Inmigrantes mexicanos legales son los que menos solicitan ciudadanía de EEUU

Escaso dominio del inglés, falta de tiempo o iniciativa y los costos administrativos serían razones para no comenzar los trámites
Sigue a La Opinión en Facebook
Inmigrantes mexicanos legales son los que menos solicitan ciudadanía de EEUU
La tasa de nacionalización de los inmigrantes mexicanos legales es mucho menor de la de los procedentes de Oriente medio.
Foto: La Opinión

Los inmigrantes mexicanos con capacidad de solicitar la ciudadanía estadounidense son los que menos lo hacen, algo que justifican por problemas con el inglés y cuestiones administrativas, indicó hoy un estudio del centro Pew.

Un 67 % de los inmigrantes legales en EEUU aptos para obtener la ciudadanía habían iniciado el proceso en 2015, lo que supone el porcentaje más alto desde 1990, según los últimos datos del Censo estadounidense compilados por dicho centro de estudios.

Sin embargo, solo un 42 % los mexicanos, que son el grupo nacional de inmigrantes más numeroso en EEUU, afirman haber comenzado los trámites para obtener la ciudadanía.

Como razones, los mexicanos apuntan “a un escaso dominio del inglés, falta de tiempo o iniciativa y los costes administrativos a la hora de realizar la solicitud”.

“Estos parecen ser obstáculos significativos, ya que casi todos los inmigrante de México dicen que les gustaría convertirse en ciudadanos estadounidenses”, remarcó el informe del centro Pew.

En total, 11,9 millones de los 45 millones de inmigrantes en EEUU se encuentran en situación de residencia legal, con llamadas “tarjetas verdes”.

De ellos, más de 9 millones habían cumplido los requisitos de tiempo viviendo en el país para lograr la ciudadanía en 2015, y los mexicanos conformaban el 37 % de este grupo.

Curiosamente, la tasa de nacionalización de los inmigrantes mexicanos legales es mucho menor de la de los procedentes de Oriente medio (42 % frente a 83 %) y que la de los de África (74 %)

Para convertirse en ciudadano de EEUU, un inmigrante legal debe ser mayor de 18 años, probar haber vivido en el país de manera continuada durante cinco años, ser capaz de hablar, escribir y entender inglés básico y responder a un examen sobre gobierno e historia de EEUU.

Además, los costes administrativos para formalizar el proceso de solicitud de ciudadanía asciende a algo más de 700 dólares.