Exsheriff de LA pasará 36 meses en prisión por corrupción en cárceles angelinas

Lee Baca mintió a agentes federales e intentó obstruir una investigación de corrupción en las cárceles del condado
Exsheriff de LA pasará 36 meses en prisión por corrupción en cárceles angelinas
ExSheriff de Los Ángeles Lee Baca.
Foto: Archivo / La Opinión

El exSheriff del condado de Los Ángeles, Lee Baca, fue sentenciado a tres años de prisión el viernes, sentencia que puso fin a un escándalo de corrupción que urgió un drástico cambio de política y de operaciones para el Departamento del Sheriff (LASD).

Baca, de 74 años, fue sentenciado en una corte de Los Ángeles dos meses después de ser encontrado culpable por cargos de obstruir la justicia, conspirar para obstruir la justicia y mentir a las autoridades federales.

Los cargos contra Baca se derivaron de una investigación sobre el abuso de reclusos dentro de la Cárcel Central de Hombres.

Durante el juicio, los fiscales lograron demostrar que Baca lideró los esfuerzos para intervenir en la investigación del FBI al ocultar al reo Anthony Brown, quien fungía como informante dentro del sistema de cárcel, para que el FBI no podría entrevistarlo.

Baca también permitió que dos sargentos del LASD amenazaran al agente principal del FBI con un arresto frente a su casa.

El abogado de Baca, Nathan Hochman, había intentado demostrar que su cliente sufría principios de alzheimer en el momento que habrían enturbiado su juicio. Pero los fiscales lograron evitar que esto se utilizara como defensa, ya que Baca recién fue diagnosticado el año anterior.

Pese que esto no le permitió evadir la justicia por completo, sí le otorgó un alivio a su condena.

Bajo las directrices federales, los crímenes de Baca lo debieron de haber llevado entre 41 a 51 meses en prisión, según documentos judiciales de la Fiscalía de Estados Unidos. Y en circunstancias normales, el gobierno habría obligado al juez Percy Anderson a mantenerse en ese rango, escribió el asistente del fiscal general de EEUU Brandon Fox, demandante de Baca en el caso.

Baca “abusó del gran poder que los ciudadanos del condado de Los Ángeles le otorgaron” para ayudar a obstruir la investigación del FBI sobre golpizas y otros casos de abusos de derechos humanos por parte de alguaciles que trabajan en las cárceles, escribió Fox. Y sus mentiras a los investigadores sobre su involucramiento en el esquema eran un “intento deliberado de desviar la culpa y colocarla enteramente sobre los hombros de otros dentro de su departamento”.

Sin embargo, la edad de Baca, su diagnóstico el año pasado con la enfermedad de Alzheimer y la expectativa de los expertos médicos de que la mente de Baca se habrá deteriorado mal dentro de unos pocos años deberían ser factores al decidir su castigo, dijo Fox al juez, por lo que sugirió que una pena de solo dos años sería justa.

Baca ha dicho que apelará la convicción, resultado de la investigación por corrupción en la Cárcel Central de Hombres de Los Ángeles que dio pie en 2010.