El mexicano que obligaba a indocumentadas a prostituirse con 20 hombres cada noche

Severiano Martínez-Rojas confesó haber engañado a tres jóvenes para que viajaran a EEUU con promesas de una "vida mejor"
El mexicano que obligaba a indocumentadas a prostituirse con 20 hombres cada noche
Tres jóvenes de México y Guatemala fueron obligadas a ejercer la prostitución por la banda de Severiano Martínez-Rojas.

Durante dos años, desde 2006 hasta 2008, el mexicano Severiano Martínez-Rojas, también conocido como “Negro” o “Gato”, y su banda prometieron amor, trabajo legal y una vida mejor en Estados Unidos a tres mujeres jóvenes de origen mexicano y guatemalteco.

Sin embargo, lejos de una vida mejor en el “país de las oportunidades”, lo que las víctimas encontraron fue algo bien distinto: nada más llegar al territorio norteamericano como indocumentadas, las mujeres fueron sometidas a todo tipo de amenazas e intimidaciones para que ejercieran la prostitución en los estados de Georgia y Alabama.

Severiano Martínez-Rojas confesó ser culpable de un delito de tráfico de personas. / Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos

Martínez-Rojas, al igual que sus cómplices, viajaba a México y a Guatemala para captar “esclavas” y llevarlas al centro de operaciones del grupo criminal, ubicado en Atlanta, Georgia; una vez allí, las jóvenes eran obligadas a tener sexo con hasta 20 hombres por noche.

Según informa el Departamento de Justicia, el mexicano admitió este miércoles en la corte federal haber obligado a vender su cuerpo a estas mujeres para obtener beneficios económicos, convirtiéndose en el cuarto miembro de la banda en confesar su culpabilidad.

Martínez ya había sido acusado dede un delito de tráfico de personas el 14 de mayo de 2013 pero logró escapar y se mantuvo oculto como fugitivo hasta que en noviembre de 2015 fue arrestado en el país azteca en una operación policial conjunta llevada a cabo por grupos estadounidenses y mexicanos.

John A. Horn, Fiscal del Distrito del Norte de Georgia, aseguró en un comunicado que “la confesión de Martínez-Rojas, cuyo juicio aún no tiene fecha concreta, representa un nuevo éxito para la División de Derechos Humanos del Departamento de Justicia, cuyo objetivo es llevar a todos los traficantes de personas ante la justicia”.

El tráfico de personas se ha convertido en uno de los principales retos del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Horn también calificó este logro como “un ejemplo de la importancia de la Iniciativa Bilateral de Estados Unidos y México para Erradicar el Tráfico de Personas, una estrategia que dio comienzo en 2009 con el fin de hacer desmantelar de un modo más efectivo las redes que cometen este tipo de esclavitud moderna en ambos países.

Durante los dos últimos años, el gobierno de Estados Unidos ha rescatado a casi 1,000 víctimas del tráfico de personas en territorio nacional, muchas de ellas escondidas a plena vista, y ha condenado a un total de 170 criminales vinculados a diferentes casos en Georgia, Florida, Nueva York y Texas.