Ventajas de manejar un auto viejo

No todo son autos nuevos.
Sigue a La Opinión en Facebook
Ventajas de manejar un auto viejo
Mercedes-Benz 1958
Foto: Mercedes-Benz media

En la actualidad, la industria automotriz se encuentra en un estado de avanzado desarrollo técnico y tecnológico, el cual le permite ofrecer productos de la más alta calidad a un precio relativamente accesible. Algunos expertos asocian dicha prosperidad con la época dorada de la industria, con aquellos tiempos en los que la mayoría de las personas podían costear un último modelo sin necesidad de desfalcar los ahorros familiares. No obstante, a pesar de que la calidad ofrecida actualmente es óptima, los precios aún no son viables para un porcentaje importante de los consumidores.

Por este motivo, en el presente conteo enlistamos 5 razones por las que conviene mantener y conducir un vehículo que tuvo su momento de gloria hace mucho tiempo.

5) Depreciación mínima

Por lo general, los vehículos viejos tienen largas trayectorias sobre el asfalto. Debido a esto, suelen ser considerados como los miembros más débiles de la cadena alimenticia automotriz, pero distan mucho de serlo. Al tener un automóvil de antaño, los efectos provocados por la depreciación de su precio en el mercado pasan inadvertidos ante el propietario, ya que son inmunes a los constantes ajustes monetarios a los que son sometidos los modelos de última generación.

4) Práctica

Al colocarse tras el volante, el conductor se convierte en el amo y señor del automóvil. Así entendido, el conductor es responsable del mantenimiento y condiciones mecánicas, un deber que debe ser considerado en todo momento. Poseer un vehículo viejo permite que los propietarios ensayen reparaciones elementales que sin duda resultarán de utilidad en caso de presentarse un percance.

3) Ahorro

Casi siempre, las carcachas son ofrecidas por una ganga. Este ahorro permite que el comprador invierta sus recursos en la optimización del vehículo, sin acumular las grandes cantidades que gastaría si tuviera un automóvil último modelo.

 2) Despreocupación

Si alguna vez se encuentran involucrados en un percance vial a bordo de un automóvil de antaño, les aseguramos que no sentirán la angustia que experimentarían tras el volante de un reluciente vehículo de última generación.

1) Reconocimiento

A todos nos gustan los clásicos. Cuando transitas por las calles a bordo de un vehículo viejo, las personas que te rodean no podrán evitar sentir nostalgia por los tiempos ya transcurridos.