Putin pidió personalmente ayudar a Trump a ganar las elecciones

Obama conoció de las intenciones de Putin desde agosto del año pasado
Sigue a La Opinión en Facebook
Putin pidió personalmente ayudar a Trump a ganar las elecciones
Putin siempre ha negado cualquier labor suya para influenciar las pasadas elecciones
Foto: Marianna Massey / Getty Images

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó personalmente la incursión en las elecciones de EEUU para ayudar a elegir a Donald Trump.

Según la investigación del Washington Post, que cita decenas de entrevistas con funcionarios, esta información llegó a manos del e presidente Barack Obama en una carta, enviada por la CIA, a principios de agosto del pasado año.

Lo que se conoció fue que el presidente ruso ordenó los ataques de los hackers con el fin de debilitar y en último caso derrotar a la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. En el momento de los ataques, y hasta el día de las elecciones, Clinton era vista como la candidata a llevarse la presidencia.

Por su parte las agencias de inteligencia estadounidenses se mostraron tan confiadas de que Putin estaba detrás de los ataques que Obama le advirtió personalmente a Putin que dejara de hacerlo. Cuando lo enfrentó, el presidente ruso negó las acusaciones, y dijo que no había pruebas.

Así aunque las agencias de inteligencia de Estados Unidos estaban cada vez más seguras de que Rusia estaba tratando de influenciar las elecciones de 2016, el gobierno de Obama no dejó conocer esto a la opinión pública ya que temía que esto se viera como una excusa de la Casa Blanca para influir en la elección de Hillary Clinton.

En lugar de actuar en contra de Putin antes de las elecciones, la Casa Blanca intentó detener la intromisión y trabajar para asegurar que los sistemas electorales estadounidenses no tuvieran ningún problema durante los comicios electorales.

Entre tanto Putin seguía negado las acusaciones de que su gobierno estaba directamente involucrado en los ataques cibernéticos que provocaron fugas masivas de correos electrónicos y datos de los servidores del partido demócrata.

Lo que dijo en su momento, lo cual  generó gran revuelo en Washignton, fue que las acciones del hackeo pudieron haber sido cometidas por hackers rusos pero”no por miembros de su gobierno”.

Fue así como el día después de las elecciones el gobierno Obama finalmente decidió actuar, imponiendo sanciones a Rusia y expulsando a 35 de sus diplomáticos en todo el país.

Desde entonces, el manto de dudas sobre la influencia de Rusia en las pasadas elecciones ha despertado la investigación más importante de la historia política de los Estados Unidos, después del Watergate.