Las personas negras y latinas sufren (al menos) el doble de registros de carros que las personas blancas

Si bien la legalización de la marihuana redujo el número de registros en Colorado y Washington
Las personas negras y latinas sufren (al menos) el doble de registros de carros que las personas blancas
Un carro siendo parado por la policía.
Foto: Archivo / La Opinión

Investigadores del Proyecto Open Policing de la Universidad de Stanford, tras estudiar datos de 60 millones de paradas de tránsito realizados por oficiales de patrulla estatales entre 2011 y 2015, en un total de 31 estados, descubrieron dos tendencias: que la legalización de la marihuana había reducido el número de registros en los estados de Colorado y Washington, y que los conductores negros e hispanos tenían el doble de probabilidades de ser registrados que los conductores blancos.

“Realmente se desplomó”, reconoció Sharad Goel, investigador de Stanford, acerca de la caída en el número de registros policiales. “Cuando eliminas una denominador común para realizar una parada de tránsito, entonces se producen muchas menos”, explicó en relación a la legalización del cannabis en ambos estados a finales de 2012.

Tanto en Colorado como en Washington, el número de conductores con contrabando también cayó en un 40% en 2013. Nada parecido ocurrió en los otros estados, según el informe. Las paradas de tránsito que resultaron en delitos relacionados con drogas también disminuyeron.

DISPARIDAD RACIAL

No obstante, en todos los estados del país, incluido California, perdura el sesgo racial que hace que los ciudadanos negros e hispanos sean más veces parados y registrados por la policía mientras manejan sus carros. “Todavía hay evidencia de esta disparidad racial”, sentenció Goral a KPCC.

En Washington, según este estudio, tanto antes como después de la legalización, los conductores negros de 21 años o más (edad legal para comprar marihuana) son registrados el doble que los conductores blancos, mientras que la tasa para los latinos es 1.7 veces superior. 

En Colorado, aunque el  número total de resgistros también descendió, la tasa de registros de conductores afroamericanos se mostró 3.3 veces superior que la de conductores blancos, y la tasa de hispanos 2.7 veces mayor. 

Estos resultados demuestran, para el investigador Steven Bender de la Universidad de Seattle, lo que las paradas y registros de tránsito significan en realidad para muchos oficiales: una oportunidad para buscar evidencias de delitos más serios como drogas ilegales o armas.

“Legalizar la marihuana no va a resolver las disparidades raciales”, dijo Mark Silverstein, director legal de la Unión Americana de Libertades Civiles de Colorado, “tenemos que hacer mucho más para llegar a eso.”