinero no alcanza, los profesores están optando por irse a donde los alquileres son más económicos, más baratos. Increíble, una ciudad como San Francisco y no hay [suficientes] maestros para los salones ni sustitutos que puedan reemplazar al maestro cuando se enferma”, dijo Evelyn Hernández, profesora de español en la escuela primaria Fairmount del barrio Glen Park.

“Todo sube menos los salarios”, dijo José Ávila. “Los salarios no son lo suficiente para que los profesores puedan sobrevivir aquí en la ciudad. Hay más trabajo pero menos pago. Yo veo cómo mis compañeros tiene una mala vida por no poder mantenerse, la familia tiene que tener por lo menos dos salarios para poder sobrevivir en la ciudad y ese es el problema ahora”, aseveró Ávila, profesor de matemáticas y ciencias en la escuela secundaria James Lick en el barrio Noe Valley.

Ávila era uno de los más de cien profesores de distintas escuelas públicas que se juntaron el martes pasado para poner de manifiesto la situación. La protesta, que comenzó frente al Edificio Federal, culminó con una marcha por los alrededores del Ayuntamiento.

Los profesores, a través del Sindicato Educadores Unidos de San Francisco, se encuentran negociando un nuevo contrato con el DEUSF. Una de las propuestas en la mesa es el aumento gradual de un 10% por un periodo de tres años.

“Es obvio que esto no es suficiente para los maestros que vivimos en la ciudad y aun para los que no viven acá. No alcanza”, exclamó Hernández.

“Espero que el aumento que nos deben, porque nos deben, sea un poquito mejor del que nos están ofreciendo. Nos quieren tener como que no somos importantes”, dijo Ávila.

Bajo la propuesta federal, las escuelas públicas de esta ciudad podrían perder hasta $11 millones en subvenciones federales. Con el plan de la secretaria de Educación, Betsy DeVos, el distrito podría perder hasta $2.9 millones en fondos para monitores de alfabetización y más de $7 millones en financiamiento para programas adicionales educativos, llamados “después de la escuela”. También se eliminarían los dineros destinados al desarrollo profesional de los profesores, fondos para la reducción del tamaño de las clases y se harían cortes a los programas financieros de ayuda escolar como las Becas Pell.

“Esto ya es una crisis extrema”, dijo Frank Lara, profesor de cuarto grado de la escuela primaria Buena Vista Horace Mann. “Por eso estamos en la calle demandando que el distrito tome en serio la crisis y que por fin comience a darle beneficios a los maestros que siguen abandonando San Francisco y que no están volviendo porque todo está muy caro”, comentó.

DeVos ha propuesto aumentar la entrega de vales o cupones (vouchers) para que los padres puedan enviar a sus hijos a escuelas privadas. Según los críticos, esto podría acabar con las escuelas públicas. La Asociación Nacional de Educación (ANE) declaró que lo cupones “le quitan los escasos fondos a las escuelas públicas y se los entregan a las privadas que no están obligadas a rendirle cuentas al público, no están obligadas a cumplir con las reglas públicas de contabilidad, educación o transparencia”.

“Nuestra mayor preocupación en estos momentos es que la Administración Trump está tratando de desmantelar la educación pública”, una situación que, según Matthew Hardy, del Sindicato de Educadores Unidos de San Francisco, “va a afectar a los estudiantes más vulnerables… Encima de esto tenemos las amenazas de las redadas de inmigración que con las deportaciones están promoviendo el miedo en nuestras escuelas. Todo esto dañará irreparablemente a las escuelas y a nuestros estudiantes” dijo el sindicalista.

Claudia Tirado es una maestra de tercer grado en la escuela primaria Fairmount que fue amenazada con desalojo de un departamento que arrienda en la Calle Guerrero. El caso logró la atención local porque el dueño del edificio era un abogado de la compañía de internet Google. “Yo llevo trabajando 17 años como profesora en San Francisco, con un hijo… apenas puedo. A mis estudiantes les está pasando la misma cosa. Tienen el temor al desalojo. Es dura la batalla pero es importante estar juntos como comunidad de maestros para las familias y para los niños. Si te proteges tu misma, también proteges a los demás”, aseveró.

Bajos salarios de profesores

Según el diario San Francisco Chronicle, entre 821 distritos escolares en California el de San Francisco se ubica en el lugar 528 en el promedio de sueldos a profesores de escuelas públicas.

Posibles recortes

Tan solo en posibles recortes de fondos federales, el Distrito Escolar Unificado de San Francisco podría perder unos 11 millones de dólares si se concreta las propuestas presupuestarias del gobierno de Donald Trump.

Te recomendamos