River Plate se impone de visitante en el ‘Superclásico’ a Boca Juniors

El conjunto que dirige Marcelo Gallardo venció 3-1 a Boca y quedó a cuatro puntos del líder

Guía de Regalos

River Plate se impone de visitante en el ‘Superclásico’ a Boca Juniors
Con esta victoria, River Plate pelea por el título.
Foto: Getty Images

River, por su madurez. River, por la inteligencia de Gallardo. River, por la mala tarde de Boca. El Superclásico terminó 3 a 1 porque River lo buscó cuando Boca dudó, porque se adaptó a los cambios del partido cuando Boca se quedó sin propuestas, porque aprovechó cada punto débil xeneize en una defensa que nunca dio muestras de seguridad. Atrás quedó el Superclásico manchado de hace dos años por el gas pimienta. Hoy se respiró fútbol, y fue River el que más aire tuvo para disfrutarlo.

“El fútbol es la dinámica de lo impensado”. La frase que inmortalizó el prestigioso periodista Dante Panzeri sobrevoló el primer tiempo en la Bombonera. Si Guillermo Barros Schelotto planificó el partido con Centurión como eje y se quedó sin su figura a los 15 minutos, lesionado. Si Gallardo no puso en el banco de suplentes a un lateral izquierdo y a los 3 se quedó sin Casco, también lesionado, y tuvo que improvisar con Mayada.

Es cierto que el DT de River se adaptó mejor a los cambios. Supo leer que el Pity Martínez, que venía jugando las últimas fechas del torneo por derecha, iba a hacer más daño por izquierda, en la espalda de Peruzzi. Y lo hizo. El mediapunta marcó el primero, con una volea perfecta, y armó el segundo, con una asistencia a Alario.

Ante cada avance de River, Boca desnudó su fragilidad en el mediocampo y en la defensa. Síntoma de eso fueron las amarillas que sufrieron Fabra, Vergini e Insaurralde. Los de Gallardo también jugaron al límite y lo sufrieron Martínez Quarta y Maidana, también amonestados. En ataque, Boca sólo amagó con lastimar en los primeros diez minutos, pero el gol del descuento le llegó en el último segundo, casi de casualidad, con un tiro libre de Gago que Batalla salió a cortar a destiempo y dejó pasar. Un blooper del arquero. Un gol impensado, como casi todo esa primera etapa.

En el segundo tiempo pasó lo opuesto. El partido pasó de ser vibrante a estar trabado en el mediocampo, con pocas ocasiones de gol. Y las que hubo, aparecieron más por errores defensivos que méritos en ofensiva de cada equipo. River otra vez sufrió las dudas de Batalla, que nunca transmitió seguridad aunque sobre el final del partido tuvo una doble atajada a Bou y Peruzzi que impidió el empate del local. Mientras que los xeneizes sufrieron con las limitaciones de su dupla central, que nunca estuvieron a la altura del superclásico.

El gol en tiempo de descuento de Driussi fue el punto final a un partido que River mereció ganar, por la calidad de sus individualidades, el planteo de Gallardo y la pobre propuesta xeneize.

Boca tendrá tiempo de asimilar el golpe. La diferencia de tres puntos que le lleva a su único escolta, San Lorenzo, le da tiempo para arreglar los errores. River, por su parte, se ilusiona porque quedó a cuatro puntos de la cima, con un partido menos. Quedan seis fechas y el final está abierto.