Trump no quiere dejar de hacer negocios con Rusia

El presidente estadounidense podría reducir las sanciones que Obama impuso a la industria petrolífera rusa
Sigue a La Opinión en Facebook
Trump no quiere dejar de hacer negocios con Rusia

Puede parecer una ironía, pero no lo es: semanas después de despedir a Michael Flynn, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, por su vínculo con Rusia, la Casa Blanca continúa buscando nuevas formas de hacer negocios con Moscú y de mejorar las relaciones con el país liderado por Vladimir Putin.

Según The Daily Beast, el gobierno estadounidense propuso a finales de marzo disminuir las sanciones impuestas a la industria petrolífera rusa con el fin de minimizar los efectos negativos que dichas medidas podrían tener a largo plazo sobre la economía del país norteamericano.

Sin embargo, varias fuentes del Departamento de Estado han asegurado que la reducción de las sanciones rusas, lejos de beneficiar a la industria nacional, perjudicarían gravemente al sector energético, ya que las empresas estadounidenses no obtendrían ningún beneficio adicional por parte del Kremlin.

Las discusiones sobre la posibilidad de disminuir las restricciones que existen sobre Rusia comenzaron después de que Flynn se viera obligado a renunciar a su cargo por su relación con el embajador del país asiático en Washington a finales de 2016.

Michael Flynn fue una figura esencial en la campaña de Donald Trump y uno de sus hombres de confianza.

Dichas sanciones fueron impuestas por Barack Obama como respuesta a las decisiones del gobierno de Putin de invadir el este de Ucrania, anexionarse Crimea, apoyar al régimen sirio y, supuestamente, llevar a cabo varios ciberataques con el fin de manipular los resultados de las elecciones estadounidenses y beneficiar al candidato republicano.

Sin embargo, cuando Trump llegó a la Casa Blanca, sus declaraciones ya adelantaron que las cosas iban a cambiar radicalmente: “Disminuir las sanciones que existen a día de hoy sobre Rusia podría crear nuevas posibilidades de negocio para las empresas estadounidenses, lo que beneficiaría a todos los ciudadanos”.

Siguiendo las palabras del republicano, varios funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional que trabajaban en ese momento para Flynn comenzaron a plantearse las consecuencias de reducir las restricciones sobre el país gobernado por Putin, aunque la administración Trump siempre ha negado esta versión de los hechos.