El misterio de las 18 mujeres asesinadas en 10 días en Honduras

Una de los asesinatos más recientes fue el de Rebeca Torres, de 15 años
Sigue a La Opinión en Facebook
El misterio de las 18 mujeres asesinadas en 10 días en Honduras
Las activistas dicen que en 2016 fueron asesinadas 463 mujeres, pero solo 15 casos fueron investigados.

El cuerpo sin vida de Rebeca Torres fue encontrado a un costado de un camino en Tegucigalpa.

La adolescente de 15 años aún portaba el uniforme del Instituto Central Vicente Cáceres cuando su cadáver fue hallado con severos golpes en la capital de Honduras el pasado 23 de junio.

“Ella solo se dedicaba a estudiar, tenía un excelente índice académico. ¡Yo me soñé estar en la graduación de mi hija!”, dijo entre lágrimas Ramón Torres, padre de Rebeca, a la prensa hondureña.

“Con mucha saña la mataron a pedradas”, dice Sara Tomé, del Centro de Estudios de la Mujer, una ONG de defensa de las mujeres en Honduras.

“Su cuerpo no tenía evidencia de uso de arma blanca, ni de arma de fuego, sino golpes con piedras”, explica Tomé a BBC Mundo.

Su caso es uno de18asesinatos de mujeres que ocurrieron en los últimos 10 días de junio, 11 de ellos en una misma semana, y por los que al menos 20 organizaciones declararon el pasado martes que Honduras debe estar en “alerta roja”.

El caso del asesinato de Rebeca Torres fue calificado como uno de los más graves a finales de junio.
El caso del asesinato de Rebeca Torres fue calificado como uno de los más graves a finales de junio. (Facebook)

“Es una alerta grave el hecho de que en una semana se haya asesinado a 11 mujeres, de la forma en que se cometieron, con mucho odio, y que haya niñas estudiantes de colegio secundario”, dice Tomé.

El martes pasado, unas 50 mujeres protestaron ante la sede del gobierno hondureño en Tegucigalpa y presentaron un manifiesto para exigir a las autoridades atención inmediata a los casos de feminicidios.

El Observatorio de Violencia, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, informó a BBC Mundo que de enero a marzo de este año fueron asesinadas 99 mujeres, 73 de las cuales tenían entre 15 y 39 años.

“Es totalmente peligroso defender la vida y el territorio”: el informe que acusa a miembros de la élite de Honduras de estar detrás de la violencia contra líderes ambientalistas

Además, el organismo independiente registró 422 casos de violación contra mujeres de entre 10 y 19 años.

Las autoridades en Honduras sostienen que la cifra de homicidios en general ha disminuido 22% en los primeros seis meses de este año.

Pero las organizaciones defensoras de mujeres advierten que están ante un nuevo nivel de violencia contra las mujeres, a lo cual se suma a la impunidad: 96% de los casos no se resuelven.

“Vivimos ante una oleada de violencia y de inseguridad alarmante. Cada vez es más, y cada vez se acerca más a nuestros entornos”, indica Tomé.

“Todas somos”

“Todas somos Martha Gómez”, una mujer de 42 años que fue violada y torturada con fuego “hasta el punto de la incineración” en Itibucá, dice la declaración conjunta de 20 organizaciones publicada el martes.

“Todas somos Irma Quintero y Dunio Xiomara“, de 21 y 34 años, respectivamente, que fueron asesinadas y desmembradas en Choloma en uno de los casos más escalofriantes de violencia de los últimos meses.

“Todas somos Yareni Hernández“, de 22 años, una joven que fue asesinada por su pareja en la localidad de Tela en un presunto caso de celos de un hombre que terminó suicidándose.

Para las organizaciones, son casos documentados que muestran que los asesinatos contra mujeres van más allá de la violencia común que vive Honduras y tienen como víctimas a mujeres.

Qué ha cambiado (y qué no) a un año del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres que conmocionó a América Latina.

El año pasado, de 463 casos de asesinatos de mujeres solo 15 fueron investigados y la justicia del país centroamericano solo emitió sentencias por dos asesinatos.

Sin embargo, las autoridades aseguran que los homicidios se redujeron 22% en los primeros seis meses del año, algo que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rolando Argueta, dijo que es una “reducción significativa de la tasa de homicidios”.

“No estamos satisfechos. Sabemos que aún tenemos desafíos”, dijo Argueta desde Ginebra, Suiza, donde una delegación del gobierno de Honduras sostuvo una reunión del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

“Impotencia”

En su documento, las 20 organizaciones de mujeres que lo ratificaron señalaron que tanto la figura jurídica del “feminicidio” como algunos mecanismos recientemente creados, no han funcionado en Honduras.

“Declaramos que la impunidad legal ante los feminicidios se refuerza en la falta de aplicación de esta figura por parte de jueces, fiscales y operadores de justicia”, sostuvieron las organizaciones.

BBC Mundo pidió una entrevista con la Fiscalía de la Mujer del Ministerio Público de Honduras, pero no hubo una respuesta de forma inmediata.

No obstante, en mayo pasado la fiscal María Mercedes Bustelo reconoció que hacen falta recursos para poder proteger a las mujeres amenazadas por la violencia en Honduras.

“Los Cachiros”, los narcotraficantes que hacen temblar a los políticos de Honduras desde una cárcel en EE.UU.

“Lo que estas mujeres sienten es impotencia. La autoridad tiene que llegar a estas mujeres. Pero en Honduras eso no es posible en este momento”, dijo Bustelo al diario Tiempo.

La fiscal señaló que la policía carece de recursos básicos para hacer indagatorias, e incluso las autoridades se abstienen de adentrarse en algunos barrios cuando no tienen resguardo militar.

“Muchas de las mujeres involucradas en violencia doméstica con miembros de pandillas ni siquiera pueden reportarlo. No pueden pedir ayuda a la policía porque sería una sentencia de muerte”, agregó Bustelo.

“Miedo permanente”

Honduras registró en 2011 una tasa de 86.5 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que lo convertía en uno de los países más violentos del mundo.

Las autoridades implementaron varias estrategias para combatir la delincuencia y las disputas entre bandas criminales, lo que les permitió ver una reducción de la tasa a 56.7 en 2016.

¿Cómo Honduras “dejó de ser el país más violento del mundo”?

Incluso la ciudad hondureña de San Pedro Sula llegó a considerarse la ciudad más peligrosa del mundo.

Para las organizaciones de mujeres, esa reducción en los índices de asesinatos no es tan perceptible dada la alta impunidad en los feminicidios y la falta de seguridad pública.

Merli Eguigure, del Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, dijo en la protesta del martes pasado en Tegucigalpa: “Nos hemos cansado de decir que somos personas importantes y que aportamos al país, pero esto no puede seguir en la impunidad”.

Y desde la perspectiva de Sara Tomé, del Centro de Estudios de la Mujer, ser mujer en Honduras representa un “riesgo permanente”.

“Las mujeres no estamos seguras en ningún lugar, en ningún lugar. Ni en el ámbito doméstico, ni en el público, ni en el laboral, ni en el estudiantil. Caminamos con miedo permanente”, lamenta Tomé.

“En este país nosotras no decimos que vivimos, sino que sobrevivimos”.