La nueva estrategia de abogados en Nueva York para proteger a sus clientes de la deportación

Al estar recluidos en la cárcel de Rikers Island ICE tiene acceso limitado a sus casos
Sigue a La Opinión en Facebook
La nueva estrategia de abogados en Nueva York para proteger a sus clientes de la deportación
Sigue en aumento los arrestos en las cortes de delitos menores en NY
Foto: ICE

Los defensores públicos en la ciudad de Nueva York están tratando de que sus clientes indocumentados sean enviados a la cárcel de Rikers con el fin de evitar su deportación.

Con las detenciones de inmigración creciendo en toda la ciudad y el aumento de las aprehensiones de agentes federales en las cortes de Nueva York ha llevado a muchos defensores públicos a aconsejar a algunos clientes a buscar refugio en la cárcel de Rikers Island, según reporta un informe de Vice News.

“Nuestros clientes están mucho más seguros en Rikers bajo la protección del Departamento de Correccionales que en la corte”, dijo Sin Yen Ling, un abogado de inmigración de Queens Law Associates en entrevista con Vice News. “Esa es una práctica que en toda la ciudad hemos acordado como una estrategia para proteger a nuestros clientes”.

Los defensores públicos dicen que el encarcelamiento de los clientes es la única manera de protegerlos temporalmente de la deportación en medio de un alarmante aumento de las detenciones en los juzgados de la ciudad gracias a la nueva política migratoria del presidente Donald Trump.

Esta nueva estrategia hace sentido para muchos abogados ya que ICE tiene acceso casi ilimitado a los juzgados a nivel nacional, pero cuando se trata de la cárcel de Rikers Island su alcance es extremadamente limitado.

El consejo de la ciudad de Nueva York y el alcalde firmaron un ley que protege a las personas que están bajo custodia en Rikers al limitar el acceso de ICE a estos prisioneros. Para que ICE pueda acceder a estos reclusos necesita una orden de captura y no un simple detainer.

Sin embargo la protección que se da a un preso en custodia del Departamento de Correccionales (DOC) puede ser limitada en algunos casos. A lo sumo, aseguran los defensores públicos, esta ruta les puede dar más tiempo a los abogados para alistar su defensa, alcanzar un acuerdo así como para tratar de resolver cargos menores que podrían contar en contra de su cliente a la hora de un juicio de deportación. Todas opciones casi imposibles si sus clientes estuvieran en un centro de reclusión para indocumentados.

De igual forma esto permite a los familiares de los indocumentados tener la oportunidad de conseguir un abogado de inmigración. Los abogados están de acuerdo en que estos son aspectos positivos para algunos de sus clientes.

No obstante mientras los defensores públicos aseguran que esta es una solución temporal que puede ayudar a las familias y a los abogados, otros se oponen a esta ruta citando la peligrosidad de la cárcel de Rikers la cual se está tratando de cerrar por dichas razones.