México debate otra vez sobre el salario mínimo 

Quien trabaja no debe ser pobre. Hay una obligación constitucional por lograr un salario suficiente para mantener a un trabajador y su familia

Guía de Regalos

México debate otra vez sobre el salario mínimo 
La pobreza gana terreno en México.
Foto: Getty Images

MÉXICO.-  A la hora de encontrarse en un mercado, alrededor de siete millones de mexicanos tienen que decidir entre comprar maíz o frijol; detergente o café; atún o leche; pasta dental o azúcar porque con el salario mínimo de 80 pesos (alrededor de cuatro dólares) al día apenas alcanza para la mitad de la canasta básica, un debate que enciende a la opinión pública en estos días.

Un grupo de 80 organizaciones civiles encabezadas por intelectuales como el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Ramón de la Fuente, el ex funcionario electoral José Woldenberg o el escritor Luis de la calle, coincidieron con un grupo de empresarios de la Confederación Patronal de la República Mexicana acerca de que el próximo aumento deberá ser de hasta 25%. Cada uno con su propuesta.

Quien trabaja no debe ser pobre. Hay una obligación constitucional por lograr un salario suficiente para mantener a un trabajador y su familia”, expresó el frente de la sociedad civil en un documento enviado a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Los argumentos para lograr el incremento son variados: desde que el salario debe alcanzar para poder comprar lo básico y así salir de la línea de pobreza hasta que las condiciones económicas lo permiten, que la inflación se debe a el alza del dólar y otros factores, que el aumento para mejorar la calidad de vida debe ser gradual y que fomenta el consumo nacional.

El problema con los dos grupos promotores es que no han logrado convencer a los opositores. “El temor, desde luego, es el impacto inflacionario (que escalen los precios y salarios de manera incontrolada)”, advierte Maricarmen Cortés, analista financiera.

Aunque lo descartan tanto la Coparmex como Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico de la CDMX, quien, junto con Miguel Ángel Mancera, impulsa desde hace dos años la propuesta de elevar el mínimo en pesos y desligarlo del pago de sanciones y créditos hipotecarios que podría afectarlo”.

En días recientes, durante una reunión a puertas cerradas la Coparmex no logró convencer a los representantes gubernamentales, patronales (del Consejo Coordinador Empresarial, al que pertenecen) y sindicales de subir el salario mínimo de 80.34 a 92.72 pesos diarios a más tardar en julio o agosto como era su plan.

El Consejo Coordinador Empresarial teme que si incrementa de manera  generalizada 12 pesos diarios al salario aumente demasiado sus los costos laborales; el gobierno, por su parte, ha preferido hacer a un lado el tema que podría traerle más dolores de cabeza relacionados a la inflación aunque con las presiones ha dado indicios de aceptar hablarlo.

“No extraña que el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, convoque ahora a todos los sectores productivos a un diálogo que permita llegar a un acuerdo”, observó la analista Cortés.