El Valle de San Joaquín: “canasta de alimentos del mundo” donde reina el miedo a la deportación

El temor a la deportación no solo afecta a las personas sin documentos
Sigue a La Opinión en Facebook
El Valle de San Joaquín: “canasta de alimentos del mundo” donde reina el miedo a la deportación
Los trabajadores indocumentados ya comenzaron a faltar en las granjas.
Foto: John Moore / Getty Images

Los trabajadores agrícolas en el Valle de San Joaquín proporcionan casi 13% de lo que se consume en Estados Unidos. Ya sean duraznos, ciruelas, almendras, espárragos, fresas, tomates, ciruelas o ajo, pocas son las mesas no vinculadas a su labor.

Pero a pesar de alimentar a todo el país, los residentes del Valle de San Joaquín viven aterrorizados por las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

Según una encuesta realizada por el Instituto de Liderazgo y Políticas Públicas de la Universidad Estatal de California con base en Fresno, a nivel nacional, 21% de personas temen que ellas, algún familiar o amigo cercano sean deportados.

En la región central de California, sin embargo, la preocupación por la deportación se extiende al 68% de los latinos y al 33% de otros grupos étnicos (afroamericanos, anglosajones y asiáticos).

El Valle de San Joaquín abarca ocho condados, incluyendo Fresno, Kern, Kings, Madera, Merced, San Joaquín, Stanislaus y Tulare. Según datos de la Oficina del Censo, hay poco más de 4 millones de habitantes en esta región, y la mitad de ellos es de origen latino, que en su gran mayoría se dedica a las labores del campo.

El temor a la deportación ya está afectando a la región, conocida como la “canasta de alimentos del mundo”. En entrevista con USA Today, Bruce Goldstein, presidente del la organización sin fines de lucro Farmworker Justice, dijo que “la altamente publicitada amenaza de deportación ha infundido mucho miedo entre los trabajadores agrícolas y sus hijos”.

Como resultado, los agricultores están viviendo una severa escasez de personal en las fincas. Esto los ha obligado a buscar la manera de retener a sus trabajadores, ya sea ofreciendo aumento de salarios, seguro médico, cuidado de niños y tiempo libre remunerado—cosa que ha sido inusual en esta región donde, según datos de la Oficina del Censo, 24% de la población vive por debajo del nivel de pobreza.


NOTAS RELACIONADAS

Alrededor de la web