Corea del Norte asegura que sus misiles están cada vez más cerca de EEUU

Nueva provocación del régimen de Kim Jong-un en los últimos 15 días
Corea del Norte asegura que sus misiles están cada vez más cerca de EEUU
El régimen de Corea del Norte pide a EEUU dejar sus amenazas
Foto: Getty

Corea del Norte informó que realizó con éxito el lanzamiento de un misil de mediano a largo alcance llevado a cabo este domingo.

“La prueba buscó verificar las especificaciones tácticas y tecnológicas del nuevo cohete balístico, capaz de llevar una cabeza nuclear pesada de gran tamaño”, dijo la agencia de noticias oficial KCNA.

La prueba fue supervisada por el dictador Kim Jong-un, en medio de la creciente tensión en la península.

Se trató de un misil estratégico de mediano a largo alcance, recién fabricado, conocido como Hwasong-12. Este nuevo modelo de cohete, desarrollado por Pyongyang, alcanzó una altitud de 1.312 millas y voló 489 millas.

Según funcionarios de EEUU este es el mejor desempeño que ha tenido cualquiera de las pruebas balísticas que ha realizado Corea del Norte, informó CNN.

Luego de la prueba Corea del Norte advirtió a Estados Unidos de no provocar a su país, diciendo que “el continente americano así como las operaciones de EEUU en el pacífico” están hoy día dentro del rango de los misiles de Corea del Norte, dijo KCNA.

Corea del Norte ha dicho que está desarrollando un misil balístico intercontinental capaz de transportar una cabeza nuclear para alcanzar el territorio continental de Estados Unidos.

El lanzamiento del proyectil se produce dos semanas después de una prueba de misiles balísticos que funcionarios surcoreanos y estadounidenses dijeron había fracasado.

Tras el lanzamiento del misil en la provincia de Kusong, al noroeste de Pyongyang, Estados Unidos y Japón pidieron convocar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Por su parte, Donald Trump pidió aplicar mayores sanciones contra Pyongyang.

La prueba balística de este domingo es la primera de Corea del Norte desde que el presidente surcoreano Moon Jae-in asumió el cargo la semana pasada.